A Sánchez y su soberbia le importa un cuarto de comino. Por Guirong Fu

El Tribunal Constitucional tumba el impuesto de plusvalía. Tuit de Linda Galmor

“El Tribunal Constitucional tumba el impuesto de plusvalía y a Sánchez y su soberbia le importe un cuarto de comino”

Con los años, he llegado al convencimiento

de que LA SOBERBIA provoca la peor de las desgracias;

pues, siendo mil cosas las que nos empujan al cementerio,

puede, por si solo, el más triste envanecimiento,

condenarte a vivir con un enorme vacío en el alma:

Para vivir de veras, hay que ser capaz de ver a los demás.

Y, EL SOBERBIO, siempre encastillado en su castillo,

es enteramente incapaz de ver más allá de sí mismo.

De ahí que a Sánchez le importe un cuarto de comino

devenir el peor gobernante que diera la democracia;

y, en cambio, se apodera de todo su psiquismo la rabia

de pensar que no pueda gobernar hasta fin de siglo.

La política, para él, nunca fue una suerte de tarea

encaminada a hacer siquiera un poquitín de bien:

él se pasaría sentado en un retrete la vida entera

-soltando todas sus porquerías y sus mierdas-

si pudiera hacer, de dicho ‘sitial’, su Trono de Poder!

Nadie pretenda, pues, tumbar los muros que le rodean:

antes se hundiría todo el castillo encima de él,

que abrir una mirilla para que ver a los demás pudiera.

¡He ahí SU GRAN TRAGEDIA!

guirong fu

Tengo 60 tacos; es decir, una linda juventud... prolongada.
Catalán y ESPAÑOL de Barcelona, en donde ahora vivo feliz,
pues, TENIENDO SALUD, no me falta de nada.
Guirong Fu, en Twitter, decidí hacerme llamar;
y todos saben que es Nietzsche quien puse en mi avatar.
No hay en mí afán de ocultamiento,
pero va con mi talante el anonimato.
De otra suerte, aunque les pusiera mi retrato,
no habrían de reconocerme ustedes un pimiento.
Den todos por bien seguro, sin embargo,
que, siempre que se trate de defender MI DIGNIDAD
y EL HONOR de quienes me honran con su amistad,
no habré de ocultar de mí ni un solo dato.
¿Mis intereses? Los mismos que siempre tuve:
El humanismo, la buena literatura y el ámbito entero de la psicología.
Y aunque en la política no siempre demasiado me entretuve,
los años me han llevado a querer tomarle la medida:
Me duele su arbitrariedad, su falta de sentido común, sus dislates.
Su ambición soez, su arrogancia, su desvergüenza, su hipocresía.
Me indigna que me deslumbre con sus lindos 'escaparates'
y que cuando entramos a 'comprar' no nos dé más que porquería.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: