La Barca Marinera de Jesús Manuel Piedra, músico por vocación, alma y vida de la cultura laredana, pejinuca y retrechera

Laredo
Laredo es sin lugar a dudas, la ciudad más musical del mundo. Foto Gavela

“La localidad cántabra de Laredo, uno de los enclaves del norte con mayor historia, siendo fiel a su propio nombre LA RE DO, es sin lugar a dudas, la ciudad más musical del mundo”

La localidad cántabra de Laredo, uno de los enclaves del norte con mayor historia, siendo fiel a su propio nombre LA RE DO, es sin lugar a dudas, la ciudad más musical del mundo, hasta el punto que, a lo largo de toda su existencia, ha generado y creado un estilo musical propio, conocido como cancionero pejino, que surge de la estrecha relación de sus habitantes con la mar, tanto en su oficio de pescador para los hombres, razón por la que se les llama pejinos, o de panchoneras a sus mujeres, por ser las que llevaban el sustento a casa, después de dedicarse a vender el pescado que los marineros pejinos, desembarcaban en el puerto.

Laredo, es sin duda pura historia, tanto en sus calles de la Puebla Vieja, en donde paseó el emperador Carlos V, proveniente de Flandes para trasladarse a Yuste, por la residencia en la misma de la hija de los Reyes Católicos Juana la Loca, por ser una villa con fuero especial concedido por los reyes de Castilla, al ser el puerto de salida del reino al mar, conocido como el Bastón de LAREDO lo que daba lugar a ser la residencia del corregidor. El Bastón de Laredo, abarcaba hasta más allá de lo que hoy es Cantabria, puesto que sus límites territoriales, se expandían hasta Baracaldo. Más recientemente, por ser sede de importantes campeonatos de Europa y del mundo de Vela, contado en la década de los 70 con un competidor especial, S.M. el Rey Juan Carlos, quien, en su época de Príncipe de España, era habitual verle en las instalaciones del Club Náutico, o por los bares y restaurantes de la villa pejina, departiendo y disfrutando de los fabulosos manjares que los pescadores hacen llegar a la ciudad, en una época en la que LAREDO, era una colonia francesa en el norte de España y se le consideraba como uno de los puntos turísticos de gran calidad de España.

Director del Coro de Cantabria
El director de coral, investigador musical y una de las personas más importantes de la cultura musical cántabra Jesús Manuel Piedra

“Si hay algo que caracteriza al hombre de la mar, es el cantar durante su trabajo o en sus celebraciones esas historias de vida hechas canción, por eso, las manifestaciones corales, son muy habituales”

Si hay algo que caracteriza al hombre de la mar, es el cantar durante su trabajo o en sus celebraciones esas historias de vida hechas canción, por eso, las manifestaciones corales, son muy habituales en todo ese cancionero pejino que explica la vida de los laredanos, hasta el punto de que la villa pejina, cuenta en la actualidad, con seis entidades corales, a pesar de tener salgo más de once mil habitantes. Una de estas corales, la Coral Canta Laredo, lleva organizando desde hace veintitrés años, las muy conocidas y prestigiosas Primaveras Musicales Pejinas, dirigidas y coordinadas por su alma mater, el director de coral, investigador musical y una de las personas más importantes de la cultura musical cántabra Jesús Manuel Piedra.

La presente edición de la Primaveras Musicales Pejinas, siguiendo con una trayectoria ascendente hasta el punto de convertirse en referencia indispensable de la música coral española, cuenta con un total de 9 programas, 8 conciertos y una conferencia, con grupos provenientes de 6 comunidades autónomas, 8 provincias, con la particularidad de que todos los directores de los coros, son miembros de la Asociación Española de Directores de Coros, fundada hace apenas dos años y que engloba a más de un centenar de socios de toda la geografía nacional. El repertorio de estas Primaveras Musicales, es completamente variado y lo mismo se puede escuchar una habanera, que música sacra o cantatas de la época del siglo de oro de la música, además de esas bellas canciones laredanas, en donde la mar, su vida y sus habitantes, son el ejemplo más hermoso de la villa pejina, por ser retrechera, grande y marinera.

Jesús Manuel Piedra
Jesús Manuel Piedra, director de la Coral Canta Laredo, de la Coral de Cámara de Cantabria, profesor y compositor musical e investigador musical

“Jesús Manuel Piedra ha vivido décadas de trabajo con magnetofón en mano para oír, hablar y transmitir las historias de los pueblos de Cantabria, convertidas en obras musicales”

Sin duda, estas jornadas musicales, admiradas por todos y que, por razones presupuestarias, en la presente edición más por motivos logísticos que por otra cosa, no ha tenido en las mismas al Coro de RTVE, tiene un alma mater por su dedicación, trabajo de organización y de influencia musical, en la persona de Jesús Manuel Piedra, laredano, director de la Coral Canta Laredo, de la Coral de Cámara de Cantabria, profesor y compositor musical e investigador de viejas historias musicales hechas relatos de vida a través de la música, después de décadas de trabajo con magnetofón en mano para oír, hablar y transmitir las historias de los pueblos de Cantabria, convertidas en partituras llenas de fuerza, carácter dulzura y tradición.

Hablar de Jesús Manuel Piedra, resulta difícil y complicado, más siendo amigo de alguien como él, al que se le puede considerar como la persona que guarda los tesoros de la tradición musical pejina y cántabra, puesto que tomando un café, te cuenta la historia y milagros de un coro que trae a Laredo, para de pronto comentarte un desafío de órgano que se ha producido en la catedral de Toledo, te explica su último programa de radio en la emisora municipal en el que además de contarnos hasta los pliegues de la camisa de Bethoven, nos deleita con música maravillosa que arregla el alma, calma el sentido y hace que uno se sienta orgulloso de ser nada más y nada menos que amigo de un maestro de la música, un contador de historias y el alma musical de la cultura laredana y Cantabra.

Eugenio Narbaiza os presenta a su amigo Jesus Manuel Piedra

Con Jesús Manuel Piedra, muy especialmente cuando se pone al órgano de la parroquia Santa María de Laredo y mientras puede tocar cantigas tan hermosas como “La Barca Marinera”, es capaz de generar distintos sentimientos como el de la alegría, la nostalgia, la felicidad, la tristeza, el orgullo y la serenidad que trasmiten sus composiciones y obras musicales, haciendo que este laredano, hijo de telegrafista, banquero por profesión y músico por vocación, alma y vida de la cultura laredana, pejinuca y retrechera, provoque un mayor orgullo de pertenencia a LAREDO.

JESUS MANUEL, LIN, GRACIAS POR HACER QUE CUANDO ESTOY LEJOS DE MI LAREDO, OYENDO TUS OBRAS, MI ALMA SE TRASLADE A ESA NUESTRA VILLA ACARICIADA POR LA SALVE Y BESADA POR LA FUERZA DEL MAR, DE NUESTRO CANTABRICO

Share on Facebook155Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Eugenio Narbaiza

Eugenio Narbaiza

Soy Azcoitiano de nacimiento pero laredano, pejinuco y retrechero de corazón. Llevo en el alma ese espíritu marinero de quienes liberaron a Sevilla de sus cadenas, recibieron al Emperador Carlos V en su camino a Yuste y de quienes hicieron de Laredo, la Niza española. Amo la Libertad, al individuo y la verdad porque nos hace libres y mis armas son la pluma, la palabra y mis principios para defender a mi amada España.

Un comentario sobre “La Barca Marinera de Jesús Manuel Piedra, músico por vocación, alma y vida de la cultura laredana, pejinuca y retrechera

  • el 30 mayo 2018 a las 11:14
    Permalink

    Muchas gracias, Eugenio, por ese extraordinario artículo que me has dedicado desde la profesionalidad y el corazón, como una “isleta” artística entre tanta comidilla política. Es también importante que la cultura y en especial la música esté presente en cualquier medio. En día y medio has alcanzado que “me vean” 800 personas y eso es casi demasiado para mí. GRACIAS, paisano pejino de mi querida Villa Pejina, Marinera y retrechera, como tú muy bien te retratas y UN FUERTE ABRAZO

    Respuesta

Deja un comentario