Un poco de Memoria Histórica, mientras la ambigüedad cambia de bando y el esperpento continúa

Manuela Carmena inaugurando el cambio de nombre de una calle de Madrid al amparo de la Ley de Memoria Histórica en un acto puramente institucional
Manuela Carmena inaugurando el cambio de nombre de una calle de Madrid al amparo de la Ley de Memoria Histórica en un acto puramente institucional y sin ambigüedad partidista.

“A propósito del término, ¡qué mayor ambigüedad que los dos aniversarios que se reunieron el pasado 2 de Mayo!”

Se oye hablar mucho sobre una supuesta característica de la izquierda -la ambigüedad- que casi siempre lo parece cuando de pronunciarse en algo de interés Nacional se trata, aunque en realidad no es más que una forma de demostrar lo que siempre ha sido la izquierda que nunca fue ambigua, como después veremos, si bien una parte de esa izquierda no sabe realmente dónde está, salvo en el oportunismo, desde el que sí la practica, quizás en demasía, lo que más pronto que tarde espero le pase factura, pese a que muchas encuestas apuesten por lo contrario.

Según el diccionario de la RAE, ambigüedad es la “cualidad de ambiguo” y para este término, da tres acepciones: 1. Respecto al lenguaje: “Que puede entenderse de varios modos o admitir distintas interpretaciones y dar, por consiguiente, motivo a dudas, incertidumbre o confusión”. 2. Respecto a una persona: “Que, con sus palabras o comportamientos, vela o no define claramente sus actitudes u opiniones” y 3. Como adjetivo, “algo que es incierto o dudoso”.

Y a propósito de este término, ¡qué mayor “ambigüedad” -permítaseme el uso en este sentido- que los dos aniversarios que se reunieron el pasado 2 de Mayo! Nada menos que el del levantamiento del pueblo español en 1808 ante la invasión francesa,  y por otra parte, el de la fundación clandestina del PSOE en 1879 -Partido Siempre Opuesto a España, vengo llamándolo desde hace tiempo- que sólo buscó siempre instalarse en el poder. Por cierto, este 139º aniversario del nacimiento del PSOE, parece haber pasado desapercibido, o al menos yo no lo he visto “rememorar” en ninguno de los medios que habitualmente sigo, y no son pocos. En este sentido, y cuando algún dirigente del PSOE presume de los “139 años de historia” de su partido, siempre matizo que no confundan “antigüedad” -que esa sí es de 139 años- con “historia” porque, desde su fundación y hasta su primera aparición en 1910 en el Congreso, con un solo escaño, el de su fundador precisamente, no parece que escribiera muchas páginas de esa supuesta “larga” historia y desde luego ninguna brillante. Y después sólo hay que pensar en las consecuencias de su desgobierno, que dieron lugar al levantamiento militar de 1936 o las dos ruinas económicas, sociales, educativas y morales, completadas, respectivamente, en sus dos etapas más recientes, 1982-96 y 2004-11. Esa es la verdadera “historia” del PSOE que no es para estar muy orgulloso precisamente, creo yo. Pero no es este el tema de hoy, que ya recordé en otros artículos.

Pablo Iglesias, el tipógrafo fundador de PSOE, en el gran hotel de Ciudad Real durante su visita el 15 de septiembre de 1912
Pablo Iglesias, el tipógrafo fundador de PSOE, en el gran hotel de Ciudad Real durante su visita el 15 de septiembre de 1912

“Quiero analizar esa ambigüedad que se dice del PSOE, con algunas muestras que dejan claro que este partido no es en absoluto “ambiguo” y que su único empeño fue siempre llegar al poder cuando estaba fuera de él”

Como decía, quiero analizar esa ambigüedad que se dice del PSOE, con algunas muestras que dejan claro que este partido no es en absoluto “ambiguo” y que su único empeño fue siempre llegar al poder cuando estaba fuera de él -tratando de ”ganar en la calle lo que no le den las urnas”, dejó dicho -y repite hoy la izquierda- alguno de sus dirigentes, y ratifican no pocos datos durante sus ausencias del gobierno-, y conservarlo a toda costa cuando lo tiene -“como sea” fue una coletilla que caracterizó a ZParo-. Para empezar, una frase que recoge el diario de sesiones del Congreso del 7 de Julio de 1910, en la primera intervención del tipógrafo fundador: “El partido que yo represento -el PSOE- aspira a concluir con los antagonismos sociales y, esta aspiración, lleva consigo la suspensión de la Magistratura, de la Iglesia, del Ejército y de otras instituciones necesarias para este régimen. Este partido -el PSOE- estará en la legalidad mientras la legalidad le permita adquirir lo que necesita, y fuera de la legalidad cuando ella no le permita realizar sus aspiraciones”, tras amenazar al entonces Presidente del Gobierno, Antonio Maura: “…Tal ha sido la indignación por la política del Gobierno del Sr. Maura en los elementos proletarios, que nosotros hemos llegado al extremo de considerar que antes de que Su Señoría suba al Poder debemos ir hasta el atentado personal“, al parecer por el “grave delito” de haber reprimido un año antes -se la debía tener guardada- la insurrección de Barcelona conocida como “Semana trágica”, cuando se quemaron unos ochenta edificios religiosos y murieron otras tantas personas, sacerdotes incluidos, amén de profanar iglesias, saquear cementerios con exhumación de restos mortales y asaltos y vejaciones a religiosas. Quince días después, Maura sufrió un atentado en Barcelona, a manos del socialista Manuel Posa ¿Se puede llamar “ambigüedad” a estas afirmaciones? Y no menos revelador de su clara doctrina anti religiosa, fue lo dicho en 1902 en Gijón, durante el VI congreso del PSOE: “Queremos la muerte de la Iglesia, cooperadora de la explotación de la burguesía; para ello, educamos a los hombres, y así les quitamos conciencias. Pretendemos confiscarle los bienes. No combatimos a los frailes para ensalzar a los curas. Nada de medias tintas. Queremos que desaparezcan los unos y los otros”.

Julio Alvarez del Vayo y Francisco Largo Caballero visitan el Frente de Guadarrama
Julio Alvarez del Vayo y Francisco Largo Caballero visitan el Frente de Guadarrama

“No menos “ambiguas” son algunas de las “perlas” de otro socialista, Francisco Largo Caballero, Presidente del Gobierno de coalición al comienzo de la Guerra Civil”

No menos “ambiguas” son algunas de las “perlas” de otro socialista, Francisco Largo Caballero, Presidente del Gobierno de coalición al comienzo de la Guerra Civil -1936/37, -al que, por cierto, la “imparcial desmemoria histérica” impuesta por ZP respeta su estatua en los Nuevos Ministerios de Madrid- que, entre otras cosas, dijo en Enero de 1936: “Si triunfan las derechas tendremos que ir a la guerra civil”, lo que pasó exactamente cinco meses después de las elecciones generales del mes de Febrero siguiente, ganadas en votos por la CEDA (Confederación Española de Derechas Autónomas), pero que la manipulación de resultados en media docena de provincias, al menos, dio el gobierno al Frente Popular -el libro “1936, Fraude y violencia”, que recomiendo, lo documenta muy bien-. De su “cosecha” es también “La  democracia es sólo el primer paso para la consecución de la dictadura del proletariado” porque “la democracia es incompatible con el socialismo” ¿Separa esto mucho, salvando las distancias y los tiempos, de algunas cosas vistas en estas últimas décadas por parte de la izquierda, 11-M-2004, 15-M-2011, o nacionalismos, de izquierda -ETA-, de derecha, “consultas” del 9-N-2014 o mixtos, la otra consulta del 1-O-2017…?

Otra muestra de esa “ambigüedad concreta” la dejó en su etapa de gobierno el antes citado José Luis Rodríguez -el peor presidente de nuestra reciente democracia, si no de la Historia-: “Necesitamos que nuestros hijos reciban una buena educación para la ciudadanía para que vean el mundo en colores”, que se comenta sola, en la línea de lo que el fundador de su partido dijera 116 años antes -o sea, “quitar conciencias” y que piensen poco, no sea que incordien-.
También la izquierda más radical deja claro y sin ambages lo que piensa. Como muestra, el último exabrupto de Julio Anguita, el ”Califa Rojo”, hace pocos días: “ETA no debe pedir perdón, que lo pidan los franquistas” -otro antifranquista después de muerto Franco-, a cuenta de la enésima escenificación de “disolución” interpretada por la banda terrorista vasca.

Otra forma ser, otra forma de gobernar... otro lema de Zapatero
Otra forma ser, otra forma de gobernar… otro lema de Zapatero

“Los que no tienen inconveniente en vivir en la ambigüedad permanente, en cualquiera de las tres acepciones de la RAE antes citadas, son esa izquierda moderada -“regeneradores” se dicen- del “aprovechategui Rivera” 

Los que no tienen inconveniente en vivir en la ambigüedad permanente, en cualquiera de las tres acepciones de la RAE antes citadas, son esa izquierda moderada -“regeneradores” se dicen- del “aprovechategui” Rivera -lo clavó Rajoy-. ¿Qué es si no “Aplicar el 155 es matar moscas a cañonazos” que dijo y sumarse después a su aplicación light exigiendo “elecciones cuanto antes”, o romper el miércoles su acuerdo con el Gobierno en Cataluña al que retira su apoyo a la aplicación del artículo 155 “hasta aquí hemos llegado”, dijo, y pedir ayer que “aunque haya Govern no se puede levantar el 155, si no se compromete con la Constitución, el Estatut y el respeto a la ley”, que está muy bien, pero que se contradice. Pese a esta “desorientación” manifiesta, algunos quieren colocar a los naranjas, “como sea”, como “LA” opción de centro -derecha o izquierda, según interese al que lo diga o sople el viento, que tanto da- sin querer ver esa falta de brújula que empieza por la propia definición de su “ideología”. Decían que llegaban “para ocupar el espacio de centro izquierda” (sic), como -no me cansaré de repetirlo- ponía en su web cuando aterrizaron en 2015 en el escenario nacional desde su reducto provinciano -del que no debieron salir-, en el que, pese a ser los más votados en las pasadas elecciones catalanas, siguen “cobardeando en tablas” sin decidirse a dar un solo paso más allá de la charla -que eso lo hacen bien, hay que reconocerlo- ni haber hecho nada significativo en sus diez años largos de vida y se definen ahora como “socialdemócratas, liberales y progresistas” -un poco de todo (a ver de dónde pescamos)-. Y, de nuevo ambigüedad, volvieron a abstenerse el pasado martes -como hicieran con la PPR- en la votación del Congreso para admitir a trámite la proposición de ley del parlamento catalán para despenalizar la eutanasia -“homicidio” encubierto, lo llamo yo- en la que sólo Partido Popular y UPN votaron en contra, quedando aprobada por la mayoría de izquierdas y nacionalistas de ambos signos. Me temo que los resultados del último “Barómetro” del CIS de Abril -en pleno “escándalo” Cifuentes- no le gustarán mucho ni a C’s ni a sus incondicionales medios de apoyo, al mantenerse el Partido Popular, pese a todo, como hipotético ganador de celebrarse unas hoy elecciones, eso sí, con exigua ventaja de 1’6 puntos sobre C’s y 2 sobre PSOE. Aunque de ser cierta esa intención de voto lo que se refleja es un casi cuádruple empate del que se descuelga un poco Podemos, pese al pequeño repunte de seis décimas.

¡Ah! y según el citado barómetro, la de la independencia de Cataluña, aunque subió un poco tras la “jugada” del tribunal alemán que liberó al golpista prófugo, sigue en sexto puesto, muy lejos de las mayores preocupaciones de los españoles, paro, corrupción y clase política, que ocupan el pódium. A ver si al final, y pese a no haberlo hecho tan bien como muchos hubiéramos querido, el Presidente Rajoy no lo está haciendo tan mal del todo, aunque se le presenta un nuevo reto tras la reanudación del esperpento golpista con la designación digital por parte del fugado del desconocido -número once de la lista de JpCat en las pasadas elecciones- Joaquín Torra, como candidato a “presidente de interior” -será que Picodelmonte pretende seguir siendo “presidente de exterior”-, tan separatista como su nominador y al que le ha prohibido “utilizar su despacho”. De este personaje han circulado tuits explosivos que ahora trata de borrar y por los que ahora “se disculpa” y un “magistral discurso” cuando era Presidente de Omnium Cultural, cuyo último sucesor -Jordi Cuixart- está en la cárcel desde el pasado mes de Octubre, en el que llama a los españoles “mestizos que se reconocen por unos caracteres morfológicos externos… y un ángulo anterior mandibular inferior al del catalán” abundando en que “se puede considerar al español como un elemento de la raza blanca en franca evolución hacia el componente racial africano semítico (árabe)”, alertando de que esa “progresiva degradación puede contagiarse a los catalanes debido a la fuerte inmigración” y aludiendo a una “estadística” en la que el Ministerio de Educación y Ciencia español “da una clara ventaja al coeficiente de inteligencia de un catalán sobre el de un español”, recordando el discurso del Molt Miserable Pujol -que lo decía de los andaluces- cuando afirma que “el carácter trabajador y europeo del catalán es un factor anímico bien contrario al gandul y proafricano español”. Nos esperan “días de gloria” con este personaje y un aún más triste futuro para Cataluña si esta estupidez continúa y se permite que siga el desvarío golpista tras haber anunciado al saberse como candidato que su primera decisión si es investido presidente será “recuperar todas las leyes suspendidas por el TC e iniciar un proceso constituyente”. Que Dios reparta suerte y Rajoy cumpla lo que dijo el jueves en Antena 3.

Share on Facebook33Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Antonio de la Torre

Antonio de la Torre

Aficionado a la política, decepcionado con mi corta experiencia en ese mundo, y preocupado con la situación de "España, S. A.". Modesto tertuliano y articulista de opinión. Comparto inquietudes y propuestas, tratando de ayudar a crear opinión para mejorar el pervertido sistema político que nos ningunea.

8 comentarios sobre “Un poco de Memoria Histórica, mientras la ambigüedad cambia de bando y el esperpento continúa

  • el 12 mayo 2018 a las 11:45
    Permalink

    La cuestión previa es que además de captar perfectamente el mensaje que quiere compartir, lo suscribo en cuanto al fondo.
    El escollo está en la forma y el lenguaje.
    Envía vd el mensaje equívoco y generalmente admitido de que “ellos” son la izquierda. Desde ese momento claudica vd ante la pretensión de los ocupas ideológicos.
    La izquierda existe como posición política nunca como grupo político. Aprendamos de una puñetera vez a diferenciar ser y estar.

    Es un contrasentido inadmisible, salvo locura colectiva, estar en el poder y definirse como de izquierda.
    Me lo expliquen, eso y la cuadratura del círculo.
    Un saludo.

    Respuesta
  • Antonio De la Torre Luque
    el 12 mayo 2018 a las 19:19
    Permalink

    Muchas gracias por su comentario.
    Celebro que haya captado mi mensaje, aunque no estoy muy seguro del todo porque en ningún sitio hablo de “ellos” o de “nosotros” y no claudico en nada, se lo aseguro, eso sí, discrepando con usted en que la izquierda no exista como grupo, aunque respeto su visión. Le aseguro que tengo clarísima la diferencia que nuestro rico lenguaje da a SER y a ESTAR.
    Fíjese que no es un contrasentido lo que dice, cuando ZParo -y antes González o Guerra- se definieron de izquierda estando en el poder. Y también lo hizo el incombustible Bono al tiempo que se hacía multimillonario. Eso sí que es un contrasentido.
    Créame que no puedo satisfacer lo de explicarle “la cuadratura del círculo”. Lo siento.
    Saludos y buen fin de semana.

    Respuesta
  • el 12 mayo 2018 a las 21:18
    Permalink

    Le agradezco la atención y el comentario.
    Quiero añadir un apunte significativo.
    Sin vd quererlo expone una obviedad; son ellos, Gonzalez, el hermano de Juan Guerra, Bono etc. los interesados en apropiarse del concepto para trocar la posición política en territorio comanche.
    Fíjese que cuando el gobierno lo conforman miembros de la pesoe o del PCE, o de Jodemos ocupan todo el espectro político: son izquierda por derecho, centro porque gobiernan y derecha porque apoyan al gobierno. Los rivales (enemigos?) capitalistas se quedan prácticamente sin papel, pues ya se encarga el partido del gobierno de hacer también la oposición a la oposición.
    Gobernar no sabrán, pero oponerse… son capaces de oponerse a sí mismos si les encarta.
    Perdón por el enroque.
    Salud.

    Respuesta
  • Antonio De la Torre Luque
    el 13 mayo 2018 a las 11:58
    Permalink

    Enroque por enroque, entonces.
    Creo que los dos hablamos de lo mismo, cada uno a nuestra manera. Por supuesto que son ellos los interesados en apropiarse de todo para, desde el lavado de cerebro impuesto a través de su “igualitario” sistema educativo, acabar dominando conciencias y haciendo parecer “normal” lo que ellos quieren que lo sea. La izquierda en estado puro que, desde el relativismo al que han llevado a la sociedad con sus leyes, ha hecho triunfar al “Todo vale” que después completa con el “No pasa nada” para los que vayan entrando en el redil.
    Veo que lo he expresado tan bien que desde lo impersonal e indirecto ha llegado usted a lo que yo he querido transmitir. Celebro esa concordancia.
    Que pase un buen domingo.
    Mi afectuoso saludo, don Justo Pedro.

    Respuesta
  • el 13 mayo 2018 a las 22:32
    Permalink

    Es difícil no estar de acuerdo con el articulista, ya que más que opiniones, que también las vierte, nos recuerda hechos y dichos, tanto lejanos como actuales.
    Quisiera apuntar el hecho de que definimos, no se sabe muy bien en base a qué, pero lo hacemos, entre Partidos políticos, y políticos, de izquierda y de derecha, cuando luego en la práctica sus hechos, actuaciones y comportamientos son miméticos; posiblemente solo se diferencian en los dichos.Los que se llaman de izquierda, representantes del proletariado o progresistas; como si los demás fuesen regresístas, en la práctica se comportan y viven como capitalistas, tanto a nivel de Partido como particular, y a la realidad del día a día me remito.

    Entrando en una de las partes del artículo, de que la izquierda solo desea el poder, sea como sea, incluso empleando la violencia, hoy en día desterraron ese comportamiento, además de las frases que cita el autor, de Largo Caballero, de ZP o Anguita; les refrescaré la memoria a aquellos de “su” suigéneris Memoria Histórica; que el socialista Indalecio Prieto, en la sesión del Parlamento del día 4 de Julio de 1.934, amartilló su pistola e hizo ademán de disparar contra el Diputado liberal Jaime Oriol.
    Una guinda de Largo Caballero: “La transformación total del país no se puede hacer echando simplemente papeletas en las urnas….estamos ya hartos de ensayos de democracia; que se implante en el país nuestra democracia”. Y esta otra: “No creemos en la democracia como valor absoluto. Tampoco creemos en la libertad”. Esta es parte de la historia del PS que con tanto orgullo citan a menudo.
    Sería interminable la lista de frases, no solo de los citados, si no de otros socialistas, incluidas las de su fundador. Darían para llenar todo un tomo de Memoria Histórica.

    Respuesta
    • Antonio De la Torre Luque
      el 15 mayo 2018 a las 18:34
      Permalink

      Pues aparte de agradecerle el comentario, nada más que añadir. Desgraciadamente, la izquierda no nos da sorpresas gratas nunca y la derecha no se comporta como tal, así que volvemos a estar de acuerdo, amigo mío.
      Seguiremos reflexionando y estaré encantado de que siga comentando mis “desahogos”, como yo los llamo.
      Feliz tarde.

      Respuesta
  • el 14 mayo 2018 a las 8:06
    Permalink

    PP, PSOE, Ciudadanos, Podemos, ERC, BNG, CiU (o como quieran llamarse ahora), y no se si me quedo alguno famoso en el tintero: 16 Rue Cadet de Paris
    PNV: Gran Logia de Inglaterra y, a veces, 16 Rue Cadet.

    Respuesta
  • Antonio De la Torre Luque
    el 15 mayo 2018 a las 18:49
    Permalink

    Muchas gracias por su comentario. No sabía que esa era la dirección del Gran Oriente francés. No está mal como punto de encuentro. Dios los cría y el diablo los junta.

    Respuesta

Deja un comentario