Los fieles comunistas son los elegidos para igualar en la miseria al pueblo. Por Rodolfo Arévalo

Los fieles comunistas son los elegidos para igualar en la miseria al pueblo. "Los líderes de la impostura" Ilustración de Tano
Los fieles comunistas son los elegidos para igualar en la miseria al pueblo. «Los líderes de la impostura» Ilustración de Tano

«Los fieles comunistas profesan  la verdadera y única religión, de la que son cada uno en su lugar dioses. Son los elegidos para igualar en la miseria al pueblo»

Para ellos la única democracia es la que iguala por lo más bajo a todo el mundo. O sea es única y debe ser comunista, no hay otra democracia. Vaya un contrasentido, la sociedad en la que no puedes disentir es la democrática. El comunismo iguala en la puta miseria al pueblo, que por supuesto nunca serán ellos los que mandan, que para eso son del Partido y de la nomenclatura.

Esto obedece al parecer a que ellos, los comunistas, son los elegidos, por listos, por piquitos de oro, por inteligentes, aunque está por ver, ¡coño! son comunistas, ¿Cómo no va a ser cierto? Y además porque detentan la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad. Ellos profesan  la verdadera y única religión, de la que son cada uno en su lugar dioses. Es la religión política más justa, brillante, santa y yo añado hija de puta de todo el pensamiento político humano.

Lo que no acabo de entender es como llevando en su historia mas de ciento treinta millones de asesinados, por ser disidentes, todavía haya gente a la que puedan engañar con esos cánticos de sirena. Porque vale que algunos convencidos sean todavía imberbes estudiantes de la ESO y eso, pero que gente de pecho en pelo y de pecho en tetas, pueda creerse las milongas de igualdad y buenismo para los otros, no para ellos, que venden desde múltiples medios de comunicación comprados con dinero de dudosa procedencia, es increíble. Estos medios parecen los perritos falderos de sus amos comunistas, son una plaga moderna de melifluos esparcidores de peste bubónica, es realmente impactante e increíble.

Esto sigue pasando porque después de la segunda guerra mundial, se asoció derecha con fascismo, que no tiene nada que ver, y prosperidad y libertad con el único movimiento que es lo contrario a ello, el Comunismo. Nadie ha hecho una película taquillera contra el comunismo, contra sus encarcelamientos, torturas, represiones, corrupción, pobreza, alcoholismo, nadie tampoco ha hablado de cómo los estados comunistas vigilan de cerca a los ciudadanos corrientes y molientes para prevenir insurrecciones o acciones contrarias al régimen.

Nadie ha hecho una película en la que se vea que el vecino de cuarto es un hijo de puta informador de los servicios de seguridad de la dictadura. Nadie ha hecho una película dónde cualquiera por la denuncia de sus propios hijos vaya a la cárcel quince o treinta años y sea llevado a ella después de horribles torturas en las que lógicamente confesará de todo, hasta que su tía del pueblo, con todos los rulos y sus gallinas, es una espía internacional al servicio del vil capital americano. Y todo así.

Y digo que no me lo trago porque o vivimos en una sociedad de gilipollas con todas las letras o de inocentes de tomo y lomo. Una sociedad en la que hay individuos que todavía piensan que los políticos de ultraizquierda piensan en su felicidad y por supuesto los de derecha, que fomentan el trabajo, no solo quieren que trabajen para explotarlos sino también para tenerlos malviviendo con sueldos de miseria, que en los países comunistas ni siquiera llegarían a sueldo de mendigo, es una sociedad de lelos absolutos.

Eso sí, ellas, las dirigentes, saldrán en la revista Vogue, posando en sus mejores galas, que no tienen por que ser vestidos de tul, unos vaqueros raídos en la actualidad pueden costar el sueldo de varios días de trabajo. Y lo peor de todo es que estos comportamientos los ven en lugares como Cuba, Venezuela y otros y solo se les ocurre decir que es porque los malísimos Estados Unidos de América les tienen bloqueados los mercados.

Lo que tiene bloqueados a los ciudadanos de esos países bajo dictaduras comunistas no es el mercado, es que no hay mercado, no hay nada prácticamente, porque no hay competencia y si no tienes que competir con nadie te da igual la calidad de tu producto, porque al ser el único lo vendes sí o sí. No lo vende un propio que se deja las pestañas trabajando, lo vende el propio estado, con el trabajo mal pagado de sus propios conciudadanos que no pueden rechistar, bajo pena de perder el trabajo o ir a la cárcel. Total un “chollazo” para el poder. Y claro, esto es así porque para los dirigentes, que viven como millonarios, porque no se gastan nada en la sociedad que vive en la miseria, para ellos todo es harina, mientras para sus subyugados pueblos todo es un reto de supervivencia diaria.

Para ellos, los que imponen la dictadura y la sustentan, la única democracia es la que iguala por lo más bajo a todo el mundo, iguala en la puta miseria al pueblo, que por supuesto nunca serán ellos, los que mandan. Y esto al parecer es porque ellos, los comunistas, son los elegidos, por listos, por piquitos de oro, por inteligentes, aunque está por ver, ¡coño! son comunistas, ¿Cómo no va a ser cierto? ¿Verdad Podemitas? Menos mal que al parecer en España la mayor parte de la gente está de estos listos hasta la corinilla. Pero ojo, aún así hay que andarse con pies de plomo, más vale no votar que tirar tu voto por el barranco comunista. Pero… pensándolo mejor, no lo hagas, vota, porque ellos votarán como una sola voz, tal es el lavado de cerebro que tienen.

Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario