Un diálogo del esperpento nacional que sufrimos con la perversa educación de género. Por Rodolfo Arévalo

Damián cada vez más sin saber lo que pensar sobre la educación, se queda callado y después de dar su clase de hoy sobre el pito y el órgano, y que cada cuál puede tocar el que más le guste, se va a su casa más desconcertado que nadie

Leer más