Es la felicidad, todos bobos, todos aguantando por miedo y todos jodidos ¿o NO? Por Rodolfo Arévalo

Es la felicidad, todos bobos, todos aguantando por miedo y todos jodidos
Es la felicidad, todos bobos, todos aguantando por miedo y todos jodidos

“Es la felicidad, todos bobos, todos aguantando por miedo y todos jodidos ¿o NO? A mi no me lo parece, por eso no me callo ni me callaré nunca”

Cada día que pasa me siento más despreciado, engañado, vituperado y machacado, por la panda de ineptos, del partido socialcomunista y de todos los demás. Al final la revolución vamos a tener que hacerla los votantes, creando un partido que se llame AQUÍ ESTAMOS, y el lema “Vamos por los cabrones” y de sub lema “Que no quede ni uno”, porque lo que ocurre día a día en España, al parecer país de sinvergüenzas navajeros e hijos de puta a todo nivel, es insostenible.

Ni el padrino mafioso de la película era tan mentiroso, asesino, retorcido y cabrón como lo son algunas personas que se dedican a la política… Y en todos los partidos. Gozan jodiendo a los gobernados a base de darse navajazos unos a otros mientras a nuestras espaldas llegan a componendas en las cuales los únicos perjudicados somos los votantes. “Esto “pa” Ti, esto “pa” mi… pinto pinto gorgorito, engaña más lento que te la hinco…

Por eso, como estoy hasta las narices de hacer de gilipollas de la Nueva Mierdalidad, porque es realmente lo que es el mundo actual, no sé si los demás, pero yo me voy a dedicar a ser látigo de indecentes donde quiera que vaya o esté en cada momento de mi vida. Lo digo no por lo que pueda ocurrir en la actualidad, sino por lo que ocurra en cualquier tiempo mientras los sinvergüenzas abunden. Ya hace muchos años me dijeron: “la política, para el que viva de ella” y tenían toda la razón.

No hay otro interés que guíe a un político que no sea su propio interés y esto abarca desde la más radical ultra derecha, que por fortuna no tenemos en España y a la máxima ultra izquierda que por desgracia sí tenemos en España. La sociedad en la actualidad está establecida por grandes fortunas, bancos, empresarios, que no tienen por qué ser dignos de admiración y por la chusma votante, según esos políticos que se aprovechan de nuestra tontería y bobería, “babosidad” de nuevo cuño.

La NUEVA NORMALIDAD o BOBALIDAD del esclavo del Siglo XXI consiste en ser básicamente asustadizo, borrego, un poco bobo, borrico con orejas de burro por no saber nada de nada, desinformado al por mayor y sustituible por maquinaria robótica. Algo parecido a lo que cuento en ESCLAVO SIGLO XXI pero sustentado en la realidad no en una distopia. Que sí, que los muchimillonarios pueden hacer lo que les salga de sus colgajos, pero encima que no crean que tragamos por idiotas, sino porque no tenemos más remedio salvo que pasáramos a los hijos de puta por la horca.

Hace muchos años un amigo me dijo, mientras contemplábamos un yate de lujo en Puerto Banús, eso si es ganar dinero, a lo que yo respondí sí con la sangre y la muerte de muchas personas inocentes con la venta de armas de “estrangis”, sí venta de drogas, lavado de capitales etc, etc, etc. Por cada fortuna legalmente obtenida hay diez que están cimentadas con la sangre de otros humanos menos listos o poderosos.

Pero el caso es que la fabrica de aprovechados desleales y demás egoístas, navajeros, aprovechados y políticos listillos de los cataplines, independentistas, barriobajeros, insensibles, alguno eructos del diablo y demás; son irreductibles, se reproducen como bacterias a nada que los demás abramos la mano un milímetro. La democracia, cuando lo es, resulta ser el mejor sistema de gobierno, pero al parecer no en España en el que el más demócrata pega tiros con las palabras y con la mala leche.

Nos hemos enterado de la llamada de Lastra a Iván Espinosa de los Monteros, para preguntar qué iban a votar o si se iban a abstener para salvar al gobierno. Esto aparte de asqueroso y ruin, de mantener el statu quo, incluso enfrentado a su petición todavía caliente de su moción de censura ¿fallida?, ahora no se sabe si pactado el resultado o no, si real o pura pose, aparte vil y de mafiosos de barrio de bandas enfrentadas solo ante la policía, en este caso los votantes necios del pueblo, no pueden ser perdonados en las urnas, al igual que tampoco lo puede ser un partido basado en la mentira, los trucos asquerosos y las denuncias entre sus miembros por pillar poder, entre idiotas que creen en la “bellísima idea”, por los cataplines, de que cuanto más miseria mejor que defiende el comunismo.

Es la felicidad, todos bobos, todos aguantando por miedo y todos jodidos ¿o NO? A mi no me lo parece, por eso no me callo ni me callaré nunca, salvo que alguien me compre por mil millones de Euros, que entonces yo también me volvería radicalmente humano, creo. ¿Cuánto sinvergüenza hay en las élites económicas y entre los políticos?. Se creen muy listillos y despabilados, probablemente lo sean, pero no inteligentes y con cualidades humanas. “¿Para qué se hace uno político querida amiga?”. Para gestionar los asuntos del estado en beneficio del pueblo ¡MENTIRA COCHINA! ¡CONFIESA!. Bueno pues… Para medrar, robar y ganar, para sacar una pensión que envilezca cualquier otra y para poder pasar tu vida pastando de la hierba boba, mientras los demás, gilipollas somos, nos arrastramos para depositar un vota en una papeleta con la que probablemente, luego reciclada, más de uno se limpie de mierda su entre posadera, maloliente y alimentada con los pesares de los enfermos de covid, parados, empresarios pequeños y medios arruinados, pensionistas, desvalidos y mendicantes en colas del hambre. ¿Cómo se puede tener tan poca vergüenza? Ustedes sabrán…

Yo, lo tengo ya clarísimo, por lo menos aquí en España país de vagos, mentirosos, ladrones y políticos maleables en muchos casos a conveniencia. Lo de los maleantes, lo dejo “Boina aparte”, para dueños de monopolios informativos al servicio de este país que ya no sé como denominar y que antes se llamaba ESPAÑA a mucha honra. Podría ser diferente, pero era un país y no lo que es ahora, una superficie rodeada de agua por todas partes menos por una que llamaremos, istmo. Por el agua los inmigrantes invaden a granel en botes de a seiscientos en Canarias y barcos de “manos abiertas” en el Mediterráneo, que más que mar ya es una cloaca y así todo. ¿Qué más mierda podemos pedir?

Es por todo lo anterior por lo que cada día que pasa me siento más despreciado, engañado, vituperado y machacado, vamos a punto de la depresión o de la locura más violenta que uno pueda imaginar.

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: