En esta España de melifluos muchos callan como putas ante el odio sembrado por el fantasma de la izquierda

El fantasma de la Izquierda del 36. Ilustración de Nachete
El fantasma de la Izquierda del 36. Ilustración de Nachete

 

 

“En esta España de melifluos, todo el mundo condena y se rasga las vestiduras, por lo menos una mayoría grande de personas “normales”, o sea los que no están afectados de graves esquizofrenias”

 

 

 

En esta España de melifluos, todo el mundo condena y se rasga las vestiduras, por lo menos una mayoría grande de personas “normales”, o sea los que no están afectados de graves esquizofrenias, paranoias y demás enfermedades mentales. Si un hombre mata a su mujer, generalmente no son Españoles de pura cepa, si no extranjeros residentes o nacionalizados la mayoría, se monta la marimorena, y con razón, no está bien matar. No es buena la violencia contra las mujeres, pero tampoco contra nadie. Si hay delito de violación, la mayoría de ellos también cometidos por extranjeros se silencian, no así los cometidos por nacionales que se difunden y agrandan para escarmiento de burros matones con orejeras de macho. Pero cuando unos tipos de ultraizquierda o independentistas antisistema o cualquiera otros angelitos matan por odio y curiosamente a personas que creen en el Estado de Derecho, y no opinan como ellos, muchos callan como putas.

Hipócritas, o todos o ninguno, no hay crímenes buenos o malos, disculpables o no y menos si son crímenes por ideas políticas, sociales o religiosas. Eso lo hacen grupos de matones medievales como Al Caida, Daesh o últimamente la gente de ultraizquierda comunistas de pro, que con morriña de los regímenes caducos y afortunadamente muertos y enterrados, se dedican a revivir los mejores momentos de crímenes de su historia. Ven enemigos fachas donde solo hay gente corriente y moliente que quiere vivir en paz democracia y libertad en un sistema liberal. Muy poco cerebro hay que tener, no ya para asumir esos asesinatos, si no para hacer bandera y panegíricos de ellos.

Las amistades peligrosas
Las amistades peligrosas

 

 

“Una parte del pueblo español está “majara” y profundamente enfermo de odio. Odio que por otra parte quieren esgrimir como arma contra los que respetando las normas están indefensos”

Una parte del pueblo español está “majara” y profundamente enfermo de odio. Odio que por otra parte quieren esgrimir como arma contra los que respetando las normas están indefensos porque no llevan las almas cargadas de pólvora. Luego la gente se queja de la venta de drogas en determinados barrios y zonas de Madrid, de la prostitución en diversos lugares, del aumento de los ladrones y demás cosas. ¿Cómo no van a hacerlo? Muchos están hasta el moño de que partidos de izquierda hasta ahora muy respetables como el PSOE, hayan elaborado unas leyes, con el consentimiento y connivencia de otros partidos de centro y centro derecha que quitan rigor a las penas con que deben ser castigadas esas prácticas, sí castigadas, las personas que se comportan quieren que no sea solo la rehabilitación, en algunos casos imposible, si no un castigo que se ha de pagar por no aceptar las reglas de la convivencia.

Señores, la ley solo puede aplicar el rigor que le ofrecen los legisladores, que para eso está el parlamento, no más, los jueces no pueden crear la ley como en Estados Unidos, solo aplicarla, par decepción del sufrido y penitente ciudadano. Pero, como está de moda boicotear cualquier medida que cree autoridad, bajo la horrible acusación de autoritarismo o como está de moda haber creado un circo de diálogo y respuestas ante propuestas si no estúpidas si contrarias a la constitución, pues eso es lo que tenemos. Y lo tenemos gracias en parte a las malas artes de un presidente manipulador, engreído y mágicamente votado dos veces por sus bases, que permitió tras su estrepitoso fracaso apoyar a grupos de ultraizquierda en Ayuntamientos, ayudando así engordar las arcas que les permiten entre otras cosas amargar la vida de vecinos, que deberían ser solo el centro de sus atenciones y parabienes.

Todo lo que no sea la gürtel o la púnica, no le interesa al fntasma de la izquierda de la SECTA
Todo lo que no sea la gürtel o la púnica, no le interesa al fntasma de la izquierda de la SECTA

Se puede ser solidario sí, palabra que inunda las bocas de muchos hipócritas, pero serlo implica una serie de comportamientos morales que van muy unidos a la cultura occidental y al mercado libre, por muy denostado que esté por sus detractores. Un refrán muy Español y muy antiguo dice: “La caridad bien entendida empieza por uno mismo” y tiene toda la razón, primero uno mismo, si tu no estás nada puedes hacer por los demás. Señores muchos Españoles de bien, que son el setenta por ciento de la población están cada día más hartos de estos juegos de hijos de puta, que incluyen la mentira más soez, la violencia física o verbal, la presión sobre la sociedad con normas absurdas y contrarias a la libertad, la posibilidad de que la cultura occidental quede aplastada por otra importada e impuesta, con comportamiento estos Sí Autoritarios y Fascistas en Ayuntamientos y otros lugares en donde se ningunea a la oposición. Por otra parte está muy bien que sus señorías jueces tengan la ideología que quieran tener, pero a la hora de juzgar se deben limitar a aplicar estrictamente la ley, como es no a retorcerla en base a sus intereses propios o de otros que les han permitido ocupar sus cargos.

La elección de la judicatura debe de estar libre de las manos interesadas de partidos políticos y del parlamento. ¿No, hemos quedado que es uno de los poderes independientes de un Estado? Pues eso no engañen ustedes a los ciudadanos con mentiras rastreras de ratas y cucarachas. Devuelvan la mente, la educación, la ley, la cultura, los recursos y medios de producción, la política, y el sentido común a sus aplastados gobernados. Y sepan que la violencia ejercida desde los órganos que dirigen y controlan un país puede volverse en contra de quién la ejerce, porque la gente, esa gente a la que no le gusta que la humillen y jueguen con ella, ya hablado muchas veces en la historia en respuesta a esta serie de abusos.

Advertidos quedan por sus gobernados que no tienen voz y a los que se ningunea en las urnas, generalmente por los enemigos de la libertad, luego no se sorprendan con las cosas que pudieran ocurrir. Pongan orden de una vez. Si hay que cambiar el Estado de las Autonomías, cámbiese, si hay que ilegalizar partidos próximos a ideologías Dictatoriales y liberticidas, hágase, su pueblo se lo agradecerá. Más vale ejercer la autoridad con la Constitución que pasársela por el arco del triunfo.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de la novela “El Bosque de Euxido” publicado en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Un comentario sobre “En esta España de melifluos muchos callan como putas ante el odio sembrado por el fantasma de la izquierda

  • el 19 diciembre 2017 a las 16:36
    Permalink

    “Si un hombre mata a su mujer, generalmente no son Españoles de pura cepa, si no extranjeros residentes o nacionalizados la mayoría, se monta la marimorena, y con razón, no está bien matar. No es buena la violencia contra las mujeres, pero tampoco contra nadie. Si hay delito de violación, la mayoría de ellos también cometidos por extranjeros se silencian, no así los cometidos por nacionales que se difunden y agrandan para escarmiento de burros matones con orejeras de macho.”

    ¡¡¡¡uyyyyy!!!! que peligro corre usted. No van a tardar nada en denunciarle ante uno de esos jueces a los que menciona, por racista.

    Respuesta

Deja un comentario