España bajo los social gobernantes ya no vive, solo pierde sangre. Por Rodolfo Arévalo

España bajo los social gobernantes ya no vive, solo pierde sangre.

“España bajo los Social gobernantes solo pierde sangre… ¡Ah¡ y dinero que desaparece por cualquier agujero, perdón maleta”

Están clavadas tres cruces en la España que no vive, por la libertad perdida y el tonto del Antoñito. Asíndeton, asíndeton, “asín” de tontorrón, asíndeton, “asíndetontorron”, fue aquel voto de rondón que nos metieron por ahí, asíndeton, asíndeton, “asíndetontorron”.

Paro, hambre, colas, agresiones, indocumentados e “inmigrados“, forman parte ya del nativo español suelo. La verdad es que suelo y vuelo, porque revuelan a nuestro alrededor variopintas culturas que traen males extraños a lo Español, ¡Qué digo!, a lo europeo. Y no, no estoy hablando de dulces, de buñuelos, ni de Semana Santa, ni de la Feria de Abril, con vestidos de faralaes y monturas engalanadas, hablo de desesperación y desconsuelo. Hablo de quienes dejaron de ser pasante clase de pasotas, para pasar a ser clase de optantes a donaciones depredadoras.

Hay muchos, como decía Aznar, “mireusted”, hoy día campan por doquier y no tienen meta por desgracia. Grandes falacias han vendido a lo largo de los años como han podido, y han calado, tanto, que quedarían atascadas en el canal de Suez… ¡Otra vez! Líbrennos los santos de los cielos aunque sean pendencieros, y no como los “sobaos”, que siguen siendo Pasiegos, que no hay votación electoral, ni mitin de izquierda radical que no gotee, con la subida del nivel del mar. ¡Ay! Temperatura, temperatura, no amenaces ”jodida criatura” no des alas a los nefastos pensadores de izquierdas, inocentes criaturas, que caen engaño tras engaño en las redes del global globalizador, que brilla como la Real Academia, pero sin duda no da esplendor. Y fijar, si te fijas, ya no fija nada, que hoy todo pasa y todo queda, como decía el poeta, pero no lo bueno, sino lo absurdo y patatero, como quedó el famoso cero.

España bajo los ¿Social gobernantes? solo pierde sangre… ¡Ah¡ y dinero que desaparece por cualquier agujero, perdón maleta. Es una menorrea constante, de dinero, ¿Quién lo tuvo?, ¡Yo lo requiero! porque comprar alimentos, es difícil, casi ya ni te cuento. Optar por una sopa es rentable y hasta saludable, pero yo, que casi nunca compré una pata de jamón, no lo volveré a catar ni por omisión.

Ya no existen los fines de mes, parecen haberse vuelto del revés, y lo que antes era principio hoy solo es fin constante y menguante. Pierde empuje, pierde presencia, pierde influencia, pierde poder, ese que tuvo apenas, como un suspiro, cuando Aznar plantó los pies en la mesa del americano y de manera casi mágica. Aznar el nivel del mercado mantuvo, por mucho que subiera la luz, cantidad que hoy fuera consuelo y no asustará con revuelo de vatios que ya nunca bajan del terceto numeral.

Hoy estaría bien Santa Teresa de Ávila, porque seguiría muriendo por no morir, pero no en sentido literal sino, de asco y tedio. A veces, sobre todo cuando llegan noticias del banco, del que por cierto me quiero cambiar, porque es caja y avara, me hecho a temblar, qué nuevo pesar, qué horripilante nuevas me traerá. ¿Será que estoy en números rojos, o que los rozo? Desde luego puedo asegurar que en la abundancia mis finanzas no van a estar. Y a veces hasta te increpan y dicen “vendrá un cargo que no puede afrontar”, ¡Pues paga tú ¡elato prepotente!, que mi nómina llegará prudente a socorrer mi economía, nuevamente. Devolver un recibo de catorce euros es algo para eso y no echar gota.

Pero al parecer las protestas les rebotan, no llego a saber si el malo de esa película de terror es el consejo de administración con el director a la cabeza o solo se trata de un “berzas” de sucursal que, por no quedar mal con su jefe, contra ti arremete. Pero buen todo esto son pequeñeces ante las cuales tu, como ser humano, solo languideces.

Si no es carne será pescado o sino macarrones que es lo más demandado. Si a una gran familia has de alimentar, garbanzos, judías y pasta has de comprar, porque para otra cosa apenas llegará, y si estas solo, pues igual, pues lo que excretas, con perdón, no es oro, ¿Para qué invertir mucho en producción? De todos estos asuntos extraemos algunos una lección… Grita a diestra y a siniestra, no votes a la izquierda nunca más, vota la derecha y acertarás y si es esa, denominada extrema, no tengas miedo ni mesura, pues te aseguro que trabajo, dinero y vida tendrás, antes de que pueda evitarlo Satanás. Y que no te asuste lo de extrema, la izquierda la usa, aunque de manera exultante y avasalladora, y mira por donde el socialismo también la usa para ser número como en USA, pero en las listas de éxitos de hecatombes.

Por Dios, que los españoles no vuelvan a ser asíndeton, asindetontorrones, que no vayan por melones y hierren el voto y luego recojan solo carcasas vacías de cacahuete. Por todo esto es por lo que están clavadas tres cruces en la España que no vive, por la libertad perdida y el tonto del Antoñito. Asíndeton, asíndeton, “asín” de tontorrón, asíndeton, “asíndetontorron”, fue aquel voto de rondón que nos metieron por ahí, asíndeton, asíndeton, “asíndetontorron”.

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: