El Comando G. Por Javier Ygartua

Y lo que queda

“Un futuro presidente del gobierno tiene que elegir a sus futuros ministros y a los mejores para llevarle a Moncloa: El Comando G”

Se llamó «el pacto del abrazo». Y ocurrió el 12 de noviembre de 2019. Después de una repetición electoral que resultó un fiasco para Pedro Sánchez, el socialista prefirió el pájaro en mano –aun a riesgo de convertirse en un insomne crónico– y acogió a Pablo Iglesias en su pecho y su Gobierno.

Sí, de aquel que dijo que si Pablo Iglesias estuviera en el Gobierno, no podría dormir por las noches. El primer Gobierno de coalición de la democracia que ha envejecido de forma prematura. 

El profundo lifting al que lo sometió el presidente en julio no ha logrado rejuvenecerlo, a juzgar por las encuestas. Hoy peina tantas canas y sufre tantos achaques que la pregunta que sobrevuela permanentemente el espacio aéreo político es si el Consejo de Ministros aguantará; si seguirá con vida hasta agotar la legislatura a finales de 2023. Esperemos que no por el bien de España.

Dos años desde aquel abrazo entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias y el  mensaje de que España «va mejor», como afirmó el presidente el miércoles en el Congreso, con la misma soltura que en julio de 2020 sostuvo: «Todos los grupos parlamentarios y el conjunto de ciudadanía española hemos vencido al virus». 

Pedro el cínico y el mentiroso haciendo de si mismo.  Pero a Europa no le engaña.

La réplica se la dio la UE un día después, cuando rebajó la previsión de crecimiento para 2021 del 6,2 % al 4,6 %. En septiembre el INE había rebajado drásticamente el crecimiento del PIB del 2,8 % al 1,1 %. 

La Comisión Europea espera de Sánchez las reformas comprometidas en materia fiscal, de pensiones y laboral, que ya se han convertido en un foco permanente de conflicto con Yolanda Díaz y Unidas Podemos. Y lo que queda.

Y lo que queda

Como bien dijo Isabel Díaz Ayuso en el programa el Hormiguero :”Te mira y sabes que te está mintiendo”. Pedro Sánchez el mentiroso compulsivo, como aquella mítica película.

Es tan chulo y déspota que a Casado ya ni le mira. Ni tampoco le recibe en La Moncloa. Un presidente que no cita al líder de la oposición desde el 2 de septiembre de 2020. Hace más de 14 meses. 

Pero al que recurrentemente pide, exige, que abandone su actitud de «bloqueo» al CGPJ. El Consejo General del Poder Judicial que intentó renovar por la puerta de atrás, rebajando la mayoría parlamentaria exigida para su renovación (tres quintos). Hasta que la UE le dio el alto. 

Tenía a la Judicatura escandalizada. Ahora solo enfadada.

En Sánchez convergen muchas contradicciones, pero quizá la mayor sea su obsesión con la desinformación, habiendo sido él un gran creador de fake newsPactó con Iglesias, con Bildu e indultó a los condenados por el referéndum ilegal. 

No existió un comité de expertos para la desescalada de las comunidades tras el primer estado de alarma (tumbado por el Tribunal Constitucional, como el segundo).

No hubo más motivación que la política en el cese del coronel Diego Pérez de los Cobos ni tampoco Sánchez tuvo nunca intención de reformar la legislación sanitaria ordinaria, aunque se lo prometió reiteradamente a los presidentes regionales.

Si alguien le quita el suelo al mentiroso Sánchez es la Presidenta de la Comunidad de Madrid. 

Si por algo se ha caracterizado esta segunda legislatura de Sánchez es por su guerra contra Díaz Ayuso, a quien permanentemente amenaza con una armonización fiscal a medida de ERC. 

Ayuso es la bestia negra del presidente es también la política a la que España le debe una haber jubilado a Iglesias.

Comunismo o libertad y como siempre gana la libertad.

Si pensaba Sánchez que con Iglesias fuera del Consejo de Ministros viviría más y mejor, se equivocó. 

Tiene los Presupuestos de 2022 garantizados si accede –y accederá– a las pretensiones de Esquerra, el PNV y Bildu, pero ese es solo el tejado de una casa de los líos que comparte con Unidas Podemos. 

Una casa en la que además vive de alquiler: y tener a la UE de casero, reclamando que lo firmado obliga, son palabras mayores.

Es necesario que desde ya Pablo Casado solucione los líos internos tomando él el control y empiece  a crear un gobierno en la sombra con Vox para que cuando Sánchez caiga los españoles tengamos ya a un Presidente como Pablo Casado en condiciones de poder desde el minuto uno gobernar y sacar a este país de esta crisis económica, moral y de principios que Sánchez no está dejando.

Pablo Casado te digo con el PSOE no hay nada que pactar, quítate los complejos y da el do de pecho. Tu eres el Presidente del partido y no puedes delegar en segundos cargos algo tan importante como es los cargos internos en las comunidades.

Un futuro presidente del gobierno tiene que elegir a sus futuros ministros y a los mejores para llevarle a Moncloa. No puedes delegar en segundos cargos las decisiones que te competen a ti Presidente.

Estar todo el día tocándole las narices a la mejor del partido Popular, que es Isabel Díaz Ayuso y quien te hace subir en las encuestas y te da votos, no creo que sea el mejor camino a la Moncloa. Dile al amigo Teodoro que a los mejores hay que cuidarlos y arroparlos.

Tu eres el líder y tu como futuro Presidente del Gobierno tienes que zanjar los líos para poder así gobernar España con los mejores.

Javier Ygartua Ybarra

Presidente de @espana_por en memoria de mi abuelo asesinado por ETA. Si queremos un futuro sin terror no podemos actuar como si el terror no hubiera existido. Vizcaíno y por tanto doblemente Español.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: