La infamia de un periodismo al dictado. ¿Se han acordado esta noche de Rita Barberá? Por Rafael Gómez de Marcos

Vergüenza de un periodismo al dictado.

“Vergüenza de un periodismo al dictado. ¿Se han acordado señores y señora periodistas, título que no merecen, esta noche de Rita Barberá?”

Señores y señora periodistas, título que no merecen ¿Ustedes preparaban sus noticias de indicios abrumadores, o recibían órdenes de Ferreras de prepararlas, para luego recogerlas en La Sexta? ¿Han podido dormir esta noche con el archivo de la Audiencia de Valencia de la causa del blanqueo de capitales a varios ex concejales del PP? ¿Se han acordado de Rita Barberá?

La vergüenza de un periodismo al dictado como en el cole, cuando el profesor de lengua controlaba cómo andábamos de haches, bes, uves, jotas y elles. La televisión de Ferreras & Friends, desvirtúa el sentido social y la función de servicio público de los medios de comunicación, para convertirse en instrumento de manipulación informativa y propagandismo partidista.

Cuando las libertades de expresión y de prensa se combinan y se proyectan aviesamente sobre la sociedad a través de los medios audiovisuales, especialmente de la televisión, la democracia misma puede estar en peligro, sustituida por la telecracia para manipular la audiencia, y así alterar la percepción personal que esos individuos pudieran tener de la sociedad y de los asuntos públicos y políticos.

Esa manipulación puede hacerse por omisión (callar lo que no interesa), con hiperinformación (dar mucho más de lo necesario, para cansar al público), con partidismo (dar sólo una versión, siempre la misma), trivializando, mezclando información con opinión, tergiversando datos, programando producciones con mensajes subliminales. Es decir, La Sexta.

Rafael Gómez de Marcos

Enamorado de la vida, reivindico mi infancia, mi verdadera patria, tres pilares, El Capitán Trueno, The Beatles y Joan Manuel Serrat, me fascina la ópera, me encanta bailar bachata y considero que decir cine americano es una redundancia. TVE no vio en mí ningún talento tras más de treinta años de servicios, Talento que me concedió la Academia de las Artes y las Ciencias de la Televisión en reconocimiento a mi trayectoria profesional. Nunca he estado afiliado a ningún sindicato y jamás he militado en ningún partido. Mi cita de bandera es una frase de José Ortega y Gasset: "Ser de la izquierda es, como ser la derecha, una de las infinitas maneras que el hombre puede elegir para ser un imbécil: ambas, en efecto, son formas de la hemiplejía moral".

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: