Entre la psicología del maltratador y la estupidez totalitaria. Así estamos en España

Quién teme al rinoceronte de Ionesco
Entre la psicología del maltratador y la estupidez totalitaria ¿Quién teme al rinoceronte de Ionesco?

 “Recuerdo hoy una gran cita de Ionesco, el gran dramaturgo del teatro del absurdo: Pensar contra la corriente del tiempo es heroico; decirlo, una locura”

Recuerdo hoy una gran cita de Ionesco, el gran dramaturgo del teatro del absurdo  “Pensar contra la corriente del tiempo es heroico; decirlo, una locura”, y me permito una doble sonrisa tanto por los ya manidos resultados electorales en Norteamérica, la victoria de Trump y el afán mayoritario que todavía continúa de los “anchor man” esos líderes de audiencia en los medios de comunicación que consiguen a diario que su palabra no vaya a misa sino que la convirtamos en comunión de los santos inocentes. La Sociología, la Propaganda y la manipulación de la Estadística y la verdad, aplicadas a los intereses políticos.

Coartadas ideológicas, y en esencia, bastardos señuelos, para guiarnos en esta confusión vecinal que, ya mayoritariamente, sigue en España los pegadizos ecos de la flauta de Podemos, al ritmo de su falsa utopía, con esa pasión desbordada que procuran los hechizos a los personajes míticos o literarios.

“Así estamos. Entre la psicología del maltratador y esa estupidez totalitaria de los posos marxistas que amargan la tisana de la Democracia que bebe la Vieja Europa”

Así estamos. Entre la psicología del maltratador y esa estupidez totalitaria de los posos marxistas que amargan la tisana de la Democracia que bebe la Vieja Europa desde la siembra de Pericles.

Los filósofos, los psicólogos, los médicos, los científicos, los ensayistas, los poetas y hasta los asistentes sociales de las mas variadas Organizaciones No Gubernamentales están de acuerdo en afirmar que el maltratador de género cuando mata a su pareja, o a los hijos de ambos,  cumple una maldición expresada con cuatro palabras: ” O conmigo o muerte”. Un delirio máximo que compruebo, con tristeza y estupefacción, está moviendo a variopintos “Círculos” sociales y profesionales.

Y ahí están muchos de mis vecinos que aplauden al ínclito Pablo Iglesias o a Echenique que hoy dice ante los micrófonos tamañas tonterías como las que expresó con la victoria de Trump: Que en los USA había ganado el fascismo. Y así sigue, al igual que todos sus correligionarios hablan de libertad y la igualdad  desde la concepción marxista leninista de la política, la manipulación de las asambleas, su concepción de la violencia terrorista y sus desdoros e injurias  a la bandera de España y hasta su alergia profesional a pronunciar en público, y ante los micrófonos, el nombre de nuestro país.

Priman el rencor, el culto a las personas, la culpabilidad de los demás por todos sus actos fascistas, esconden información y exhalan amargura en una especie de brecha insalvable entre la inteligencia y la estupidez totalitaria. Y es que una vez desbordadas las hechuras demócratas queda la psicología del maltratador de las cuatro palabras : O conmigo o muerte. Así estamos de nuevo en España.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone

Manuel Artero Rueda

Manuel Artero Rueda ha dedicado toda su vida profesional a la televisión en la empresa pública RTVE donde, en los últimos veinte años, y después de haber trabajado como ayudante de producción y realización. ha realizado su oficio de periodista como reportero en el programa Informe Semanal, para el que ha realizado mas de trescientos reportajes. Licenciado por la Universidad Complutense, es autor del libro "El reportaje para televisión un guiño a la noticia" , un práctico temario con el que ha impartido clases tanto en el Instituto Oficial de RTVE como en el máster de periodismo de la Universidad Rey Juan Carlos. Desde el ERE inventado por Zapatero para TVE, dedica su esfuerzo y trabajo esta "La Paseata" un sencillo blog personal que con el paso de los últimos años, se ha convertido en una modesta revista electrónica en la que colaboran un grupo de amigos a los que une el amor a España.

Deja un comentario