Por donde pisa no vuelve a crecer la hierba. Por Gusarapo

Por donde pisa no vuelve a crecer la hierba.

«Recuerden aquello que siempre se ha dicho de Othar, el caballo de Atila, un pequeño Tarpán que por donde pasaba no volvía a crecer la hierba»

Conseguir clientes suele ser tarea complicada, mantenerlos y sobre todo a los mejores, tarea ímproba. Perderlos, lo más fácil. Un malentendido, un simple desencuentro, un pequeño roce, llevan al traste, de manera inmediata, una relación comercial de años.

El pasado mes de noviembre, el gobierno de Argelia tomó la decisión de dejar fuera de servicio el gasoducto Magreb-Europa que suministraba gas a través de Marruecos. El motivo, las malas relaciones entre los gobiernos argelino y marroquí.

Desde ese momento, el gobierno del reino aluita se ha visto obligado a comprar la mitad del gas que necesita en otros mercados, y ha estado presionando al gobierno español para que le restituya el suministro de gas argelino. España recibe actualmente el gas argelino a través de un único gasoducto, el Medgaz, de 10 bcm que une Orán con Almería, y mediante buques metaneros.

Un bcm, millardo de metros cúbicos o kilómetro cúbico de gas natural, equivale a mil millones de metros cúbicos.

El gobierno argelino ha estado meses avisando al gobierno español de su intención de favorecer a otros países comunitarios en el caso de que parte del gas enviado a España acabe en Marruecos. Argelia suministra gas a Italia a través del gasoducto Transmed, con capacidad de 32 bcm.

A mediados del pasado mes de marzo, tuvimos conocimiento del cambio de política exterior de nuestro gobierno en relación con el asunto de la situación del Sahara Occidental, al apoyar la propuesta de autonomía para el Sáhara Occidental que Marruecos presentó ante Naciones Unidas en 2007, y abandonar el reconocimiento del derecho a la autodeterminación del Sáhara Occidental y a la celebración de un referéndum acordado por Naciones Unidas, reconociendo la soberanía de Marruecos sobre dicho territorio. Esta propuesta marroquí estaba siendo apoyada por el gobierno de los Estados Unidos.

El gobierno argelino llamó a consultas a su embajador en España, Said Moussi.

A primeros del presente mes de abril, el primer ministro italiano, Sr Draghi, visitó Argelia y se reunió con el presidente argelino, Abdelmadjid Tebboun, logrando que se suscribiera un acuerdo de aumento de suministro entre la argelina Sonatrach y la italiana Eni. La misma Eni que explotará junto a la marroquí Onhym y Qatar Petroleum el yacimiento petrolífero que acaba de ser descubierto entre las costas marroquíes y las canarias.

Además se han alcanzado acuerdos de cooperación en el desarrollo de energías renovables e hidrógeno verde.Por otra parte, el gobierno italiano pretende alcanzar acuerdos de suministro de gas con los gobiernos de República del Congo y Angola, para disminuir la actual dependencia del gas ruso, que alcanza el cuarenta por ciento del consumo nacional italiano.

No acaban aquí las consecuencias del cambio de política del gobierno español en la cuestión del Sahara Occidental.De forma inmediata, tras conocerse el reconocimiento de la soberanía marroquí sobre ese territorio, el gobierno argelino empezó a ralentizar los trámites burocráticos que autorizaban la importación de bovinos vivos al país, culminando en un cierre total a dichas importaciones.

Hasta el año 2020 exportábamos a Argelia alrededor de 20 mil TM de carne, pero a partir de la pandemia las operaciones se redujeron bastante, aún así, en el año 2021 exportamos unas 30 mil cabezas de bovino vivo. Actualmente no exportamos ni carne ni animales vivos, perdiendo un volumen mensual de operaciones de alrededor de cinco millones de euros.

Por suerte, en diciembre de 2019 se firmaron  acuerdos comerciales con Libia para la exportación de carne y bovinos vivos, pero el golpe que la pérdida del mercado argelino supone para el sector ganadero es muy grande. Libia es el destino para una cuarta parte de las exportaciones españolas de bovinos vivos.

El sector vacuno español exportó en 2020, 338.493 cabezas.

La cuota de mercado que nosotros perdemos será aprovechada por nuestros competidores directos, Francia e Italia.

El destrozo que el actual gobierno está causando con su torpeza, incapacidad y sectarismo en el sector agrícola es enorme. Y no sólo en el agrícola, pero es el que mejor conozco y el que me toca vivir.

Recuerden aquello que siempre se ha dicho de Othar, el caballo de Atila, un pequeño Tarpán que «por donde pasaba no volvía a crecer la hierba«. Antonio no tiene caballo, ni siquiera mula, pero causa los mismos efectos que Atila, con una diferencia, que el huno conquistó el mayor imperio conocido hasta entonces y el otro está destruyendo a su propio país.

Gusarapo

Soy más de campo que las amapolas, y como pueden ver por mi fotografía, también soy rojo como ellas. Vivo en, por, para, dentro y del campo. Ayudo a satisfacer las necesidades alimenticias de la gente. Soy lo que ahora llaman un enemigo del planeta Tierra. Soy un loco de la naturaleza y de la vida.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: