Del infinito legado de David Bowie. Por Rafael Gómez de Marcos

David Bowie

«The next day es un disco denso, intrigante e incluso incómodo, pero si eres fan de David Bowie te irá atrapando poco a poco con su legado»

Se había especulado mucho sobre su retiro definitivo, pero diez años después de su último trabajo “Reality” y con una dolencia cardíaca de por medio que le mantuvo alejado de los escenarios, en enero de 2013, David Bowie anunció por sorpresa la publicación de su vigesimocuarto álbum de estudio titulado «The Next Day«, un trabajo que había ocultado a todo el mundo y que desde el principio de las sesiones había ordenado a su séquito el más estricto silencio, haciéndoles firmar a todos acuerdos de confidencialidad.
The next day” fue el mejor trabajo de Bowie en los últimos veinte años, un disco que necesita pocas escuchas para cogerle el punto. Es en esencia una obra moderna conectada con el legendario pasado sonoro del artista. Un artista que supo traspasar fronteras, una novedad en el panorama de la música pop de finales de los sesenta, una transferencia de información del mundo del arte al pop que no había ocurrido antes.
The next day” es un disco denso, intrigante e incluso incómodo, pero si eres fan del camaleón te irá atrapando poco a poco. Tres años antes de su fallecimiento nos regaló maravillas como «Where Are We Now» mi favorita.

Rafael Gómez de Marcos

Enamorado de la vida, reivindico mi infancia, mi verdadera patria, tres pilares, El Capitán Trueno, The Beatles y Joan Manuel Serrat, me fascina la ópera, me encanta bailar bachata y considero que decir cine americano es una redundancia. TVE no vio en mí ningún talento tras más de treinta años de servicios, Talento que me concedió la Academia de las Artes y las Ciencias de la Televisión en reconocimiento a mi trayectoria profesional. Nunca he estado afiliado a ningún sindicato y jamás he militado en ningún partido. Mi cita de bandera es una frase de José Ortega y Gasset: "Ser de la izquierda es, como ser la derecha, una de las infinitas maneras que el hombre puede elegir para ser un imbécil: ambas, en efecto, son formas de la hemiplejía moral".

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: