Un grupo de desinformados impone que todo ha de ser contemplado desde lo que llaman perspectiva de género. Por Rodolfo Arévalo

Un grupo de desinformados impone que todo ha de ser contemplado desde lo que llaman perspectiva de género
Un grupo de desinformados impone que todo ha de ser contemplado desde lo que llaman perspectiva de género

 

“Se ha empeñado un grupo de desinformados en hacernos creer que todo ha de ser contemplado desde lo que llaman perspectiva de género. Hasta la enseñanza de las matemáticas”

Se ha empeñado un grupo de desinformados en hacernos creer que todo ha de ser contemplado desde lo que llaman perspectiva de género. Hasta la enseñanza de las matemáticas a la que añaden la guinda de “enfoque socioemocional”. No sé qué es lo que quieren decir con esto, porque lo lógico es mirarlo con perspectiva humana y no de extraterrestre que es lo que parecen ser algunos. La realidad es aplastante, y por mucho que muchos se empeñen, siempre se acaba machacando las invenciones mentales que no obedecen a lo único que realmente pertenece a los humanos, la racionalidad, la sensibilidad y el sentido común, por lo menos en las sociedades libres.

Deberíamos preguntar por ahí por qué el Che Guevara, le tenía tanta tirria a los homosexuales. Sería esta su manera de ocultar que el mismo lo era o se debía a algún complejo psicológico. Estos postulados actuales no son iguales para todos, puesto que el famoso género, que no es otra cosa que lo que siempre se ha denominado sexo, viene impuesto por reglas genéticas de las que, por mucho que queramos, no podemos huir.

Puede que los seres vivos solo sean esclavos de una sola cosa su propia esencia. Se podrá cambiar el fenotipo de los individuos, machos o hembras para que coincidan con sus deseos íntimos mentales, que no biológicos, para eso están las intervenciones quirúrgicas y la terapia hormonal, pero nunca se podrá luchar contra el plan genético dictado por los propios genes de la herencia, física y mental, de cada ser humano, desde el tiempo más remoto en que apareció la cadena de aminoácidos.

Los caracteres o genes XX o XY, no son opcionales como pretenden algunos, no se pueden tener unos u otros a gusto del consumidor, son una imposición natural que no puede variarse ni eliminarse, son por necesidad y desde el mismo día del nacimiento. Se podrán hacer elucubraciones mentales acerca de ello, pero al final cada cuál será o macho o hembra, o sea hombre o mujer, pero no mediopensionistas, salvo errores de copia o mutación. Desde hace ya muchos años, casi desde que Watson y Cric descubrieron la doble hélice en el núcleo de las células, que determina casi todas las funciones de un organismo biológico y generan las cadenas para conformar las proteínas en los sistemas biológicos, se acabó el tema de la discusión acerca de la opcionalidad del género.

Al género no se opta, no se puede optar porque ya viene de serie con el sujeto, o sujeta, o sujete, que mire usted por dónde, no hay manera de que exista un sujete, salvo que cambiara su configuración de ser vivo y se convirtiera en un, por ejemplo, caracol, un hermafrodita.

Por otra parte tampoco puedo entender la obsesión, que tiene la ultra izquierda y la izquierda con la manera que tenían de considerar la homosexualidad en otros tiempos y otras políticas, menos permisivas que la actual, que respeta la libertad individual, los dictadores y los defensores de la moralidad, aunque estas historias provengan ya del remoto nacimiento del ser humano. Tal vez sea por eso, porque no pueden comprender que sin regulación los estados democráticos puedan entender que hay de todo en este valle de lágrimas y que la homosexualidad, la transexualidad y otras expresiones del sexo y de la mente humana, se puedan considerar como algo normal que no tiene porque ser defendido con argumentos especiales. Tendrá esta forma de pensar, el tener que abrir el tema a los cuatro vientos, algo que ver con algún complejo psicológico intimo de estos individuos que tanto ansían poner estos asuntos en el centro de la sociedad y la política? ¿Son de verdad más importantes que otras necesidades de hoy en día? Yo, lo dudo, en todo caso no lo sé, pero me parece que ciertos complejos o conflictos psicológicos no resueltos con las figuras paternas o maternas algo tienen que ver.

Más si cabe cuando realmente la necesidad de estos planteamientos embargan a una parte de la población que está en una edad de entre los veintitantos y la cuarentena. Yo desde luego, no tengo ningún problema con la sexualidad de cada uno, que cada quién haga lo que quiera con su vida y con su sexo, es algo que ni me interesa, ni me incumbe. Si me afecta, por otra parte, el que de estos temas, sexualidad y género, se haga arma arrojadiza para enfrentar, no hombres y mujeres, sino seres humanos de creencias dispares, como si no hubiera ya demasiadas estupideces políticas para disfrutar de la idiotez humana.

Para más inri, ahora se exige que ondee la bandera homosexual en los ayuntamiento y otros lugares, que se pinte en buzones de correos, en bancos de calle y parques, solo falta ya que sea obligatoria también junto a la bandera de Europa, la de España y la de la Comunidad Autónoma. Esto es el despropósito más aberrante de todo el razonamiento, porque esta claro que todos somos integrantes de una comunidad, también Españoles y Europeos, pero de ninguna manera todos debemos ser LGTBI.

Creo que ha debido quedar claro. Y si no pues que el ofendido se desofenda, pues nadie tiene la culpa de que cada uno sea como es. Es por esto por lo que me gustaría que no se anulara, como en todos los totalitarismos, la libertad individual tanto del homosexual, como del heterosexual y no se usara el término heteropatriarcado blanco como instrumento arrojadizo contra quienes disientan de cualquier tema de la izquierda, y este es uno más de ellos, hay que defender la libertad de cada cuál, sea esta cuál sea. Si no, solo se conseguirá que este tema a la larga sea considerado como algo nazi, algo impuesto por narices.

Se ha empeñado un grupo de desinformados en hacernos creer que todo ha de ser contemplado desde lo que llaman perspectiva de género. No sé qué es lo que quieren decir con esto, porque lo lógico es mirarlo con perspectiva humana y no de extraterrestre que es lo que parecen ser algunos. Y por último añadir que cada quién es como es, por eso el refrán de: A quién Dios se la de, San Pedro se la bendiga.

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: