De tesis, máster y demás miseria buenista: Según el bestiario de las izquierdas, todo lo que no es lo que ellos dicen, es fascismo por Rodolfo Arévalo

Decía el cínico Diógenes, que paseaba por la calle con una vela a la luz del día, que buscaba un hombre.
Decía el cínico Diógenes, que paseaba por la calle con una vela a la luz del día, que buscaba un hombre.

“En la actualidad encontrar un hombre, sensible, inteligente, equilibrado y sobre todo libre de ornamentos espurios y de prejuicios resulta una misión casi para el Equipo A”

Un país democrático y libre por no mucho tiempo. No sé si algún alma de cántaro, buenista o devaluada moralmente, se ha dado cuenta de que los problemas más graves que tiene España en este momento, que no “este país”, consisten solo en dos cosas, la primera es sacar a Franco, que lleva cuarenta años criando malvas, en su tumba y llevarlo a no se sabe dónde. Quién sabe Dónde, como el programa famoso de la televisión. Eso, si no fuera porque tenemos buena fe, podría parecer que como al Cid Campeador algunos individuos le tienen más miedo, al general dictador, muerto que vivo.

A mi Franco, ni me va, ni me viene, y el lugar en que esté enterrado me da exactamente lo mismo, igual que me da exactamente lo mismo dónde esté enterrado, incorrupto él, el cuerpo de Lenin, o el de De Gaulle, el de Gengis Kan o el de la madre que parió a mi contemporáneo chino de Pekin Chi Noetá Vivoyá. Mucho más miedo deben dar los psicópatas vivos, que los hay a toneladas en nuestra época, por el aumento incontrolado de la natalidad de los pueblos foráneos y extranjeros.

“Ya sabemos que casi todos los tontos y por supuesto los listos tienen un máster, porque las universidades necesitan cobrar para existir o para aliviar las arcas del estado”

El otro asunto que parece tener una importancia desorbitada y ocupa el segundo lugar, es la posesión de títulos máster. Ya sabemos que casi todos los tontos y por supuesto los listos tienen uno, porque las universidades necesitan cobrar para existir o para aliviar las arcas del estado y las empresas para sus puestos directivos quieren personas vestidas de largo, el largo queda muy bien a los cerebros, sobre todo de los descerebrados. Así se disimula la cortedad de las neuronas de algunos , así como la falta de células gliales, que se ha demostrado son incluso más importantes que las neuronas en el proceso sináptico. Lo más importante, que es la inteligencia, motivación, cociente intelectual, conocimientos específicos, sensibilidad y empatía hacia los demás quedan relegadas a un discreto puesto al borde de la extinción. Y no crean que les miento… queda mucho mejor un titulado superior con máster en historia del comic, que un inteligentísimo y preparado ejecutivo inteligente, resolutivo y eficiente que solo posea un titulillo en negocios diversos, dónde va a parar. Ese desgraciado, no se comerá un rosco en una empresa, porque no viste, ni de Prada ni de nada.

Y todo esto ¿por qué? Se preguntarán ustedes. Respuesta: querido amigo, amiga, para ser políticamente correcto, porque vivimos en una sociedad en la que el envoltorio vale mucho más que el contenido. Basta fijarse que para vender cuchillas de afeitar, artículo prosaico donde los haya, tienen que venir éstas envueltas en engorrosos embalajes de plástico con llamativos dibujos en cuatricromía. Por Dios y eso que yo no creo en la divinidad. Me parece a mí, que por supuesto no tengo ningún máster ni falta que me ha hecho para vivir y para ser lo que soy, o sea un hombre ni más ni menos, una soberana estupidez y una forma rápida de seguir hacia la extinción de los seres humanos.

Decía el cínico, que paseaba por la calle con una vela a la luz del día, “que buscaba un hombre”. Bien aventurado él que aún tenía la oportunidad de encontrarlo, porque en la Grecia antigua los había, no como en la actualidad en que realmente encontrar un hombre, sensible, inteligente, equilibrado y sobre todo libre de ornamentos espurios y de prejuicios resulta una misión casi para el Equipo A o para los integrantes del equipo de Misión Imposible. Aquí iría la música, pero como la mayoría no lee las notas, no la pongo. ¿Cuándo los simios evolucionados pasaron de ser Homo Sapiens Sapiens a ser Homo Ridículus Desnortatus? ¿Es esto una condición sine qua non, para lograr una civilización tecnológica al borde de la desaparición? O mejor dicho, exige la evolución la locura, desmemoria y la pérdida del comportamiento racional, para que la desaparición de la humanidad que ahora conocemos acabe desaparecida. No sé, pero lo parece.

“En España hemos llegado a tener consciencia de que una mierda es lo que somos los votantes para nuestros políticos, sobre todo de izquierdas”

Cuando la preocupación más importante de una parte de un país pasa por borrar su pasado, que malo o bueno siempre ha de servir de referente en lo bueno, para repetirlo, y en lo malo para escarmiento de indocumentados, es dominante, es lo que merece, perder el pasado y olvidarlo para repetirlo a gusto. ¿Qué importa todo los demás?. Creo que en España hemos llegado a tener consciencia de que una mierda es lo que somos los votantes para nuestros políticos, sobre todo de izquierdas, aunque yo no pondría la mano en el fuego, actualmente, por nadie. ¿Dónde han escondido los problemas reales que tiene Europa y el mundo en general, dónde los que tenemos aquí? El país está a un tris de separase si no se aplican medidas realmente punitivas y hasta de Estado de Excepción en una Comunidad Autónoma que tiene unos ¿políticos?, orates diría yo, fuera de toda realidad mínimamente aceptable. De rebote y con la inacción de los partidos políticos que han gobernado el país durante décadas han conseguido lavar los cerebros de casi todos los menores de cuarenta años, periodo que llevamos en democracia.

Una España que ha admitido como animales de compañía en el Congreso de los Diputados a grupos que están únicamente están formados por defensores de terroristas, si no psicópatas revolucionarios con piel de borrego que engañan a la gente. Anti sistema de libertades que se apoderan de la democracia para destruirla desde dentro del sistema desde el propio centro rompiendo la convivencia. Esa convivencia que espoleada y usurpada por su violencia luego forman charcos de sangre densa y roja sobre banderas rojas. ¿Dónde se ha escondido el problemas de los sueldos bajos por falta de competitividad y del paro? Ah, no saben, ninguno sabe. ¿Dónde se están tomando medidas para revertir el problema de la inmigración, no toda, si no la Musulmana que acabará imponiendo una teocracia Islámica en Europa y por ende en España.? No se sabe, no contestan, no quieren enterarse, Por Dios que fascistas. ¿Dónde se esta previendo el descenso de la natalidad, pretexto para vender inmigración, con ayudas a los padres con hijos y más con familias numerosas?. Para eso debería haber dinero, mucho dinero porque el futuro del país nos va en ello. ¿Dónde están las leyes para controlar un poco la deslocalización y para bajar impuestos a empresas que creen mucho trabajo en el país?, No saben, no contestan.

Pero no, todo eso es mera charlatanería de un fascista, porque según el bestiario de las izquierdas, todo lo que no es lo que ellos dicen, es fascismo. Yo más bien diría que todo lo que ellos hacen y dicen ante su cacareado “pueblo” inculto, ineducado y sin valores que seguir o que argumentar, es ese fascismo Comunista y Troskista. Que cada cual entienda lo que le de la gana, ya tendrá tiempo de arrepentirse y llorar cuando dejemos de tener un país democrático y libre.

Share on Facebook43Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario