Del cóctel molotov al botellón. Por Rodolfo Arévalo

Del cóctel molotov al botellón. Estamos perdiendo glamour. Tuit de Mar Lamar

“Hay delincuentes que aprovechan el botellón para robar, atracar y si se pone a tiro violar a las incautas, entre los vapores etílicos”

 

Los jóvenes siempre, y en todo lugar, han bebido en exceso, eso no tiene nada de raro, pero una cosa es beber, agarrarse una buena peonza e ir a casa a dormirla, la “mona”, y otra cosa es armarla parda. Desde hace una temporada no hay fin de semana en que no haya lo que se llaman botellones, reuniones multitudinarias de jóvenes que se dedican a beber en lugares públicos abiertos en las noches de las ciudades. Esto no tendría mayor importancia sino fuera porque el número de personas concentradas en esos eventos, no fuera mayor de una cantidad determinada, lo malo es que esos grupos son cada día mayores llegándose a concentrar en muchos puntos más de mil, dos mil, tres mil o más personas. Lo que, si no pasa de veinte no deja de ser un grupito de borrachos o gente achispada, se convierte en algo peligroso.

Cuando hay números mayores en esos grupos que se desconocen entre si, la cosa deja de ser una broma para convertirse en algo de lo que tener cuidado, a la menor discrepancia se producen enfrentamiento avivados por el alcohol. Baste un pequeñísimo grupo en discordia que pelee para que la violencia se dispare con efecto expansivo. Esto se hace más grave cuando sabemos que hay delincuentes que aprovechan esos botellones para robar, atracar y si se pone a tiro violar a las incautas, entre los vapores etílicos.

“Puede que solo se haya dado cuenta la policía, porque no son tontos, de que en esas reuniones siempre hay elementos sectarios, generalmente de izquierdas”

 

También y puede que solo se haya dado cuenta la policía, porque no son tontos, de que en esas reuniones siempre hay elementos sectarios, generalmente de izquierdas que aprovechan la menor salida de tiesto para liarla a lo grande. Los hay hasta profesionales, que vienen de otros países, para generar problemas, porque ya sabemos que a ríos revueltos ganancia de pescadores y en la situación actual de España sería lo común.

Con las amenazas separatistas y las presiones de los países de América del Sur que se están convirtiendo en el nuevo paraíso comunista, jaleados estos por muchos ministros y parlamentarios actuales, infiltrados que buscan la discordia y el enfrentamiento con las fuerzas de seguridad y orden público hay a porrillo.

Dicen que es muy difícil de combatir, pero yo creo que el fallo reside en el punto de partida. En general los padres por no enfrentarse a los hijos, incluso de pequeños, no ponen límites y claro de esta manera ninguno de ellos tiene los referentes morales y modelos para no meter la pata y no enfrentarse a la autoridad. Este mismo concepto autoridad esta de capa caída, porque nadie la impone, como debe de ser cuando se transgrede la paz y el orden público, debe de ser algo fascista, aunque me gustaría que quién así piensa investigara en países como Rusia, Cuba, Corea del Norte, Venezuela, en fin en los paraísos comunistas, si es que allí no hay autoridad.

Yo más bien creo que en esos lugares te hacen desayunar autoridad hasta bien prontito por la mañana y la gente respeta porque no respetar implica castigo. La educación en el civismo es el arma que la sociedad tiene que tener para defenderse, tanto de las tropelías, como de las majaderías y esto debiera estar contemplado en una serie de normas de obligado cumplimiento. Cuando un policía te dice que saltes, la respuesta no es hacerle una pedorreta, la respuesta es preguntar hasta dónde y luego saltar. Para eso es la autoridad alevines, para obedecerla a pies juntilla.

“Dicen que no se puede hacer nada para calmar esos ánimos juveniles, rebeldes y violentos que revientan en cada botellón”

 

Dicen que no se puede hacer nada para calmar esos ánimos juveniles y rebeldes. Yo si creo que se puede hacer, un par de días en una comisaria les vendría de perlas a algunos y si no funciona una semana de centro de detención. En los casos más graves se puede recurrir al trabajo comunitario obligatorio y ya puestos con los más violentos, mandarlos a hacer la instrucción en un cuartel y enviarlos a pelear contra el Isis, y otros grupos violentos. Estoy seguro que regresarían convertidos auténticos corderitos o en hombres de “pecho en pelo”, que ya desde entonces acatarían la autoridad sin pensar. Porque una cosa es la libertad, otra la irresponsabilidad y otra muy distinta el libertinaje. Esto último no se debe consentir ni medio segundo.

Los jóvenes siempre, y en todo lugar, han bebido en exceso, eso no tiene nada de raro, pero una cosa es beber, agarrarse una buena peonza e ir a casa a dormirla, la “mona”, y otra cosa es armarla parda. De modo que si en las familias, colegios e institutos, nadie se va a encargar de educar y civilizar a los jovenzuelos, más nos valdría ir comprándonos unos buenos cetmes C por si las moscas y en una de esas les da por echarse al monte.

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: