Tiempo de traidores. Por Francisco Gómez Valencia

La traición consumada

«Más vale que VOX entre en el Gobierno para controlar y forzar al heredero de Mariano Rajoy para que defienda a España de las alimañas»

Debe ser muy duro ver cómo los 18 votos de EH Bildu y ERC consiguen mejoras para la vida de la gente, mientras los 150 diputados de las derechas no valen para absolutamente nada. Sus ataques, insultos, gritos y amenazas no nos harán desviarnos ni un ápice de nuestros objetivos”. Mertxe Aizpurua. Portavoz bilduetarra en el Congreso, condenada en su día por apología del terrorismo.

No hay gobierno de progreso en el Estado español sin los que nos queremos marchar del Estado español y además somos de izquierdas, no sostenemos esa oportunidad. Esa es la gran paradoja. Sin vascos independentistas y sin catalanes independentistas no hay gobierno de izquierdas (PSOE, Podemos) y eso es lo que nos ofrece la oportunidad de negociar cosas”. Arnaldo Otegui. Terrorista confeso de ETA y condenado por ello. Actual líder de EH Bildu y aliado del PSOE según Patxi López (Portavoz socialista en el Congreso)

La realidad se llama “sanchismo” y la vivimos mansamente. Aceptamos el sainete manipulados por los grandes medios que blanquean la nueva normalidad política deliberadamente. Estos nos entretienen y reeducan en cambio climático, VIOGEN, y demás basura “woke” por orden del actual Gobierno, el cual obedece a los organismos supranacionales y grandes multinacionales que los engrasa.

Decisiones apestosas como el posicionamiento de Policía o Guardia Civil desde finales de la década pasada, junto al resto de concesiones para comprar la falsa convivencia a cambio de avanzar en autonomía para cumplir con los estatutos de autonomía, significa ceder al chantaje pues el Estado no ha marcado nunca las pautas ni el ritmo, y eso nos da pie para asegurar categóricamente que el poder político en forma de bipartidismo, ha debilitado el Estado de manera continuada. Y esta debacle se culminará de no producirse otro cambio político que definitivamente pare en seco la actual fractura social devolviendo a todas las minorías al lugar que deben ocupar.

Los torpes movimientos estratégicos llevados a cabo por los Gobiernos centrales del PP negociando siempre a la baja y cediendo competencias, parecen más groseros que los mismos del PSOE gracias a las denuncias continuas llevadas a cabo por las escisiones del PP, las cuales nacieron precisamente por su rendición frente al nacionalismo. Y es conveniente incidir en esto pues la otra parte es obvio que ya son un “todo” con una única hoja de ruta marcada.

Las izquierdas ya son un nauseabundo y solido conglomerado apenas sin fisuras y la definitiva traslación del PSOE mimetizándose con el radicalismo de manera institucional, era lo único que faltaba por culminar. La degradación de Zapatero llegando al poder gracias a los atentados de los trenes, marco el camino y por eso provocó la reacción social necesaria para revertir la debacle, aunque al pasmado de M.R. le faltaron cojones y le terminaron robando la cartera a él y a los cafeteros tecnócratas, progres y tibios “peperistas” que le acompañaban.

Y como los tramposos no duermen, solo había que esperar el momento. Por eso “Sánchez se echó al monte” pues se percató antes que nadie de que el bipartidismo había muerto. Para ello, pegó un golpe de timón en su organización enterrando en cal viva a los que defendían los valores patrios y una vez tomadas definitivamente las riendas, pactó sus condiciones con los nacionalistas de cara a dar el golpe de gracia a la democracia. El nuevo Frente Popular estaba conformado en pleno siglo XXI. Desde entonces la concesión es negociación y la rendición del Estado, diálogo. La nueva normalidad consiste en cambiar reglas y hacer leyes que dejan en fuera de juego a quienes se resisten a entender que las felonías del “Rey Felón” ya tienen carácter de Ley.

Al comunismo no se le gana con un excell” (Víctor Sánchez del Real).

La economía ya no cambia gobiernos como pasaba en el siglo XX, sino la batalla cultural” (Agustín Lage).

El PP sigue sin derogar a nivel autonómico las leyes liberticidas presentadas y aprobadas por ellos mismos que replican lo mismo que dicen las leyes aprobadas por José Luis Rodríguez Zapatero. Estos días Alberto Núñez Feijóo ha prometido volver a incluir la sedición como delito en el Código Penal, pero… ¿y de lo de Zapatero, y del resto de Sánchez?

Ganan Andalucía pero no derogan nada de lo hecho por el socialismo en 40 años. El presidente pepero del Parlamento andaluz le quita la palabra a un diputado de VOX porque en su derecho de réplica calificó a los socialistas como “golfos” mientras les pedía que devolvieran los 680 millones de € robados, pero no hace lo mismo cuando justo antes los socialistas los habían llamado “fascistas” por enésima vez. Para el PP (aunque a ellos también se lo llamen), llamar “fascista” a uno de VOX no es un insulto pero llamar “golfo” a un socialista sí. Lo que está haciendo Juanma Moreno se trata de otra estafa al electorado igual que hizo M.R.

Además disponen de mayoría absoluta en Galicia donde el mismo Feijóo ha ejecutado políticas tan nacionalistas, que han arrinconado al nacionalismo radical gallego. En Murcia, con otro pusilánime al frente le roban los calzoncillos colgados del tendedero del Ayuntamiento. El memo, denunció su ineptitud por la tele la misma noche de autos. Sus quejas no valieron para nada pues hacer política sin mover ni un solo músculo está demostrado que no sirve para nada. Menos mal que fue Teodoro a comprar algunas voluntades de Ciudadanos para mantener la Comunidad. Y en Madrid no se deroga nada de lo impuesto por Cifuentes gracias a que de momento Vox a nivel autonómico gana más mirando hacia otro lado. De hacer lo contrario como en el Ayuntamiento, el PP se sostiene en los comunistas de la exalcaldesa comunista Carmena.

Por último la excepción es Castilla y León donde el “flojeras” de Mañueco “se hace caca” semanalmente cuando los dos únicos y pírricos diputados de Ciudadanos y Podemos (porque así lo ha querido la gente votando), le recriminan no seguir siendo moderado y cómplice, demostrando otra vez que sus cuadros no representan a su electorado.

Así estamos ¿Alguien en su sano juicio sigue creyendo que no es necesario controlar al PP?, ¿Por qué “los tibios peperistas” aún con la que está cayendo, critican a Carla Toscano por decir la verdad sobre Irene Montero?, ¿Por qué no lo hizo ningún diputado del PP? Porque los actuales “peperistas” (excepto Ayuso), se conforman con ganar metas volantes y no piensan en la general. Son más de órdago a la chica. Les gusta salir a empatar. Y de ganar sin querer, piden perdón a los perdedores porque los tienen metidos y consentidos en las instituciones.

Solo ganarán las generales de 2023 si los comunistas se suicidan antes entre ellos como tantas veces llegado el momento, ya que los nacionalistas igual hasta crecen en algún escaño y los socialistas quien sabe si aguantarán el tirón con mañas artificiales para no bajar tanto como dicen las encuestas. Y de ganar superando el pucherazo, más vale que VOX entre en el Gobierno para controlar y forzar al heredero de M.R. para que defienda a España de las alimañas con las que sus predecesores chapotearon gustosamente sin vergüenza hasta hace bien poquito.

Francisco G. Valencia

Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid en 1994 por lo tanto, Politólogo de profesión. Colaboro como Analista Político en medios radiofónicos y como Articulista de Opinión Política en diversos medios de prensa digital. De ideología caótica aunque siempre inclinado a la diestra con tintes de católico cultural poco comprometido, siento especialmente como España se descompone ante mis ojos sin poder hacer nada y me rebelo ante mí mismo y me arranco a escribir y a hablar donde puedo y me dejan tratando de explicar de una forma fácil y pragmática porque suceden las cosas y como deberíamos cambiar, para frenar el desastre según lo aprendido históricamente gracias a la Ciencia Política... Aspirante a disidente profesional, incluso displicente y apático a veces ante la perfección demostrada por los demás. Ausente de empatía con la mala educación y la incultura mediática premeditada como forma de ejercer el poder, ante la cual práctico la pedagogía inductiva, en vez de el convencimiento deductivo para llegar al meollo del asunto, que es simple y llanamente hacer que no nos demos cuenta de nuestra absoluta idiotez, mientras que la aceptamos con resignación.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: