Mentiras y propaganda sin paños calientes. Por Francisco Gómez Valencia

Pablo Iglesias nos habla en su nuevo papel de expolítico

“Las mentiras y propaganda demuestran que en España, la libertad de prensa y opinión, si se es crítico, repercute seriamente a la salud”

Decía Pablo Iglesias en uno de sus últimos aquelarres públicos (en una escapada realizada con la excusa de la precampaña de Castilla y León), que “como ya no es político ahora ya puede decir la verdad a propios y a extraños”. Y además reconocía por su cuenta de Telegram que disponía (a todos los efectos ilegalmente) de los últimos datos del “CIS de Tezanos” antes de hacerse públicos, lo cual le provocaba buenas sensaciones respecto a los resultados que espera que consiga la formación política a la que representó en el acto propagandístico aclarando y resaltando que solo como expolítico.

Por aclarar me refiero al exmarido de “la fe-ministra de las tetas”, al exvicepresidente 1º del actual Gobierno (responsable voluntariamente por entonces aunque a tiempo parcial -hasta que las vio venir-, de las residencias de ancianos mientras se morían a destajo, al mismo tiempo que recomendaba las series que se veía en su casa, por las redes sociales…), y exmiembro del CESID en calidad de comisario político sin funciones definidas. Por lo tanto y en su calidad de “ex” como él mismo se define, se podría decir que fue una persona “non grata” del ejecutivo aunque, circunstancialmente tuviera y disfrutara en todos los sentidos habidos y por haber, de cierto poder propagandístico y mediático, en la mayoría de las ocasiones más por pena, que otra cosa.

Por otros lares, le contaba el otro día Pedro Sánchez a un conjunto de jubilados del PSOE en una localidad madrileña durante un acto organizado para aplaudirse por los incrementos del 2.5% de las pensiones contributivas y del 3% de las no contributivas, que no solo es justo que su nivel adquisitivo se vea incrementado por justicia social sino que además era una medida histórica. El alto mandatario obviaba avisarlos de que esa subida se la gastarán y no la disfrutarán por culpa de los altísimos índices de inflación que estamos sufriendo todos gracias a su incompetencia, y que por lo tanto pese a la subida, palmarán pasta.

Pedro Sánchez protagonizando su última performance titulada, La luz y la esperanza para vosotros, mis queridos y sufridos yayos SOY YO

En ese mismo acto (imagino que de forma organizada), uno de los pensionistas “jubiletas del PSOE”, escenificó la dichosa pregunta (cojonera)… El tema de moda: es decir, el mal servicio que los bancos sistemáticamente ofrecen a la tercera edad, acrecentado por los cambios de horarios, reduciendo el servicio de cara al público. Por si fuera poco como la aceleración del perjuicio ocasionado se ve alimentado por la dichosa digitalización forzosa que se está tratando de imponer a la sociedad en general, obligo al presidente a salir del paso mediante su mejor sonrisa sostenible.

Y como esto es así, los desajustes provocados son tan importantes que Sánchez sin inmutarse lo tuvo que afrontar minimizando los daños con sus respuestas más que estudiadas, utilizando la empatía como la mejor arma posible para que no le arruinara la “performance”. Como de costumbre “el trilero de la Moncloa” se sacó un As de la manga y dio al figurante simplemente la razón, obviando que la banca es directamente uno de los sectores estratégicos elegidos para acelerar “el gran reseteo”, cueste lo que cueste.

Por este motivo y para salir temporalmente del paso, el Gobierno ha llamado a consultas a los principales responsables del sector para que en el plazo de un mes las partes implicadas lleguen a algún tipo de conclusión respecto al asunto. La ministra de asuntos Económicos, Nadia Calviño, encabezó las reuniones para revisar y modificar los “Protocolos Estratégicos para Reforzar el Compromiso social y Sostenible de la Banca” (No es coña, se llama así…), así que ya veremos en lo que queda el asunto…

En otro orden de cosas, el ministro de Consumo Alberto Garzón, anunció que sufre de Covid y que por ello se ve obligado a anular su agenda.

Por otro lado la ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030 (y Secretaria General de Podemos), Ione Belarra, defensora de las políticas medioambientales más agresivas desde que se formó la formación que ahora dirige, para asistir a una reunión informal de ministros de Educación y Juventud en Estrasburgo (Francia) se pilla el Falcon con todo lo que contamina y “se fuma de paso un puro” mientras nos dice a través de un video propagandístico que “para ella es un honor representar a las hijas que con sus madres y abuelas salen a la calle cada 8M para recordarnos que no tenemos un planeta de repuesto

Y como colofón de garrafón. terminamos la sucesión de ejemplos “random” con el inigualable Rafael Simancas que muy enfadado por las redes al hilo de los últimos datos económicos decía que: “DEJEN DE MENTIR”, que: “YA ESTÁ BIEN”. Según este superviviente… “la economía en España, no se ha dado un batacazo, sino que ha crecido en el 2021, y no al 1%, ni al 2%, sino al 5%, la mayor subida en 20 años. Mentir imposibilita el entendimiento y deteriora la democracia”. Pero obvia reconocer que la gestión de la pandemia nos hizo partir del suelo del -10.8% según el INE y que el efecto simplemente es como cuando abrimos un refresco. El problema es que han abierto tantos en tres años que apenas nos queda gas.

La verdad es que podríamos estar así hasta el día del juicio final pero los ahorraré el trámite, aunque si me gustaría diferenciar que estos gestos poco ejemplares de algunos de los políticos que marcan nuestro destino, no forman parte de los 115 millones de € destinados en los Presupuestos para la propaganda informativa institucional.

Que se vayan a gastar el doble que hacía el PP de Rajoy (“el salvador de La Sexta”, La SER y El País), total para discriminar a determinados medios críticos como hacen habitualmente, sumando a la lista a algunos de los grandes, como sucedió la semana pasada (hecho que provocó que los aportaran la misma información un día después anunciándolos que esta práctica será la habitual), quizás como se suele decir: “no necesitaba de estas alforjas”, pero lo cierto es que la discriminación ya existía y los grandes ahora perjudicados no los hicieron ni caso (salvo algún periodista puntualmente), seguramente por la escasa difusión que tienen, pero en todo caso se demuestra que en España, la libertad (en este caso, la de prensa y opinión) si se es crítico, repercute seriamente a la salud.

Francisco G. Valencia

Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid en 1994 por lo tanto, Politólogo de profesión. Colaboro como Analista Político en medios radiofónicos y como Articulista de Opinión Política en diversos medios de prensa digital. De ideología caótica aunque siempre inclinado a la diestra con tintes de católico cultural poco comprometido, siento especialmente como España se descompone ante mis ojos sin poder hacer nada y me rebelo ante mí mismo y me arranco a escribir y a hablar donde puedo y me dejan tratando de explicar de una forma fácil y pragmática porque suceden las cosas y como deberíamos cambiar, para frenar el desastre según lo aprendido históricamente gracias a la Ciencia Política... Aspirante a disidente profesional, incluso displicente y apático a veces ante la perfección demostrada por los demás. Ausente de empatía con la mala educación y la incultura mediática premeditada como forma de ejercer el poder, ante la cual práctico la pedagogía inductiva, en vez de el convencimiento deductivo para llegar al meollo del asunto, que es simple y llanamente hacer que no nos demos cuenta de nuestra absoluta idiotez, mientras que la aceptamos con resignación.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: