Como el rosario de la aurora. Por Francisco Gómez Valencia

Ya lo dijo Otegui, lo que haga falta si nos interesa

“Lo importante es que esto no se mantiene y otra vez, nos emplazan con buenas palabras a 2025: Estamos como el rosario de la aurora”

Decía Simancas que habían conseguido superar con éxito la semana teniendo en cuenta lo complicado que inicialmente iba a resultar para ellos. Los resultados de la EPA, el IPC adelantado y para colmo, la necesidad imperial de tapar sus vergüenzas aprobando el decreto para paliar los efectos de la guerra de Ucrania, no eran cuestiones menores pues las tres son negativas y por ello de crucial importancia para seguir destrozando España en su propio beneficio.

Comentaba Ayuso desde Asturias, que el ejercicio del poder es lo que mueve a Sánchez y no le falta razón pues de todos es sabido, que lo mueve el rencor incluso hasta hacia la parte de lo que queda de socialista en su partido. Su actitud no oculta su odio hacia quienes lo echaron “a gorrazos” por traidor con nocturnidad y alevosía, aunque debo reconocer que “su persona” ha crecido desde entonces maléficamente hablando, una inmensidad.

La EPA venía fresca y altiva reconociendo que en el primer trimestre se han destruido en nuestro país (DESTRUIDO), 100.000 empleos y el paro ha subido en 70.900 efectivos. O sea que ni “contrareformilla” laboral ni gaitas, como venimos denunciando en este medio mes a mes con “los cuentos de las cuentas del paro”. El nivel de familias con todos sus miembros parados sigue creciendo peligrosamente hasta 1.052.900 con lo que implica de cara al incremento del índice de pobreza del país. Los jóvenes siguen siendo una parte primordial del desastre pese a las engañifas que los ponen delante (como la zanahoria al burro), de hecho de la cifra anterior, 298.700 viven solos, por lo tanto son contemplados como unidades familiares. Y por si fuera poco, el principal problema que pretendieron arreglar desde el Ministerio de trabajo que era la temporalidad, sigue siendo el talón de Aquiles de nuestro mercado laboral y para más INRI, donde más crece no es en el sector privado sino en la administración pública, exactamente en educación, sanidad y empresas como Paradores, es decir, hostelería.

En la España socialista no se trabajan más horas sino que se reparte lo que hay, lo cual implica más precariedad. Al aumentar esta, los salarios no son suficientemente efectivos para mantener a más familias o a más jóvenes emancipados. Por esto lo fijos discontinuos se han incrementado hasta en un 500% con el mismo derecho por despido de antes, es decir, 20 días por año trabajado. El empleo a jornada completa ha disminuido en 171.500 personas, subiendo el parcial en 71.300, lo cual significa que la tasa de empleos parciales asciende nada menos que al 13.99%. El número de personas ocupadas asciende a los 20.084.700 siendo este un 50,51% de la población activa, dato engañoso que sirve a la izquierda para justificar sus políticas, aunque como ya hemos demostrado ampliando la función pública y los contratos a jornada parcial. Es decir: socialismo o cuasi comunismo en vena con más pensionistas, parados, subvencionados, enchufados y por supuesto más pobres encubiertos, aunque según ellos muy contentos…

En cuanto al IPC adelantado se coloca en el 8.4% subiendo un punto la subyacente (que no tiene en cuenta los costes energéticos), lo cual reafirma que este dato al que coloquialmente denomino impuesto a los pobres parece que ha venido para quedarse, asumiendo que finalizaremos el año al 9,8% de media gracias a las subidas salariales que se producirán de aquí diciembre, pues quedan más de medio millón de empresas sin firmar sus convenios colectivos. Además y hasta ahora, los salarios solo han crecido un 2,3% por lo que el poder adquisitivo ha disminuido considerablemente en lo que va de año.

El blanqueamiento de la ETA ya es total, Bildu ya es Estado

En cuanto al último escollo para el Gobierno, es decir, el trance de aprobar el decreto que trae consigo las medidas correctoras para paliar los efectos de la guerra de Ucrania. Destacar que venía marcado por el interés por topar el precio del gas a la carta para España y Portugal de forma temporal y a coste futuro, lo cual implicará una rebaja en la factura de unos y el repunte de la misma para otros, teniendo en cuenta que además la deuda generada hacia las energéticas la terminaremos pagando todos vía impuestos, seguramente cuando ya no estén en el Gobierno, como habitualmente suele suceder.

Ante la negativa de aceptar la liberal bajada de impuestos como medida correctora a la inflación, continúan jugando con la deuda publica vendiendo humo y emplazándonos hasta 2025 con planes de otro mundo. Ahora nos presentan a bombo y platillo sus soluciones eso sí, con su mejor sonrisa para tratar de engañar otra vez a la opinión pública con datos surrealistas hablando de cifras de paro a futuro por debajo hasta del 10%, mientras la realidad es que tienen que recortar un 2,7% la previsión del PIB para este año dejando, las cifras de crecimiento al 4.3%. Ante esta cifra, las Ministras de Economía y Hacienda nos dicen que el crecimiento aun así es impresionante pero lo que no nos cuentan, es que venimos de las catacumbas por culpa de su gestión en lo peor de la pandemia siendo esta a su vez, la más lamentable de toda Europa y parte del mundo civilizado.

Bildu, la ETA, espías espiando a golpistas ofendidos, rufianes gordos de codicia que dicen defender al pueblo pero con excepciones, Podemos pidiendo la dimisión de Margarita Robles; esta, apestando a “felipismo” bien heredado por Rubalcaba y sus cloacas gestionadas desde la Fiscalía anterior y actual y todo lo que ustedes quieran. Lo importante es que esto no se mantiene y otra vez, nos emplazan con buenas palabras a 2025 y mientras tanto la culpa es de Putin y “la indigna oposición”, es decir, “el indigno PP” y la extrema derecha que lo aturde…

Francisco G. Valencia

Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid en 1994 por lo tanto, Politólogo de profesión. Colaboro como Analista Político en medios radiofónicos y como Articulista de Opinión Política en diversos medios de prensa digital. De ideología caótica aunque siempre inclinado a la diestra con tintes de católico cultural poco comprometido, siento especialmente como España se descompone ante mis ojos sin poder hacer nada y me rebelo ante mí mismo y me arranco a escribir y a hablar donde puedo y me dejan tratando de explicar de una forma fácil y pragmática porque suceden las cosas y como deberíamos cambiar, para frenar el desastre según lo aprendido históricamente gracias a la Ciencia Política... Aspirante a disidente profesional, incluso displicente y apático a veces ante la perfección demostrada por los demás. Ausente de empatía con la mala educación y la incultura mediática premeditada como forma de ejercer el poder, ante la cual práctico la pedagogía inductiva, en vez de el convencimiento deductivo para llegar al meollo del asunto, que es simple y llanamente hacer que no nos demos cuenta de nuestra absoluta idiotez, mientras que la aceptamos con resignación.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: