Capítulo VI. El inicio de la Guerra Civil: La historia que puede volver a pasar por Nacho Rodríguez Márquez

Largo Caballero el Lenin español
Largo Caballero el Lenin español

 

Las tesis más numerosas respecto a las causas del inicio de la Guerra Civil, apuntan a que los líderes republicanos y los socialistas revolucionarios no les habría importado una sublevación militar para intervenir y eliminar a las fuerzas opositoras. Era la estrategia muchas veces declarada por Largo Caballero, el Lenin español, y de sus seguidores, los socialistas revolucionarios, que no tenían un programa concreto para conseguir el poder y buscaban una gran repercusión de los actos violentos para provocar una reacción y la sublevación correspondiente. Esta reacción desataría el caos hasta el punto que los socialistas moderados les dejarían abierto el paso a los más radicales en el Gobierno. Así se iniciaría, con paso firme, la auténtica revolución a la soviética. En realidad es lo que ocurrió.

 

Indalecio Prieto
Por su parte, los semi moderados de Indalecio Prieto, no albergaban esa confianza en la provocación para superar una rebelión armada y el inicio de una guerra civil

Las tesis más numerosas respecto a las causas del inicio de la Guerra Civil, apuntan a que los líderes republicanos y los socialistas revolucionarios no les habría importado una sublevación militar para intervenir y eliminar a las fuerzas opositoras

 

 

Por su parte, los semi moderados de Indalecio Prieto, no albergaban esa confianza en la provocación para superar una rebelión armada. Temían que los sucesos fuesen mas graves y que todo desembocase en un conflicto de mayor alcance, lo que también sucedió. Hasta Casares Quiroga se mostró titubeante, pues conocía que en el seno del Ejército se estaba fraguando una conspiración. También Casares pensaba que iba ser una repetición de la Sanjurjada de Agosto de 1932. Tal vez las dudas e inacción de los líderes de la izquierda moderada fueron las causas de que no se tomasen las medidas oportunas para sofocar la insurrección entre el 12 y el 14 de Julio tras el asesinato de Calvo Sotelo.

 

el asesinato de Calvo Sotelo
el asesinato de Calvo Sotelo

La conspiración militar tuvo momentos de gran incertidumbre tras la clara victoria electoral del Frente Popular. Solo a finales de Abril un grupo de oficiales vieron en el General de Brigada, Emilio Mola, jefe de la guarnición de Pamplona un verdadero catalizador para la sublevación. Mola pretendía, como liberal moderado que era, la sustitución del gobierno izquierdista por un directorio militar de orientación derechista al estilo autoritario del portugués Salazar. Lo cierto es que fue muy difícil reclutar militares. Los primeros dispuestos a ello fueron los monárquicos y la CEDA, mas tarde, a finales de Junio, la Falange de José Antonio. Se retrasaron tanto que Mola estuvo a punto de desistir y huir al extranjero.

 

 el General de Brigada, Emilio Mola
el General de Brigada, Emilio Mola

Para muchos las causas del caos venía de fuera de España. Para los rebeldes eran la Unión Soviética y su Kommintern, que ansiaba una revolución de corte soviético. Una acusación, por lo menos exagerada, lo mismo que la versión de la izquierda que afirmaba que Hitler y Mussolini habían concebido la rebelión, con el fin de que los fascistas ocuparan el poder porque Berlín se había negado a participar con los conspiradores antes del levantamiento, y porque Roma no se decidió a ayudarles ya que consideraba nulas las posibilidades de los alzados. La ayuda solo llegó el 26 de Julio, sorprendidos Mussolini y Hitler de la magnitud de la sublevación. Entonces pensaron que los rebeldes tenían la suficiente fuerza para ser ayudados. Para la zona roja, la ayuda de Stalin llegó en Septiembre. Todo era confuso y complicado. La última oportunidad de evitar la guerra llegó tras el asesinato de Calvo Sotelo, el 13 de Julio. Fue una provocación demasiado brutal para la derecha, hasta tal punto que Franco que se había mostrado reservado, entró en la sublevación tras este magnicidio, porque se demostraba que el Gobierno no podía frenar el desorden y la violencia. Si el Presidente del Gobierno, Azaña hubiese decidido ejecutar el cambio de Casares Quiroga por un ejecutivo más moderado, es posible que se hubiese evitado la contienda.

 

Franco
Franco

Azaña se negó a sustituir a Casares alegando que si lo hacía, sería como reconocer que el gobierno era culpable de la muerte del líder de la derecha. Muy al contrario, como sigue ocurriendo ahora, culpó a las víctimas, (secesionismo catalán). De hecho cerró centros derechistas además de arrestar a numerosos militares sin motivo aparente. Sí, culpar a las víctimas fue otro gran error. Azaña se percató el, mismo y crucial, 18 de Julio que la sublevación iba muy en serio, pero no se enfrentó con los revolucionarios, pero sí permitió al líder de la izquierda moderada, Martínez Barrios, formar un gobierno más versátil de centro izquierda, buscando parar a los militares. Un intento fallido porque se hizo con varios días de retraso, y que los militares sublevados no aceptaron por falta de confianza. El Alzamiento estaba ya iniciado sin posible marcha atrás.

 

Socialistas hacia Gobierno Civil para pedir armas y municiones
Socialistas hacia Gobierno Civil para pedir armas y municiones

Al día siguiente, el 19 de Julio, los izquierdistas más radicales se manifestaron públicamente. Martínez Barrio dimitió y Azaña nombró un nuevo Gabinete que comenzó a desarrollar una política totalmente errónea como fue armar al pueblo. La peor decisión posible. Azaña tuvo la máxima responsabilidad por no haber cambiado a tiempo y los sublevados por no aceptar el nuevo compromiso de Azaña y, sobre todo, a las autoridades republicanas por dar armas y municiones a la masa, una decisión que condujo a una cruenta Guerra Civil sin concesiones por ninguna de las partes implicadas.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Ignacio Rodríguez Márquez

Ignacio Rodríguez Márquez

Un todo terreno en la televisión : Productor,realizador, director ,guionista y comentarista deportivo durante 35 años en TVE siendo el que más transmisiones ha comentado y mas disciplinas deportivas ha narrado . Licenciado en Ciencias de la Información y Técnico Superior en producción y programación. Ex entrenador y jugador profesional de baloncesto. Premio Talento de la Academia de las Artes y las Ciencias de la Television. Medalla de oro en 12 Campeonatos de España de esgrima veteranos y Tesoro Vivo de la Televisión por la UNESCO

Deja un comentario