(y VI) Don Rodrigo, ilustre descendiente del Campeador .., y las autoridades valencianas

Conocedor que la tal Mónica Oltra, que había osado apropiarse de su casa palaciega para convertirla en un hogar para transexuales (“que puta manía con la Bibi Andersen, coño!!” no hacía más que repetirse a si mismo) se encontraba en al Ayuntamiento de reunión con el Alcalde, don Rodrigo Diaz de Vivar y Llopis, ilustre descendiente del Campeador, se dirigió hacia el consistorio valenciano.

Leer más

(IV) Don Rodrigo en Valencia… Y los colorines “gays per la transexualitat feliç” de los bancos públicos

Habiéndose apeado don Rodrigo del infernal autobús donde fue multado por abrir sus largas piernas (tiene cojones el asunto) el hidalgo se encontraba muy nervioso. Procuró descansar y tranquilizarse. En modo alguno quería palmarla en aquella tierra de infames, horteras, infieles herejes y demás chusma en la que se había convertido Valencia.

Leer más

(III) Don Rodrigo Diaz de Vivar y Llopis y la Valencia… Podemita de las inspectoras de género de la EMT

Cuando Don Rodrigo Diaz de Vivar y Llopis llegaba a su lujoso hotel en Valencia era ya de noche. Demasiadas emociones, impresiones y hasta soponcios le habían quitado las ganas de cenar. Arregló el papeleo en recepción y se dispuso a dormir. Y es que él seguía a rajatabla el lema familiar “Los que de familia noble procedemos..o comemos tarde o no comemos”.

Leer más

¿”SOM COM TU”?.. Qué más quisieras Joan Ribó. Tu odias a España, odias la libertad y odias a Valencia

No, nene, no y mil veces no. Ni tú ni los “tuyos” (y tuyas) seréis jamás como yo. Y una buena mierda, pedorro manresano!! Apunta las razones (y los razonos) y al escribir procura no sacar la lengua…que te quedaste atrancado en la guardería con el “mi mamá me mima” y aun no has acabado la frase.

Leer más

Los decibelios del catalanista Ribó y sus focas magas atruenan Valencia

BELLEZA, ARTE Y DEVOCIÓN. Tres grandes conceptos “tomados” en una sola instantánea. Desde la Plaza de la Virgen. Valencia. “Nuestro” alcalde, el manresano y catalanista Ribó, odia especialmente este histórico lugar valenciano. No solo se negó, por primera vez en la historia, a que nuestra Senyera visitara la catedral en la fiesta valenciana del 9 de octubre, sino que recientemente tuvo la osadía de prohibir las campanadas en la Iglesia de San Nicolás, muy próxima a este enclave, porque “molestaba a los vecinos” por sobrepasar los decibelios

Leer más