Las adhesiones incondicionales de los devotos también se acaban

Adhesiones inquebrantables
Adhesiones inquebrantables

“Los parlamentos, ayuntamientos y sedes de gobierno autonómico se han convertido en un pim, pam pum de feria en donde ya nadie trata de elaborar y discutir leyes en beneficio del pueblo llano, si no en lugares de combates ideológicos”

En España, parece que a una parte de la población no le importa ensalzar a deportistas de alto nivel, que en definitiva son las élites de su especialidad, pero sí que existe un prurito muy extendido a denostar a la élite intelectual. Esa que debiera ser guía y estandarte de la cultura y la política. No sé si será porque el “Juan Español” promedio, si puede montar en bicicleta y hacer treinta kilómetros o jugar a dar patadas a un balón, criticar y darle a la sin hueso acerca de estos temas sin miedo a ser demasiado profano o a patinar de manera inconveniente.

El caso es que día a día el nivel de nuestros políticos decrece a marchas forzadas. Que el nivel educativo e intelectual general es bastante malo, nadie lo niega, se reconoce incluso en los organismos internacionales, y para nuestra vergüenza, en que no haya, o sean muy pocas, las Universidades Españolas entre las mejores del mundo. Hasta aquí esto no parece preocupante, salvo porque ese desconocimiento, y además con desinterés, forma una bolsa de población bastante grande que a la hora de votar no tiene en cuenta más que la “moto nueva” que les venden sin saber si la factura de esto la paga el diablo en forma de futura miseria económica, política, social o moral. Hasta aquí, tampoco nada de especial si los representantes políticos despegaran de ese nivel rasadito y alcanzaran los niveles mínimos de preparación que deben tener las personas que se van a ocupar de legislar y debatir las leyes del país.

Lo malo de todo esto que acabo de exponer es que últimamente ha llegado al parlamento, precisamente ese pueblo desinformado, desculturado, falto de valores y terriblemente creído de sus consignas y capacidades (no sé donde las ven), que no por repetidas son buenas, si no más bien nefastas para regir las sociedades democráticas y que las conducen casi por arte de birlibirloque a la dictadura más temprano que tarde. Así que a raíz del advenimiento de estas mentes de pensamiento distorsionado y anclado en los primeros años del siglo XX los parlamentos, ayuntamientos y sedes de gobierno autonómico se han convertido en un pim, pam pum de feria en donde ya nadie trata de elaborar y discutir leyes en beneficio del pueblo llano, que es quien más las necesita, si no en lugares de combates ideológicos, que deben venir debatidos de casa cuando se llega al escaño. Más si se trata de temas requetemanidos por la vida y por la evidencia cruenta de la historia.

Es vergonzoso, que también estos señores, bendecidos con un holgado sueldo y consideración se dediquen además a demandar en tribunales, por asuntos de honor y otros asuntos, que deben llevar incluidos en el sueldo y prebendas, contra desprotegidos ciudadanos que expresan como buenamente saben su opinión. Es verdad que a veces esas opiniones caen en insultos, pero estos debieran ser asumidos por los elegidos, como parte del lenguaje del propio pueblo, del que ellos no son ajenos, máxime cuando las leyes de educación que han elaborado son una birria digna de escarnio y cuando vociferan entre ellos mismos.

Pero hay odio en algunas personas, que no se sabe muy bien de donde parte, como no sea de una diferencia de nivel social y económica, que no depende del conjunto de la población, si no más bien de su preparación, esfuerzo y suerte. Como decía Winston Churchil “Sangre, sudor, esfuerzo y lágrimas”, son los caminos que conducen a la victoria, tanto personal como general, pero vivimos una sociedad que está dispuesta a mendigar sus parcelas de política correcta y no sus parcelas de conocimiento, formación y libertad. Parecen decir “Encarleladme como a un idiota, denunciadme si queréis, quitadme toda la libertad y mi dinero en impuestos que sufraguen vuestras frivolidades. No me importa mientras que mi teléfono móvil funcione para guiarme por el camino de la estulticia, la mediocridad y la pataleta civil”. Ya me perderé en la maraña Hertziana radiotelevisiva, para escapar de la realidad y sumirme en un Matrix ajustado a mis deseos. Hay cadenas que hasta me lo adornan, las confabuladas con el poder…

“Los idiotizan con sus palabras “transversales” y mentirosas, adhesiones, con sus realidades virtuales y semiverdaderas, y su manipulación torticera del lenguaje”

Me tienen harto estas huestes, que llegadas por manipulación de deseos legítimos de la gentes que reclamaban contra un partido de izquierdas, aprovecharon para su único beneficio, como en su día hicieron los bárbaros, en el Imperio Romano. Los idiotizan con sus palabras “transversales” y mentirosas, adhesiones, con sus realidades virtuales y semiverdaderas, su manipulación torticera del lenguaje, que crea una neolengua y una neohistoria que distorsiona el sentido que siempre han tenido los españoles cuando llaman al pan, pan y al vino, vino. No señores recién caído del guindo de mil novecientos diez y siete, por el mar no corren las liebres ni por el monte las sardinas.

Afortunadamente un número cada vez mayor de personas los van calando, calando sus cuentos comunistas y chinos que solo llevan a la falta de democracia, Estado de Derecho y libertad. Afortunadamente, con ellos su votos van cayendo. Como las avellanas que caían de un falso peral. Aléjense que empiezan a tirar piedras y no es suyo el melonar. Por el momento y a pesar de que sean ustedes de litigio fácil las piedras las tiene el pueblo en forma de voto. Y no son precisamente ustedes sus devotos.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario