Este diablo de gobierno no hace más que prohibir. Por Rodolfo Arévalo

Este diablo de gobierno no hace más que prohibir

«El gobierno va a prohibir fumar hasta en los lugares en que ahora esta permitido, como terrazas de bares, marquesinas de autobús y los autos particulares»

En este siglo XXI, en algunos lugares, la sociedad ha de ser y comportarse tal y como sus gobiernos imponen. Da igual que esto que vivimos se llame democracia o Pepe, es lo mismo dado que las reglamentaciones y prohibiciones son de tal amplitud que intentar aunque solo sea sentirse libre es imposible.

 

Fumar casi cualquier producto, incluye “vapear”, va a convertirse en algo que habrá que hacer en secreto, en la intimidad del hogar y con las ventanas cerradas a cal y canto. Tener sexo en público será menos pornográfico que fumar o vapear. Yo, hace veinte años, dejé de fumar por decisión propia y, aunque reconozco que pase seis meses horrorosos, no me arrepiento de ello. Hoy en día respiro mejor he dejado casi de roncar y tengo unos pulmones, según el médico, como si no hubiera fumado nunca.

 

Al parecer el gobierno va a prohibir fumar hasta en los lugares en que ahora esta permitido, como terrazas de bares, marquesinas de autobús, y otros lugares, incluidos los autos particulares. Se supone, si esto sigue por estos derroteros, que si alguien quiere fumar deberá salir al campo y buscar un lugar en el que ni siquiera exista ganadería, no vaya a ser que los animales queden apestados y esto repercuta en la alimentación humana. ¿Podemos hablar de algún tipo de libertad? Para mi que, no podemos, no debemos hablar de esto, de algo que dejará de existir, porque con cada mes y año del siglo XXI vamos perdiendo dicha libertad.

 

Las políticas hipócritas que velan por la salud de cada individuo, y que solo se justifican para ahorrar en gasto social asistencial, son un engaño para bobos, aunque lleven buena intención. Cada día se restringe más el ámbito de decisión de los individuos. En mi novela Esclavo Siglo XXI, apunto varias esclavitudes humanas de este tiempo, pero ésta en concreto no la contemplé al ser algo personal, que no debiera ni ponerse en cuestión. Otro ataque a la libertad surgirá, porque a alguien se le ha metido entre ceja y ceja, que los individuos no puedan acudir a la prostitución, estará prohibida y perseguida. Dudo que muchos hombres acudan a esta actividad por afición, más bien me inclino a pensar que, usan de ello a falta de pareja sexual, para satisfacer una necesidad física. Por otra parte las muchas mujeres que hasta ahora viven de ello, a causa de falta de cualificación para hacer otro trabajo, o por necesidad al no estar atendidas por el estado y no poder trabajar por permisos o residencia legal, ¿Qué tendrán que hacer, robar, atracar, pedir?

 

Otro asunto es que se ataque a los proxenetas y mafias de individuos que explotan a estas mujeres. Esto estaría bien y sería celebrado y agradecido. ¿Cuál es la opción que más le gusta a nuestro señor presidente? Creo que si en vez de pensar en medidas coercitivas, el gobierno pensase en remar a favor de obra, siendo esta el empleo, facilitando la contratación y dando acicate a las empresas para ofrecerlo, simplificando los trámites para el trabajo de los extranjeros etcétera otro gallo nos cantaría.

 

Por otra parte esta claro que cuando los sueldo de las clases obreras no suben de mil euros, las personas que hacen los trabajos que sean, no pueden llevar una vida que les permita, no ya solo pagar todas sus necesidades, si no siquiera poder llevar una vida autónoma si no poseen vivienda, porque el alquiler está ya en esos precios. No sé que hacemos en España, pero puedo constatar que, mientras los sueldos en países de nuestro alrededor superan los dos mil euros, aquí seguimos pagando a las personas su trabajo, como si realmente África empezara en los Pirineos.

 

Así que sí, mucho prohibir, mucho reglar, mucho aparentar y todo porque cuando el Diablo no sabe que hacer mata moscas con el rabo. Y este diablo de gobierno que tenemos, lo lleva clarinete en si bemol. Para disimular su nulidad, no hace más que poner sostenidos y becuadros a troche y moche. Y es por todo esto, por lo que digo que en este siglo XXI, en algunos lugares, la sociedad ha de ser y comportarse tal y como sus gobiernos imponen. Es así porque desde luego no lo tienen fácil. Da igual que esto que vivimos se llame democracia o Pepe, es lo mismo dado que las reglamentaciones y prohibiciones son de tal amplitud que, intentar aunque solo sea sentirse libre es imposible.

 

Como digo siempre, porque es un tema que me obsesiona, somos esclavos de la información sesgada y hasta manipulada y vivimos al dictado, de la cultura mosaico y a discreción de los datos, publicidades y propagandas que reciben nuestros teléfonos móviles. Menudo siglo veintiuno nos aguarda, para coger el primer cohete que Elon Musk envía a Marte y marcharnos, seguro que allí las normas de obligado cumplimiento servirán realmente para garantizar tu seguridad y tu vida y no como aquí que parecen hacerlas para tomarnos el pelo, ese del que carezco.

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: