Contando monstruos… Por Guirong Fu

Contando monstruos…

«Contando monstruos empecé por los que ha dado España la década última; y he de decir, desolado, que no son precisamente pocos»

(1)

La tarde de ayer, mientras oía caer una recia lluvia,

me dio nada menos que por ponerme a contar monstruos.

Empecé por los que ha dado España la década última;

y he de decir, desolado, que no son precisamente pocos.

(2)

Y como acostumbra suceder en todos los siglos,

un gran número de ellos, naturalmente, son políticos.

Y se dirá que la política más fácilmente los genera.

Pero no: sucede que les mueve, a ellos mismos,

una vívida inclinación por dedicarse a ella:

(3)

Intuyen que es donde se desenvolverán mejor sus más bajos instintos.

Y es que gustan, por sobre todo, de ‘la caza mayor’;

de tener, alrededor, mucha víctima fácil; mucha dócil presa.

Ahora mismo, está lloviendo aún a mares: el cielo semeja

un monstruo dormido que de repente se despierta:

(4)

Hasta ‘lo bueno’, en exceso, no trae sino calamidades.

E incluso al Azar de Dios dar con ‘el punto justo’ le cuesta:

no dio en hacer, de Su propio universo, ‘una cosa perfecta’;

sino un perenne y doliente flirteo… entre Acierto y Error.

(5)

Del fruto agridulce de ambos nuestra senda humana está hecha,

traiga bonanza o tormenta, cause deleite o dolor.

Es ello, empero, todo cuanto humanamente tenemos;

y mientras que la Eternidad no venga a vernos,

a menudo ya nada nos consuela

sino sentirnos La Obra del más Humilde Dios.

guirong fu

Tengo 60 tacos; es decir, una linda juventud... prolongada.
Catalán y ESPAÑOL de Barcelona, en donde ahora vivo feliz,
pues, TENIENDO SALUD, no me falta de nada.
Guirong Fu, en Twitter, decidí hacerme llamar;
y todos saben que es Nietzsche quien puse en mi avatar.
No hay en mí afán de ocultamiento,
pero va con mi talante el anonimato.
De otra suerte, aunque les pusiera mi retrato,
no habrían de reconocerme ustedes un pimiento.
Den todos por bien seguro, sin embargo,
que, siempre que se trate de defender MI DIGNIDAD
y EL HONOR de quienes me honran con su amistad,
no habré de ocultar de mí ni un solo dato.
¿Mis intereses? Los mismos que siempre tuve:
El humanismo, la buena literatura y el ámbito entero de la psicología.
Y aunque en la política no siempre demasiado me entretuve,
los años me han llevado a querer tomarle la medida:
Me duele su arbitrariedad, su falta de sentido común, sus dislates.
Su ambición soez, su arrogancia, su desvergüenza, su hipocresía.
Me indigna que me deslumbre con sus lindos 'escaparates'
y que cuando entramos a 'comprar' no nos dé más que porquería.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: