(I) 2 de mayo: Un doble aniversario con notables diferencias, patriotismo y traición. Por Antonio de la Torre 

Defensa del Parque de Artillería de Monteleón, de Joaquin Sorolla

«Como cada 2 de mayo, se repiten dos aniversarios que rememoran, para bien y para mal, respectivamente, una fecha importante en la Historia de España»

Como cada 2 de mayo, se repiten dos aniversarios que rememoran, para bien y para mal, respectivamente, una fecha en la que se produjeron dos acontecimientos de muy distinta índole en la Historia de España. El primero, el 2 de mayo de 1808, fue la fecha en la que el pueblo español se levantó contra los franceses, tras el Bando de los alcaldes de Móstoles, Andrés Torrejón y Simón Hernández, que fue el inicio de la mal llamada Guerra de la Independencia  –en realidad una guerra de guerrillas, con algunas batallas importantes, como la inicial de Alcolea, las del Bruch, las decisivas de Zaragoza y Bailén y la definitiva de Vitoria, en octubre de 1813, tras la que se continuó en el Sur de Francia–.

En este periodo, un pueblo unido consiguió impedir que España se convirtiera en una colonia francesa. Fueron casi seis años de lucha desigual después de la felonía de dos reyes, Carlos IV y su hijo Fernando VII, con abdicaciones mutuas y una última en favor del Emperador francés, Napoleón Bonaparte, que cedió la corona a su hermano mayor, José, que pasó a ser José I de España, más conocido como Pepe Botella por su presunta inclinación a las bebidas alcohólicas a raíz del decreto que firmó al llegar: Queda suprimido desde este día en todas las provincias de España el estanco de aguardientes y rosolis, y libre su fabricación, circulación y venta…. Una guerra de la que se arrepentiría el propio Napoleón, que ya en su exilio de Elba la denominó como la “úlcera española” diciendo que Esta maldita Guerra de España fue la causa primera de todas las desgracias de Francia… destruyó mi autoridad moral en Europa, complicó mis dificultades, abrió una escuela a los soldados ingleses… esta maldita guerra me ha perdido.

Placa fundación PSOE

El segundo aniversario rememorado en esta fecha del 2 de mayo, en la que por lo dicho anteriormente se celebra el día de la comunidad de Madrid, es el 2 de mayo de 1879, una aciaga fecha, de la que se cumplen ya 145 años, en la que apareció, clandestinamente, como se puede leer en la placa conmemorativa al efecto, el entonces denominado Partido Socialista Obrero Español. Ese partido al que desde hace tiempo vengo llamando “P. S. antes Obrero y casi nunca Español”, un término, este último, que sólo supone en su caso el origen, pero no el comportamiento en largos periodos de su intermitente historia, como veremos. Y la llamo intermitente porque, pese a que los socialistas presumen de sus, desde hoy –para el lector– “145 años de historia –por supuesto con minúscula y no muy positiva en su mayor parte–, como repiten de continuo en una verdadera hipérbole. En primer lugar, porque durante los primeros 30 años, aparte de la creación de su sindicato Unión General de Trabajadores, UGT, en 1888, y su participación en la Semana Trágica de Barcelona en julio de 1909, no se le conoce nada destacable hasta que su fundador, Pablo Iglesias Posse (1850-1925), se estrena en el Congreso de los diputados tras las elecciones de mayo de 1910, y no precisamente de una manera muy “española”, como diré más adelante. Apoyó después la huelga general revolucionaria de 2017, se escindía entre 1920 y 21 para dar nacimiento al más radical Partido Comunista de España. Colaboró, hasta 1929, interesadamente con la dictadura del General Primo de Rivera. Fue actor principal en las elecciones municipales del 12 de abril de 1931, que dieron paso, dos días después, al comienzo de la Segunda República, que nos llevó a la Guerra Civil de 1936-39, tras la que desapareció hasta después de muerto Francisco Franco en 1975. Participó como actor de reparto en la etapa de la Transición, 1976-82, hasta que ganó sus primeras elecciones en octubre de 1982 y, desde entonces, con más sombras que luces, hasta hoy. Es decir, en el mejor de los casos, y si no tenemos en cuenta su poca presencia entre 1910 y 1930, serían 67 años desaparecido y 78 de más o menos actividad, los últimos 24 del todo prescindibles, en mi opinión.

He rescatado una serie de cuatro artículos que publicó el Blog Desde el Caballo de las Tendillas –en el que allá por 2014 empecé mis pinitos como “analista”–, en los que un periodista de nombre José Quijada, escribía con el título PSOE: 137 AÑOS DE GOLPISMO, CRIMEN Y CORRUPCIÓN, entre el 19 y el 22 de enero de 2016, un resumen de la historia del PSOE que me gustaría compartir con mis lectores, con algunos de sus datos en un intento de reflejar la verdadera Memoria Histórica y no la que nos dejó José Luis Rodríguez Zapatero en 2007, retorcida en 2022 como memoria democrática por su clon y sucesor, el presimiente Pedro “Antonio” Sánchez PinócHEZ Falconeti… Fray Perico el Reflexivo, que extiende el franquismo hasta 1983, por imposición de su socio BILDU.  

Decía este autor en su primera entrega que “Desde su nacimiento, el Partido Socialista Obrero Español ha hecho virtud de su golpismo, de su persecución al disidente, de su anticatolicismo visceral, de su gigantesca corrupción y, en definitiva, de su terror y crímenes que han jalonado su siniestra andadura”. Y añadía después la conocida intervención del fundador Pablo Iglesias, a la que antes aludía, en la sesión del Congreso del 7 de julio de 1910: “El partido que yo aquí represento… aspira a la supresión de la magistratura, la supresión de la iglesia, la supresión del ejército. Este partido estará en la legalidad mientras la legalidad le permita adquirir lo que necesita; fuera de la legalidad, cuando ella no le permita realizar sus aspiraciones”. Y amenazaba así al entonces presidente del gobierno Antonio Maura: “…Hemos llegado al extremo de considerar que antes que Su Señoría suba al Poder debemos ir hasta el atentado personal”, palabras que no retiró pese a la petición del amenazado y quince días después, algunos dicen que fue “casualidad”, en Barcelona, Manuel Possá Roca, algunos dicen que de las Juventudes del Partido Radical, puede que simpatizante socialista, disparaba tres tiros contra Maura, que resultó herido. Apuntaba también este autor que “La huelga general de mediados de agosto de 1917, produjo 17 muertos en Barcelona, 12 en Madrid, 7 en Yecla y 6 en Bilbao, y terminó con el segundo gobierno de Eduardo Dato.

En su segunda entrega habla de primera escisión importante del PSOE y de la muerte de Pablo Iglesias (1925), hasta llegar a los inicios de la II República. Recoge que “en el VI Congreso del PSOE, en Gijón, en 1921”, el fundador del PSOE dejaba esta muestra de su pensamiento: “Queremos la muerte de la Iglesia… para ello educamos a los hombres, y así les quitamos la conciencia”. También se refería a la colaboración “con la dictadura de Primo de Rivera” se manifestó con la entrada “en diversos organismos oficiales del régimen, con Largo Caballero a la cabeza como consejero de Estado”, que duró “hasta 1929, cuando el PSOE se ve dueño de la clase obrera, al desplazar a su gran rival, la CNT anarquista, y entonces darán un giro de 180 grados pidiendo en un manifiesto un estado republicano de libertad y democracia. El final de este periodo, tras la dimisión obligada de Primo de Rivera, al que sucedió el general Dámaso Berenguer, “con Julián Besteiro como primera figura del socialismo desde la muerte de Pablo Iglesias, se mantuvo la conjunción republicano-socialista, sin pacto escrito, durante toda la preparación de la República e intervino y formó parte activa en el Pacto de San Sebastián del 17 de agosto de 1930, con Besteiro, Indalecio Prieto, Fernando de los Ríos y Ángel Galarza. Poco después, “el 23 de noviembre, se formó un Gobierno Provisional de la República, con Niceto Alcalá Zamora de presidente…  y se produce el Golpe de Estado de Jaca y Cuatro Vientos, del 12 al 15 de diciembre de 1930” que fracasó y fueron “detenidos Fernando de los Ríos y Largo Caballero”. Finalizó este periodo tras “las elecciones municipales del 12 de abril de 1931, que acabaron con la monarquía y trajeron la República” pese al triunfo monárquico aplastante: ”22.150 concejales monárquicos; 5.775 republicanos”. Pero el concejal socialista de Madrid, Andrés Saborit… eliminó del censo a muchísimos votantes monárquicos y agregó listas de difuntos que votarían socialista desde la tumba y, como en las grandes ciudades se habían impuesto los republicanos, los monárquicos y el Rey le dieron valor determinante facilitando el cambio de régimen, con la connivencia de los militares”. Se consiguió lo que Indalecio Prieto había expuesto en el libro ‘Con el rey o contra el rey’ (1930) “…hemos de acabar con el régimen monárquico y con esta dinastía en España”. Y los que tanto presumen de ser los grandes defensores de la mujer, dejaron constancia “en las Cortes Constituyentes de la II República, cuando la única diputada del PSOE, Margarita Nelken, votó en contra del sufragio femenino junto a otros 32 diputados del PSOE”. Termina esta parte con un párrafo lapidario: “El PSOE, de ideología marxista, veía a la República como un periodo de transición hacia una dictadura socialista. En mayo del 31, en apenas un mes de existencia del nuevo régimen, más de cien iglesias, bibliotecas y centros de enseñanza fueron incendiadas por turbas de exaltados… expulsaron a los jesuitas y crearon una Constitución poco democrática y hostil a las creencias y sentimientos mayoritarios del pueblo”. Mientras, “Largo Caballero seguía proclamando la revolución socialista en 1932: Si no nos permiten conquistar el poder con arreglo a la Constitución… tendremos que conquistarlo de otra manera”.

Dejo para mañana la segunda parte, 3ª y 4ª entregas, de la visión que nos deja este autor de la historia del “democrático” partido de los “Cien años de honradez”, que desconoce en su práctica de la mayoría de su gran antigüedad y no tan larga historia el significado de ambos términos, como la verdadera Historia de antes y de ahora nos demuestra.

 

 

  

Antonio de la Torre

Aficionado a la política, decepcionado con mi corta experiencia en ese mundo, y preocupado con la situación de "España, S. A.". Modesto tertuliano y articulista de opinión. Comparto inquietudes y propuestas, tratando de ayudar a crear opinión para mejorar el pervertido sistema político que nos ningunea.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: