El socialismo, en general es ruina y en particular en España, es bancarrota. Por Rodolfo Arévalo

El socialismo, en general es ruina y en particular en España, es bancarrota
El socialismo, en general es ruina y en particular en España, es bancarrota

«Hay una cantidad de Españoles que no se enteran, nunca se han enterado, ni nunca se enteraran de que el socialismo, en general es ruina y en particular en España es bancarrota, y en algunas épocas hasta guerra civil»

Los españoles no se quejan de vicio, de acuerdo en que el último año el Coronavirus no ha permitido muchas alharacas, pero que tengamos un país paralizado, por mucho que Montero diga que el gobierno trabaja a destajo es incomprensible. Y no, no es el problema principal, que los Ministros no reaccionen, ni estén a la altura de lo que sus labores les exigen, que también, Hay mucha media cultura de barniz, pululando en las alturas. Dónde están los Calvo Sotelos, los Punset, los Roca, los González, los Fragas etc…

Al parecer pasaron como el viento poseedor de la tierra como dijo el grandísimo Zapatero “remendón”, que dejo genial frase para la posteridad, equiparable a la de estar en el Candelabro, como otra que no voy a citar. Además ninguno, ni siquiera los máximos responsable de que todo funcione, los funcionarios, parecen estar trabajando, pero intente resolver algo por internet, están de vacaciones o de año sabático.

Las relaciones con la administración, salvo con hacienda, se han vuelto algo del recuerdo, del pasado que, como todo el mundo sabe, siempre fue mejor. Da igual a través de que color de cristal mirar, jamás parecerá rosa, ni siquiera gris… parece de una negrura total casi opaca.

Mientras los despreocupados vivan en su mundo feliz, de viajes, ministerios, desayunos, comidas y cenas de trabajo, reuniones, multilaterales, bilaterales, internacionales o europeas, nada va a cambiar, ¿para qué? Ya lo dice el refrán: “ande yo caliente, ríase la gente”. Y sí, calentito está Pedro Sánchez a la luz de las encuestas de su amigo Tezanos, para qué va a cambiar nada de lo hecho o de lo que pretende hacer. El que está un poco peor es Pablo el vicepresidente inalienable, que al parecer alberga todavía alguna esperanza de que su ridículo diario no sea total y pueda convencer a las viejas glorias comunistas de mil novecientos diez y siete de que el sistema de Lenin y Stalin lo cura todo.

Encantados están Echenique y el mismo Hasél de las revueltas Catalanas, aunque sean en sentido independentista, “mejor” dicen, así no se nota que detrás está la internacional comunista, con Soros, Biden, Hilary y Obama vigilando y con extranjeros y extranjeras de importación destrozando Barcelona junto a independentistas y ultra izquierdistas.

Al parecer hay una cantidad de Españoles que no se enteran, nunca se han enterado, ni nunca se enteraran de que el socialismo, en general es ruina y en particular en España es bancarrota, y en algunas épocas hasta guerra civil. Pero ellos erre que erre. Pero lo peor lo lamentabilísimo es que ni siquiera un acto contra la Constitución y la Libertad como fue el golpe de Estado del ochenta y tres, sea desconocido, no por gente sin cultura, sino por estudiantes incluso universitarios.

Efectivamente los Españoles, algunos Españoles, son burros, pero que muy burros. No porque una socialdemocracia no pueda existir aquí, como en otras partes del mundo, que puede, sino porque se pasan el punto en el que hay que pisar el freno, para ser una socialdemocracia, y no un Estado Totalitario Comunista, y volver a la cruda realidad. Esta realidad, y mira que no me canso de repetirlo, circula a través de una manguera de radio bastante estrecho y que no es moldeable, si se expande demasiado se rompe y pierde agua y si es muy estrecha se ahoga y también acaba perdiendo agua por las costuras. La situación ideal está en el punto medio, ese que permite que el líquido circule libremente sin estrangular a nadie.

Pero parece que aquí, en este país, como dicen algunos “antes llamado España”, cualquier tipo de sentido común es interpretado como una antigualla o una horterada. Y luego eso, que nadie lee o pocos leen, ni siquiera los libros de texto, como queda reflejado en las encuestas que hicieron sobre el golpe de Estado. Muy reconfortante. Yo que he sido muchos años admirador de Jaime Campmany, descubro como él lo hizo mucho antes y mejor que yo, que nuestra tierra está hecha de tontos o bobos de baba, como se prefiera. El los registró y enumeró de muchas maneras pero había varias que me hacían gracia. Existían los tontos correlindes, los bobos de baba, los bobalicones, los bobos con balcones a la calle etc…

El problema es que tenía razón, pero afortunadamente en su época todavía no les habían dado el espaldarazo electoral a esos mente cortita. Todavía estaba entre nosotros Don Camilo José Cela, premio Nobel de literatura, al que le decían “Le hacen unas gachas Don Camilo” y el contestaba con un lacónico pero efectivo “vengan”. Fue, afortunadamente para él, y para otros hombres ilustrados y muy leídos, cuando el mundo que conocían se vino abajo, la Hidra surgió de las últimas trincheras de odiadores guerra civilistas que habían quedado apresados en los cuentos de sus abuelos; ahora las escuelas e institutos se habían convertido en el último núcleo de sus reductos de aleccionamiento de izquierdas, ¿de dónde sale tanto maestro o profesor escorado a las izquierdas. Probablemente de la universidad y alguno de sus rectores, como sabemos.

El problema es que a estas alturas y tras los suspensos que nos dan en las pruebas internacionales de valoración de nivel de estudios como en Bolonia, nadie parece interesado en corregir. Pobres niños y chicos, que no pueden pasar de curso con sus compañeros, quedarán marcados como personas de segunda, jatetú, y si pasan, no sabrán nada de nada pero, socialmente, no tendrán tacha ni sentida, ni real. Estas cosas son las que hacen, que el vago en España esté bien visto, así como el transgresor, el chuleta, el rebelde, el incívico.

Yo he visto en Alemania a un tipo en un coche a las cuatro de la mañana, parado en un semáforo en rojo y con perfecta visibilidad para saber que no iba a chocar con nadie. No son mentes cuadriculadas, no, simplemente son personas responsables, individuos que pueden creer en la libertad, porque son libres, porque acatan las normas aunque a veces puedan parecer innecesarias, todo lo contrario que aquí en las que pensamos que las normas las crean siempre con el ánimo alevoso de fastidiar al personal. Y es que sí, algunos partidos políticos Españoles no se dedican a gobernar para el orden, y la prosperidad para todos, no, se dedican a beneficiar a sus amigos frente a los demás, que se deben considerar como el “populacho”.

Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario