Si vis pacem… Por José Crespo: Una experiencia personal con el Islam y los musulmanes

Zapatero en SIria
Zapatero en SIria
Hace más seis años le escribía una carta a una amiga con la que charlaba sobre la teoría política lanzada por el entonces presidente Zapatero y que denominan pomposamente alianza de civilizaciones, caracterizado por su acercamiento a los islamistas y el Islam y por su persecución en España a los católicos.
 
Ya se han suprimido los crucifijos de los colegios, todos, y se aspira a suprimir todos los actos públicos donde aparezca alguna misa de acción de gracias o funerales a los Caídos por España. Los musulmanes, que en su país no tienen colegios para los hijos, cuentan en cambio que aquí se les da gratis, se quejan de que les ofenden los crucifijos en los colegios y que igualmente les ofenden las procesiones de Semana Santa.

 “El representante del Islam me dijo: sepa que el objetivo y fin último del islam es llegar a todos los rincones y ser la única religión mundial, y así será… mediante la paz o mediante la guerra”

Desde mi humilde puesto de cofrade procesional del Santo Entierro veo con preocupación el hecho de que de un plumazo se eliminen los actos procesionales en los que yo mantengo la tradición de salir encadenado en mis tobillos como hacían aquellos liberados de la esclavitud de los turcos y el Islam que mostraban cómo andaban en África y una vez liberados ofrecían en Semana Santa ese testimonio por las calles españolas.
Cadenas y pesadas cruces como penitencia
Cadenas y pesadas cruces como penitencia
Le decía también a mi amiga… Como te dije, te mando mis comentarios y lo que fue mi experiencia de la que puede deducir mi opinión respecto a la ideología del islam y de la alianza de civilizaciones. He de decir que he estado mucho tiempo equivocado pues siempre pensé que como creyente mi corazón y mis sentimientos siempre deberían estar cerca de cualquier creyente entendiendo como creyente a una persona con valores como la compasión, el amor hacia los demás, la piedad, el respeto, como comprenderás ahora entiendo que cualquier agnóstico, no antirreligioso, puede estar más cerca de mí que esas personas. Por eso decidí escribir estas líneas para compartirlas contigo y con cualquier otro amigo con el que pudiera salir este tema de conversación.
espada enterrada
espada enterrada
Hace unos años realicé con unos amigos una investigación arqueológica sobre una espada encontrada en el Pirineo, sobre cuya hoja una vez limpiada apareció una inscripción en grafía árabe. Para investigar el texto me dirigí a una conocida mezquita buscando a algún representante cultural que pudiera ayudarme. He de decir que aquella persona intentaba ofrecer una imagen de religión respetuosa y de perdón que jamás se actuaba contra gente inocente.
Yo le argumentaba que si ambos éramos creyente podíamos estar de acuerdo en muchos temas y colaborar juntos, como por ejemplo en la lucha contra la droga en los jóvenes, contra la prostitución, la trata de mujeres, el alcoholismo, la defensa de la infancia. Siempre terminaba igual, afirmando que si yo veía tantas posibles coincidencias por qué no me convertía, también me hizo ver que para ellos Jesucristo era un profeta, pero claro negándole su estatus de Mesías. Alardeaba que lo bueno del islam es que siempre se debe de interpretar de la misma manera a lo largo de la historia (depende de quien lo haga, le dije yo), entonces le expresé mi admiración por los científicos, historiadores y geógrafos, cultivadores de las Bellas Artes, y filósofos hispanomusulmanes, como Abu Isahq Al-Bitruyi (Alpetragius), o Al-Jwarizmi (de donde viene la palabra logaritmo) y especialmente por el proscrito Averroes (Abu-l-Walid Muhámmad Ibn Rusd) de quien le leí unos renglones de su opinión sobre las mujeres andalusíes para que me dijera qué pensaba de ello:
Estatua de Averroes en Cordoba 1993 Cordoba, España
Estatua de Averroes en Córdoba 1993 Córdoba, España
“Nuestro estado social no deja ver lo que de si pueden dar las mujeres, Parecen destinadas exclusivamente a dar a luz y amamantar a sus hijos, y ese estado de servidumbre ha destruido en ellas la facultad de las grandes cosas. He aquí por qué no se ve entre nosotros mujer alguna dotada de virtudes morales; su vida transcurre como la de las plantas, al cuidado de sus propios maridos. De aquí proviene la miseria que devota nuestras ciudades porque el número de mujeres es doble que el de hombres y no pueden procurarse lo necesario para vivir por medio del trabajo.”
Al leerle estas líneas le dije que en esta materia sí que daba la impresión de que a lo largo de los siglos nada ha cambiado respecto a la mujer en el islam. Sonrió pero no me dijo nada.
burka
burka
Recuerdo hoy también perfectamente que en nuestra última charla le comenté, cuando con orgullo me mostró un mapamundi ubicado en el hall de entrada a la mezquita en el que con tonalidades verdes se expresaba la implantación del islam en todo el mundo, que me encantaría que de la misma manera que en España fruto de la democracia y la libertad se ha permitido construir mezquitas y que de la misma manera que mi mujer y mis hijas circulan libremente por España y Europa, cualquier mujer, musulmana o no, pudiera viajar sin ser molestada por los países islámicos y que se pudieran construir iglesias en esos países. A esto no me contestó inicialmente, tampoco cuando le expresé mi incomprensión por las penalidades y persecuciones que se le hace pasar a los cristianos coptos de Etiopía, y a los de Egipto que aunque tienen libertad de culto se les impide y prohíbe por ley, reparar o reconstruir los templos.
Orando en la Mezquita
Orando en la Mezquita. Islam
Al principio noté como si le hubiera puesto en un aprieto, pero rápidamente su amplia sonrisa le iluminó toda la cara y mirándome directamente me dijo: “ Señor tiene usted un grave error de concepto aquí hay una mezquita y otras en otros lugares de España y de Europa, no por la voluntad democrática española o europea, nosotros también creemos en la democracia, en la democracia islámica, si en otro momento perdimos nuestras mezquitas es porque Alá nos castigó, si aquí hoy hay una mezquita es porque ha sido la voluntad de Alá, y tienen ustedes suerte porque en este caso Alá decidió que fuera de una forma pacífica, pero tenga usted muy claro, que los países donde hay un régimen islámico ya no tienen vuelta atrás, y que lógicamente si estamos convencidos de que los cristianos están en un error ¿cómo esos países van a dejar establecer templos de una doctrina de la que están convencidos es errónea?, sepa que el objetivo y fin último del islam es llegar a todos los rincones y ser la única religión mundial, y así será… mediante la paz o mediante la guerra, y eso… depende de ustedes”. Por eso y por muchas cosas más derivadas de la historia no pienso bien de esa ideología de sometimiento y tampoco de lo que se llama pomposamente alianza de civilizaciones o de esos mensajes de líderes mundiales en el que antes de hablar contra el terrorismo islámico, quieren justificarse y afirmar que no se refieren a todos, sino solamente a unos pocos, y que el islam es una religión de bien y de paz (¿?).
 
 
 
Y eso es todo amiga. Un saludo y que tengas un buen día, y recuperando la antigua cortesía de nuestros pueblos: Que la Paz de Dios sea contigo y que Dios te bendiga.
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
José Crespo

José Crespo

José Crespo. Si Vis Pacem Para Bellum, enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, Soldado en la reserva, colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por".

0 comentarios sobre “Si vis pacem… Por José Crespo: Una experiencia personal con el Islam y los musulmanes

  • el 17 agosto 2016 a las 13:32
    Permalink

    Los valores éticos y morales no son prerrogativa de los religiosos ni de los agnósticos. Los ateos que consideramos que las religiones son nocivas tenemos esos mismos valores y defendemos los mismos derechos, no porque sean indicados por un dogma religioso sino por el mero respeto a la condición de seres humanos.
    Por eso condenamos todos los totalitarismos y todas las imposiciones, aunque también reconocemos que no todas las religiones son iguales, ni mucho menos.
    En ese aspecto, el islam es por cierto la más peligrosa y antihumana de todas, puesto que es mucho más que un ideal religioso: es un sistema político totalitario que utiliza una religión para imponer por la fuerza su visión del mundo y de la sociedad. Por eso mismo, por su propio nombre (sumisión), ha sido incapaz de evolucionar y de aceptar los valores del humanismo.

    Respuesta
    • José Crespo
      el 18 agosto 2016 a las 23:54
      Permalink

      Nada que objetar. Difiero solamente en que no considero nocivas las religiones. Para mí son ejemplo de vida lis cristianos etíopes, egipcios, turcos, iraquíes, persas, paquistaníes o indios. Creo en la misericordia, el amor y el perdón. Hace tiempo creía que mi corazón siempre estaría más cercano al de otro creyente y reconozco mi error tal como lo expreso. El amor y la solidaridad no son patrimonio de ninguna religión aunque en mi caso lo considero motor de mi vida.
      Hoy siento que lo realnente peligroso son las ideologías dictatoriales que se cubren de una pátina de religiosidad… lo vemos en Corea del norte, en Venezuela, así fue en Rusia… y desde el siglo VII lo es el islám que aplastó antiguas tierras bíblicas convirtiéndolas en islámicas.

      Respuesta

Deja un comentario