Las dos facciones del gobierno, los profesionales del progresismo, los fachas y los menas. Por Anna Castells

Malditos fachas sólo piensan en trabajar y ganar dinero. Ilustración de Linda Galmor
Malditos fachas sólo piensan en trabajar y ganar dinero. Ilustración de Linda Galmor

“Ya pueden empezar a incluirme en su grupo de fachas, llamarme xenófoba o cualquier otro lindo epíteto destinado a descalificar a quien no sigue el pensamiento único”

Llevo días oyendo hablar de la polémica entre las dos facciones del gobierno por la repatriación de algunos de los menores que entraron ilegalmente por la ofensiva marroquí contra España.
Dejando aparte la habitual olla de grillos en que se convierte este gobierno cada vez que hay que tomar una decisión, rápidamente han salido voces criticando las expulsiones y exigiendo la permanencia de estos menores que, insisto, entraron ilegalmente y en muchos casos con violencia.
Ayer escuché atentamente la entrevista a una portavoz de Save the Children que detallaba las condiciones que, según ella, habría que cumplir antes de devolver a estos menores a sus padres.
Para decirlo brevemente, se trata de lo que se llaman condiciones de imposible cumplimiento. Según esta señora habría que hacer un estudio !de cada uno! de los menores, de las condiciones en que se encontrarían si regresaban a sus casas, si se les garantizaría su bienestar, educación, seguridad y de ser así, una vez devueltos hacer un seguimiento de su bienestar etc. etc. Suponiendo que fuese posible que se diesen estas condiciones de bienestar para todos y cada uno de ellos, ¿por qué demonios se habrían marchado de un lugar tan perfecto?
Por otra parte, ¿Cuántos miles de funcionarios serian necesarios para estas tareas indagatorias? O de lo contrario, ¿Cuántos años se tardaría en hacerlo mientras esos menores permanecerían en un limbo administrativo y quien les mantendría entretanto?
Y mientras, ¿se haría lo mismo con nuestros propios menores o como no hay ongs que subsistan gracias a ellos, de esos que se preocupen sus padres? Pues esto es precisamente lo que deben hacer los padres de esos menores. Que estén en nuestro suelo no nos hace responsables de ellos digan lo que digan ongs y profesionales del progresismo, lamentablemente este no es un país rico sino un país en quiebra económica en el que peligran las pensiones, los universitarios cobran sueldos de aprendices y el gobierno regala dinero que no tiene para asegurarse votos subsidiados. Es imposible totalmente sostener un sistema que premia a quien menos aporta y castiga el esfuerzo, que desincentiva la iniciativa y el éxito, único modo de que un país prospere y pueda proteger a quiénes realmente lo necesiten pero nunca, nunca, ningún país podrá abrir sus fronteras, y su presupuesto, a todo el que llegue, legal o ilegalmente y cargar todo ese fardo sobre los hombros de los pocos que siguen levantándose cada mañana y sacando el país adelante sin esperar a que les lleven el desayuno a la cama.
Y ahora ya pueden empezar a incluirme en su grupo de fachas, llamarme xenófoba o cualquier otro lindo epíteto destinado a descalificar a quien no sigue el pensamiento único.

Anna Castells

Soy Licenciada en Derecho y periodista de profesión. He sido Jefe de Prensa del Ministerio de Cultura y del Tribunal Constitucional. Directora de Comunicación y Relaciones Institucionales de la compañía RENFE. Editora y Presentadora de diversos informativos de TVE y corresponsal de RNE en Francia. Profesora en diversos Masters de Liderazgo y Comunicación.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: