Nos marcan como individuos insolidarios y racistas con nuestro propio dinero. Por Rodolfo Arévalo

Nos marcan como individuos insolidarios y racistas o algo así con nuestro propio dinero
Nos marcan como individuos insolidarios y racistas o algo así con nuestro propio dinero

“Por ser individuos pensantes e inteligentes, además de heterosexuales, matriarcales o patriarcales, blancos y de cultura occidental nos marcan como insolidarios y racistas”

Al parecer ser individuos, tanto hombres como mujeres, heterosexuales, matriarcales o patriarcales, blancos y de cultura occidental nos marca como individuos insolidarios y racistas o algo así. Y no es cierto porque este tipo de personas son los que tienen recursos intelectuales suficientes para no dejarse engañar. Disiento, más bien opino que los individuos que abominan de su cultura occidental y regímenes democráticos son los que por desgracia, hacen caer por los suelos esta parte del mundo llamada occidente.

No ocurre por arte de magia o birlibirloque, como me gusta escribir, sino que está sabiamente orquestado y dirigido por mentes, que nada tienen de tontas, desde las cloacas humanas del gran capital. Cuando digo gran capital no me refiero a la caricatura que hacen las izquierdas del hombre tripón, con puro y bolsón de dinero, ese no es más que otro pobre imbécil que sufrirá y de hecho ya lo hace, más ahora con el coronavirus, las consecuencias de los planes unificadores e igualadores por el ras de la pobreza, por el salario del miedo y la subsistencia.

Estamos viendo cómo a marchas forzadas el mundo se globaliza y va eliminando barreras, pero no para acceder a una vida mejor, para que todo el mundo pueda gozar de los bienes de consumo, sino muy al contrario para crear más guetos de pobreza y desesperación. Esto se incrementa aún más día a día con la inmigración interesada de extranjeros de otra cultura, que vienen a poner patas abajo nuestra identidad. La globalización, que en principio podría ser un bien muy útil, sabiamente y con buena intención usada, se convierte en un infierno de pobreza y trabajo precario cuando los cuatro o cinco multimillonarios todopoderosos del universo mundial lo manipulan hacia su único interés abaratar el trabajo humano.

Es cierto que la mayoría no es consciente de esto y no puede hacer nada, contra ese malévolo plan, que entre otras cosas se consigue mediante la inmigración de países menos afortunados y la invasión cultural. Quieren el derrumbe de occidente como faro guía del mundo. Quieren conseguir una civilización, de esclavitos, bien mandados, que produzcan y no pongan en solfa al gobierno, como en china, y resto de países comunistas, que carecen de libertad. Esta es su meta, por eso les viene de perlas apoyar movimientos como el de Podemos, porque a la postre persiguen lo mismo que ellos, pero saben que manipulados adecuadamente, pueden controlarlos, con el palo y la zanahoria.

Fabricar grandes masas carentes de cultura, como las de la sociedad española engañada ya de origen en colegios e institutos, es su mejor arma. Luego esas grandes masas sin cultura, sin referentes vitales, ni familiares, ni de ningún otro tipo, quedarán diluidas en sus seguridades y certezas tengan las creencias que tengan. Además como la capacidad de reproducción de esas culturas importadas nos supera en uno a cinco, en un número relativamente pequeño de años, tendrán el control absoluto, incluso de los parlamentos regionales y los nacionales.

Así sin referentes no hay individuo que puede enfrentarse a nada, porque no conoce nada de nada de su propia sociedad, la más desarrollada, la occidental. Por supuesto les da igual que acabemos todos en la Gran Vía arrodillados mirando a La Meca y rezando algo del Corán. Pueden llamarnos racistas, no lo somos, siempre y cuando la persona que emigra no tenga la intención de colonizarnos, con armas o con el vientre de sus mujeres, como decía Gadafi.

El pueblo español en general no es racista y lo ha demostrado a lo largo de la historia, mezclándose en América del Sur con sus habitantes originarios y en muchas otras ocasiones. En definitiva, todo esto solo oculta una intención y deseo mucho peor, su propia dictadura económica, dirigida mediante los sistemas que en la actualidad atontan a las masas, como son las televisiones, internet, redes sociales y teléfonos móviles, lugares estos últimos en los que “viven”, sin salirse de su redil de pensamiento plano y único, millones de personas sin criterio, ni opinión propia. Lo de estos potentados si es puro racismo, racismo económico, tanto tienes, tanto vales y si tienes, no te preocupes voy a exprimirte para que tengas que vivir del crédito, crédito que te genera una deuda que yo controlo, ¡ya te tengo esclavizado para mucho tiempo!. Usan ese tipo de racismo para tenernos a todos controlados, como peones de su partida, multicolores e inocentes. Desean formar una sociedad global al servicio de sus intereses económicos, que imitará a los países totalitarios.

Esta es la razón por la que la ultra izquierda y el capital más neoliberal, casan en este momento, tienen un objetivo común, hacer su dictadura. Luego, ya se verá, como se redimen y excusan, si les hiciera falta. Si Pedro Sánchez está en la presidencia del gobierno, no es ni más ni menos porque tuvo el apoyo de gente como Obama y otros, muy bien colocados en la escena internacional, por esa agrupación de multimillonarios, que persiguen un futuro ideal para ellos, infernal para el resto de la población.

Es por todo por lo que al parecer ser individuos pensantes e inteligentes, tanto hombres como mujeres, además de heterosexuales, matriarcales o patriarcales, blancos y de cultura occidental nos marca como individuos insolidarios y racistas o algo así. Es una de las armas que tienen para minar el espíritu de lucha que a algunos les queda.

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: