Los nombres de las calles, la ignorancia, la insidia y más allá, Ada Colau

Inmaculada Colau retira la calle al héroe español Almirante Cervera
Inmaculada Colau retira la calle al héroe español Almirante Cervera por … Facha! Y se la dedica a un titiritero que se ciscó en España.Ilustración de Linda Galmor

“El Almirante Cervera, destacado almirante de la armada española, quien, además de ser un héroe en la guerra de Cuba, ejerció como ministro de marina y fue senador por Cádiz y posteriormente por Albacete”

 

Me pregunto si realmente son tan importantes los nombres de las calles como para que, desde que en algunas ciudades empezaran a gobernar los folloneros de Podemos, siempre esté habiendo polémica con los continuos cambios de denominación de las mismas.

Entiendo que es útil que las calles tengan nombre. Aunque personalmente me gusta más el sistema estadounidense de numerarlas, mucho más practico e impersonal. Pero puestos a bautizarlas y habida cuenta de lo diversa y variopinta que es nuestra sociedad, es lógico que haya nombres que agraden a unos y molesten a otros. Nombres que para unos sea un orgullo y para otros una ofensa. Porque satisfacer a todo el mundo es una tarea imposible. No olvidemos que esto es España. Así que a la hora de elegir un nombre para una calle solemos guiarnos por diferentes criterios. Los descriptivos, como podría ser “Gran Vía” o “Avenida diagonal”, los temáticos, en mi barrio por ejemplo cada calle tiene nombre de una serranía “Sierra nevada”, “Sierra Carbonera”, “Sierra de Gredos”… Y el que casi siempre suele ser motivo de polémica; darle a la calle el nombre de un personaje ilustre, histórico o contemporáneo.

Como por ejemplo, mira por donde, la calle del Almirante Cervera, destacado almirante de la armada española, quien, además de ser un héroe en la guerra de Cuba, ejerció como ministro de marina y fue senador por Cádiz y posteriormente por Albacete. Vamos que tenía un curriculum ligeramente superior a cierto cómico ya fallecido conocido (además de por su trabajo como humorista) por haber pronunciado la siguiente frase: “A mí, la unidad de España me suda la polla por delante y por detrás, que se metan a España en el puto culo, a ver si les explota dentro y les quedan los huevos colgando del campanario; que vayan a cagar a la puta playa con la puta España.” Aunque no sé por qué, me da la sensación de que esa frase, quizás represente el mayor de sus méritos para que le hayan puesto su nombre a la calle que anteriormente era conocida por la de El Almirante Cervera.

El caso es que, si decides quitar el nombre de una calle para ponerle otro, como mínimo debes tener unas razones de peso y conocer muy bien a la persona a la que le despojas de ese honor, porque si no, puede ser que digas cosas como que era un facha. Lo que te dejaría en una posición bastante penosa, pues pondría en evidencia tu ignorancia o tal vez tu insidia. En este caso concreto, creo que la alcaldesa de Barcelona ha dado muestras de ambas cosas.

Share on Facebook89Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Jorge R. Rueda

Jorge R. Rueda

Nací al principio de mi vida, pero no me di cuenta de ello hasta que cumplí los treinta. Entonces descubrí que el mundo es un lugar hostil y que a través de la literatura tenía la oportunidad de rediseñarlo a mi manera, aunque no sirviera realmente para nada. De lector me convertí en escritor. Soy autor de cuatro libros; El don de olvidar y otras historias, La conciencia dormida, Diario de un presunto suicida y Gente corriente y ahora me estoy replanteando volver a ser lector, lo que se me da mucho mejor. Me encanta Nueva York, aunque vivo en Murcia por razones prácticas. Antes crecí y viví en Granada. Suscribo la frase de que uno no es de donde nace, sino de donde pace. Me gusta Mahler, el vino tinto, la cerveza y las bandas sonoras. Los cómics de Batman y la gente corriente. Vivo y dejo vivir.

2 comentarios sobre “Los nombres de las calles, la ignorancia, la insidia y más allá, Ada Colau

  • el 17 abril 2018 a las 13:47
    Permalink

    “A mí, la unidad de España me suda la polla por delante y por detrás, que se metan a España en el puto culo, a ver si les explota dentro y les quedan los huevos colgando del campanario; que vayan a cagar a la puta playa con la puta España.”

    Y si lo transformamos un poquito, como sigue:

    ” A mí, la unidad de Cataluña me suda la polla por delante y por detrás, que se metan a Cataluña en el puto culo, a ver si les explota dentro y les quedan los huevos colgando del campanario; que vayan a cagar a la puta playa con la puta Cataluña.”

    ¿Sería correcto?

    Y el que sigue:

    “A mí, la unidad de la alcaldesa y su Barceloñoña me suda la polla por delante y por detrás, que se metan a la alcaldesa en el puto culo, a ver si les explota dentro y les quedan los huevos colgando del campanario; que vayan a cagar a la puta playa con la puta alcaldesa.”

    Vuelvo a preguntarlo ¿sería correcto?

    Mucho me temo que no. Pero no se preocupe, lo entiendo perfectamente.

    Queda Suyo Afmo.

    Respuesta
    • el 17 abril 2018 a las 16:17
      Permalink

      Los tres párrafos que usted muestra me parecen igual de inadecuados, vulgares y ofensivos. Pero solo tengo constancia de que el primero fuera pronunciado por Pepe Rubianes. Los otros dos no se los he oído a nadie, hasta ahora.

      Respuesta

Deja un comentario