La extrema derecha, la prosperidad de los pueblos y la Meloni. Por Rodolfo Arévalo

La extrema derecha, la prosperidad de los pueblos y la Meloni

«Se extrañan algunos de que, lo que llaman la extrema derecha haya ganado las elecciones en Italia, con Meloni a la cabeza»

Se extrañan algunos de que, lo que llaman la extrema derecha haya ganado las elecciones en Italia, con Meloni a la cabeza. A veces me hacen dudar de su inteligencia, claro que siendo de izquierdas poca inteligencia en general pueden tener algunos. Al parecer mucha gente, esos que van con la baba colgando, no se ha dado cuenta de que en Europa, que había alcanzado unos niveles de vida altos, tanto económicos, como culturales y sociales, la gran mayoría de los habitantes no están por la labor de que les hagan retroceder en estos avances muchos años. Han pagado muy caro, hasta con sangre haber llegado a una sociedad que, mal que bien, permite a los individuos prosperar con su trabajo. Que permite disfrutar de una sociedad de clases medias frente a la pobreza extrema de otros lugares del mundo y a las desigualdades entre super ricos y pobres del tercer mundo.

 

Pues no “mire usted” no se enteran, porque lo que les pone a esa caterva de bobos de baba es la extrema izquierda, vamos cambiar la Libertad de los individuos, por las migajas de pan que ellos repartirán, si te portas bien y dices si Bwana al dirigente de turno, en nuestro caso procedente de León. Encima se quiere culpabilizar a la gente que trabaja mucho o muy bien y por consiguiente consigue muchos beneficios, haciéndoles ver que son insolidarios y que deben pagar impuestos muy por encima de lo que debería ser justo. Llegar a unos niveles impositivos de casi el cincuenta por ciento, es depredador del trabajo. Pasó hace años en Inglaterra y lo que se consiguió fue que se recaudara menos, porque los que mas trabajaban, y más ganaban, dejaron de hacerlo para llegar a ganar lo justo que les permitiera pagar lo mínimo posible.

 

Veamos, se puede ser solidario incluso caritativo ante las buenas causas y las necesidades, pero esto debe de ser algo voluntario, que salga del corazón del que lo haga. Esas cosas no funcionan por el ordeno y mando. Hay un refrán muy español que lo pone por escrito: “la caridad bien entendida empieza por uno mismo” y curiosamente tiene toda la razón, porque el que no cubre sus necesidades ¿cómo va a cubrir las de los demás?

 

Tenemos en Europa un problema que en gran parte han producido los medios de comunicación, porque han hecho ver en otros lugares menos favorecidos que por estos lares la gente vive a cuerpo de rey. Pero la pregunta es ¿quiénes?, y comparados ¿con quién? Evidentemente si no hablamos de culturas pre medievales de África o Sud América es evidente que sí, pero eso no se soluciona incorporando aquí a cientos de miles de individuos que vienen creyendo en jauja, y creando problemas de servicio social, médicos, y de delincuencia, este problema solo se arregla actuando en sus lugares de origen, forzando cambios en los gobiernos y en la forma de trabajar y crear riqueza.

 

Estando en África un chaval joven, tendría mi edad, me dijo que iría a Europa a estudiar medicina y después volvería a África para ser curandero. Conocer las medicinas y técnicas en Europa le haría llegar a ser muy conocido y cotizado. Esto me hizo ver lo difícil que es cambiar la cultura de unos países inmersos en esas culturas tribales. Está claro que el mundo actual no lo arregla la inmigración, que al contrario solo produce más problemas a corto y largo plazo. La globalización económica ya es difícil porque crea muchas desigualdades, pues siendo esto así, muchas más desigualdades crea la inmigración, porque no solo hay que incorporar al trabajo a individuos que nada tienen que ver con occidente, sino que encima, traen consigo sus formas de vida y religión, que muchas veces hasta quieren imponer o al practicarla ponen trabas al desarrollo diario de la vida de los autóctonos. Y muchas veces el desencadenante de estos problemas es la religión y las tradiciones, que no llaman la atención en sus lugares de origen, pero sí en Europa.

 

La matanza de corderos en la fiesta de dicho nombre, tiene un impacto visual nada agradable a los ojos de los Europeos del siglo XXI. Se puede argumentar que también aquí se matan miles de corderos y otros animales para comer, pero lógicamente se hace en lugares preparados para ello y procurando que los animales sufran lo menos posible. La muerte de esos seres vivos se ha convertido en algo que se tiene apartado del común, precisamente por el rechazo que causaría en muchas de las personas que habitan occidente.

 

Se critica a Meloni entre otras cosas de ser fascista, yo no digo ni que sí, ni que no, pero lo que sí digo es que las sociedades Europeas empiezan a estar un poco hartas de las estupideces políticamente correctas de los más inclinados a las izquierdas políticamente correctas, máxime cuando son los primeros que usan la violencia a veces gratuita contra la sociedad en general que acepta las leyes y la democracia. Y es por todo esto por lo que yo me extraño de que lo que extrañan algunos, sea el hartazgo que saca el pueblo llano, que hace ganar a la extrema derecha con Meloni a la cabeza. A veces me hacen dudar de su inteligencia, claro que siendo de izquierdas poca inteligencia en general pueden tener algunos. Siempre se ha dicho que los intelectuales son de izquierda, pero me parece a mí una pose, porque la derecha en el siglo XXI se impone por goleada.

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: