Conversaciones en el andamio. Diálogo de besugos. Por Francisco Gómez Valencia

En el andamio

En el andamio:

  • ¿Paramos?
  • Paramos…
  • Oye que igual es cierto que los políticos a veces rompen con todo, como hizo “el Sánchez”… ¡y a tomar por culo la bicicleta!
  • Tu estás tonto de gordo, chaval.
  • Pues ayer hubo varias rupturas de las que a mi me llegan… ¿sabes? 
  • ¿Igual hasta se te encoge el corazón con ellos, tú eres bobo o qué, acaso  te dan de comer ellos?
  • Que pasa, es que yo lo vivo muy intensamente… Ayer sin ir más lejos, la asociación mayoritaria de fiscales rompió con el Fiscal General por lo del lio de las filtraciones del novio de la Ayuso.
  • Ya pero esos no son políticos.
  • ¿Qué no? Pues entonces que son?
  • Fiscales.
  • Pues eso. Políticos.
  • Vale lo que tu digas…
  • Y ayer por la tarde, también la presidenta del Congreso… ¡la de Baleares!
  • ¡Que siiii! “La Francina Armengol”, o “la Paquita como la llama “el Herrera”.
  • Jajajaja. Si eso. Pues que también rompió con Koldo.
  • ¡Que me dices!
  • Como lo oyes. Fue ayer en la comisión de investigación por las movidas que hacen que investigan.
  • ¿Pero la preguntaron por Koldo?
  • Claro…
  • ¿Y que dijo?
  • Que no le suena mucho, que hablaron de sus cosillas pero que de negocios, nada de nada.
  • Joder, pobre Koldo. Nadie lo quiere…
  • ¡Que se joda!
  • “Jojojo”… pues sí. ¡Bueno! Y al que tampoco lo quiere nadie es “al pera”. 
  • ¿Al “pera”, y ese quien es?
  • El chiquitín de Rufián y esos de Barcelona o por ahí…
  • Bueno eso ya lo sabía ¿Lo dices porque no le ha votado ni “el tato”?
  • ¡Que va, que “sa’pirao”?
  • ¿Qué “sa’pirao”? ¿A dónde, con el carrito de los “helaos”?
  • ¡Coño, a su casa!
  • ¿Por perder?
  • Ya ves…
  • ¡Puaff; que “pringao”! Jajajaja.
  • Jajajajaja. 
  • ¿Por cuantos votos le han roto el culo a ese?
  • Por un cerro ¡Jajajaja!
  • Jajajaja ¡Que cosas macho!
  • ¿De qué es tu bocata?
  • De boquerones, de anoche. ¿Y el tuyo?
  • De chicharrones.
  • Pues venga, espabila que nos queda una pila de ladrillos que subir.
  • ¡Voy, voy!
  • ¿Oye y “el puchi”?
  • “El pelocho”, también ha salido “trasquilao”.
  • Bueno pero ya lo trasquilaron antes “pa’la” foto. Jajajaja.
  • Jajajajaja !Anda que no!
  • ¿Tu crees que le dejará ser presidente “el otro”?
  • ¡Buah! Vete a saber que intríngulis se traen entre los dos.
  • Además que sí. A esos les importa “un güebo” los que tienen alrededor. Van a lo suyo y punto.
  • Ya ves…
  • ¿Has terminado?
  • Si.
  • ¡Joder, ten cuidado con el agua, que la estás tirando toda!
  • ¡Es que es la mierda esta que se han inventado con los tapones, que van enganchados o no sé qué! ¡Que no hay Dios que beba bien! ¿Que lo hacen para que no se pierdan, o qué?
  • Que va, para que no se caigan.
  • ¿De donde?
  • ¡Del andamio, no te jode, anda tira!
  • ¡Vale, vale, al lío!
  • ¡Vaaaamos!

Feliz día de Santa Matilde y San Afrodisio.

Españistán a 14 de mayo de 2014

Francisco G. Valencia

Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid en 1994 por lo tanto, Politólogo de profesión. Colaboro como Analista Político en medios radiofónicos y como Articulista de Opinión Política en diversos medios de prensa digital. De ideología caótica aunque siempre inclinado a la diestra con tintes de católico cultural poco comprometido, siento especialmente como España se descompone ante mis ojos sin poder hacer nada y me rebelo ante mí mismo y me arranco a escribir y a hablar donde puedo y me dejan tratando de explicar de una forma fácil y pragmática porque suceden las cosas y como deberíamos cambiar, para frenar el desastre según lo aprendido históricamente gracias a la Ciencia Política... Aspirante a disidente profesional, incluso displicente y apático a veces ante la perfección demostrada por los demás. Ausente de empatía con la mala educación y la incultura mediática premeditada como forma de ejercer el poder, ante la cual práctico la pedagogía inductiva, en vez de el convencimiento deductivo para llegar al meollo del asunto, que es simple y llanamente hacer que no nos demos cuenta de nuestra absoluta idiotez, mientras que la aceptamos con resignación.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: