Golpe al PSOE histórico… Por Francisco Gómez Valencia

El PSOE histórico pierde su cuota en el Gobierno sanchista
El PSOE histórico pierde su cuota en el Gobierno sanchista

“Golpe al PSOE histórico…  Las vicepresidencias pasan a tres al cepillarse a Calvo. En este artículo comenzaremos con los cesados”

Veintiún meses de Gobierno, cinco crisis, diecisiete Ministros cesados, más de mil cuatrocientos asesores de los cuales setecientos son de Sánchez -record en democracia- con veintidós Ministerios para gobernar en coalición y enchufar al mayor número de personas. “Spain is back” -España ha vuelto-, “Spain is here to stay” -España está aquí para quedarse”, dijo la exministra de exteriores al tomar posesión. Seguramente ahora pensará que aquí lo único que perdura es Sánchez. No pasará a la Historia de la Diplomacia española.

Ya conocen los cambios o sea que no se los voy a recitar, al final los nombres son lo de menos y lo interesante es su perfil profesional y político pese a que el carácter presidencialista en esta etapa apesta. Según el Presidente son tres los motivos por los que lleva a cabo los relevos: 1º- Rejuvenecer la edad media hasta los 50 años, 2º- Incrementar la cuota de mujeres hasta el 63% y 3º- Estar más cerca del populacho colocando a tres alcaldesas sumisas. Las vicepresidencias pasan a tres al cepillarse a Calvo. En este artículo comenzaremos con los cesados…

Los ceses ideológicos: con Carmen Calvo y José Luis Ábalos, se cortan ciertos vínculos invisibles entre el PSOE y el Ejecutivo sacando a los dos comisarios políticos del partido. Se trata de un golpe al PSOE histórico. Quedan fuera por obsoletos. Muy interesante y conveniente para ostentar el poder absoluto. Él lo llama “relevo generacional” aunque es más bien una evolución del viejo PSOE a la nueva versión Sanchista. Aprovechando la batalla por el feminismo asienta los cimientos del pacto de Gobierno. Calvo pierde e Irene Montero gana de momento. En cuanto a la memoria histórica -o democrática-, el tema quedará aparcado sin Calvo dando la brasa hasta que surja la necesidad de sacar a Franco a pasear. Los nostálgicos deberán conformarse con echar un vistazo de vez en cuando a los andamios de las obras del Valle y de paso saludar a José Antonio.

En cuanto a Ábalos: lo purga del Gobierno y del partido por chusquero y rancio desvinculándose de él y de los malos augurios que provoca porque Sánchez cree que juega en otra liga -la de los Jefes de Estado-. Además está “el caso Delcy” y lo de la compañía Plus Ultra pendiente en Bruselas. Y por último por culpa de “la concordia” con el Gobierno catalán. Esto es capital porque hay que volver a ceder al chantaje y repartir los fondos europeos con sus correspondientes mordidas para las supuestas infraestructuras convenientes. Para ello es preciso alguien de allí, que se conozca el percal y que no esté en el punto de mira permanentemente cubriendo así además la cuota/comisión del PSC. Destacar que pese a todo lo que se ha hablado sobre él, como todo buen Ministro de transportes que se precie, no pasará a la Historia por haber llevado el AVE a Extremadura.

Sobre Isabel Celaá: decir que estaba amortizada por lo de la nueva Ley educativa -LOMLOE- por lo que prescindir de ella era recomendable, además aún la faltaba liarla parda con la Formación Profesional e iba a ser mucho para sus nervios especialmente gracias otra vez a Ayuso amortiguado temporalmente el golpe para que Casado se apunte otra. Y por supuesto algo que también habrá influido, son sus tics racistas tan desagradablemente prepotentes y supremacistas contra la educación especial. En cuanto a Pedro Duque: pues que desgraciadamente no será recordado como un héroe nacional si no como el torpe que no supo ponerse la mascarilla correctamente en directo, tratando de explicar el procedimiento a los niños. Muy decepcionante el astronauta.

Francisco Gómez Valencia es politólogo y colaborador de La Paseata
Francisco Gómez Valencia es politólogo y colaborador de La Paseata

En cuanto a la parte técnica: Iván Redondo. Al margen de los resultados y meteduras de pata en Madrid, Murcia o en la gran cumbre de los veinte pasos con  Joe Biden, es de rigor informar que se trata de una baja a petición propia -solicitada en la anterior crisis y no aceptada entonces-. Es obvio que el asesor -igual que sucedió hace un mes con varios técnicos del Ministerio de Economía-, ha decidido abandonar ahora que todavía le luce el pelo y mantiene su prestigio para colocarse en la empresa privada y de paso tratar de evitar responsabilidades penales. Respecto a la de Exterior: González Laya mencionada anteriormente, recordaremos que “bajó muy malamente al moro y lo ocultó peor”, y además dio cuartelillo nada menos que a Picardo -el de Gibraltar-, o sea que “a buen entendedor pocas palabras bastan”. El de Justicia Juan Carlos Campo: -“churry” de Michel Batet-, pasará a la Historia como “el malo de la peli”, “el gestor” de los “ok” a los informes sobre los indultos presentados al Consejo de Ministros, -ya me estoy imaginando a Sánchez culpándolo en El Hormiguero, mientras explica su verdad, diciendo que él no quería como dijo mil veces antes de hacerlo, y que por responsabilidad respetó los criterios del experto, igual que hará con Simón cuando le toque hablar de la pandemia.

Respecto a los que cambian funciones: María Jesús Montero gracias a Dios deja de ser portavoz. Nos libramos de sus homilías y su extraña manera de hablar. Se hace cargo también de la Función Pública ahora que han hecho fijos a 300.000 interinos. Respecto a Miquel Iceta: destacar que cuando era más tunante que ahora, le expulsaron de la Facultad de economía por pegarse cuatro años sin aprobar 1º, así que se quedó en Bachiller. Bueno, pues con este nivel pasa a Cultura y Deporte. En fin, creo que es una broma de “Calígula” para desengrasar teniendo en cuenta que su Secretario de Estado para el deporte es Franco -José Manuel-. Estoy convencido que Miquel aspiraba a más. Pobre hombrecillo, debiera empezar a sospechar que Sánchez engañará a los “indepes” y a su PSC y “que Casado se las ventile”. Decir que ha sustituido a José Luis Rodríguez Uribes, al que no conocía ni Dios ni antes ni después de haber sido Ministro, por lo que podrá seguir pasando y paseando desapercibido.

Atención a los “fontaneros”. Oscar López -por Redondo- y Félix Bolaños -por Calvo-. Dan mucho juego, especialmente el primero por torpe y pelota. Merecen alguna reflexión en breve, aunque lo siguiente será radiografiar a los nuevos…

Francisco G. Valencia

Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid en 1994 por lo tanto, Politólogo de profesión. Colaboro como Analista Político en medios radiofónicos y como Articulista de Opinión Política en diversos medios de prensa digital. De ideología caótica aunque siempre inclinado a la diestra con tintes de católico cultural poco comprometido, siento especialmente como España se descompone ante mis ojos sin poder hacer nada y me rebelo ante mí mismo y me arranco a escribir y a hablar donde puedo y me dejan tratando de explicar de una forma fácil y pragmática porque suceden las cosas y como deberíamos cambiar, para frenar el desastre según lo aprendido históricamente gracias a la Ciencia Política... Aspirante a disidente profesional, incluso displicente y apático a veces ante la perfección demostrada por los demás. Ausente de empatía con la mala educación y la incultura mediática premeditada como forma de ejercer el poder, ante la cual práctico la pedagogía inductiva, en vez de el convencimiento deductivo para llegar al meollo del asunto, que es simple y llanamente hacer que no nos demos cuenta de nuestra absoluta idiotez, mientras que la aceptamos con resignación.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: