Venecia, el misterio siempre pendiente. Por Antonio Ramírez

 

Venecia, el misterio siempre pendiente
Venecia, el misterio siempre pendiente

«Una obra más de quien nos recuerda, con su maestría para el misterio y la descripción, que Venecia, aún conociéndola es siempre el viaje pendiente»

Como pocas personas, cuyo oficio de escribir nos ofrece la vida y sus circunstancias, Donna León nos vuelve a trasladar a la bella y misteriosa Venecia, también maltratada.

«Con el agua al cuello» es un episodio de la serie Brunetti, el comisario que da vida al latido de la perla del Adriático y su entorno, con relato en el que no faltan la corrupción, la cuestión medioambiental o la compasión.

Bajo su singular y gran belleza, deriva Venecia, una ciudad marcada por las exigencias económicas y una cierta vulgaridad que es combatía. Todo, con el hilo conductor del agua, omnipresente. Una obra más de quien nos recuerda, con su maestría para el misterio y la descripción, que Venecia, aún conociéndola es siempre el viaje pendiente.

Antonio Ramirez Velez

Antonio Ramirez Velez

Indígena melillense con varias decenas de años a mis espaldas. Periodista de profesión y dedicación institucional desde hace muchos años en lla Ciudad Autónoma de Melilla, anterior Ayuntamiento, con una paso también en la Administración del Estado, Delegación del Gobierno. Responsable en diversas legislaturas de gabinetes de prensa y relaciones institucionales, comencé a entender, hace tiempo ya, que el poder es un mar de ambiciones y conjuras permanentes y por ello la verdad, cuando sobrevive, vale su precio en oro. Mi paso por medios de comunicación, tanto públicos, como privados, me enseñó de la gran asignatura pendiente que tienen, aún, generaciones de periodistas sobre la consideración de su profesión y la dignificación de la misma. Lector aplicado, que intento ser, concibo a los libros como uno de los últimos reductos de la libertad de pensamiento, generadores de opinión y salvaguarda, por ello, de la voluntad. Lo único que no nos puede ser arrebatado (Víktor Frankl).

Deja un comentario