La Peste de fomentar el odio entre españoles y en abrir heridas de la guerra civil. Por José Crespo

Por qué el Nazismo es Socialismo y por qué el Socialismo es Totalitarismo
Por qué el Nazismo es Socialismo y por qué el Socialismo es Totalitarismo

“Escuchaba a Martínez-Maillo, conocido como Maillóteles por su arte oratoria, tratando de no ser tildado de apestado fascista”

Escuchaba a Martínez-Maillo, conocido como Maillóteles por su arte oratoria, tratando de no ser tildado de apestado fascista: “Franco era un dictador en toda regla, como Lenin o Hitler”. Maillo recordaba que él ha sufrido en “las carnes de su familia al dictador que es como Lenin o Hitler” y que la posición de su partido es clara al respecto. Relataba que un familiar recibió un tiro en la cabeza de los franquistas.

Es ciertamente penoso como tratan de hacerse perdonar. Agradezco no haber recibido adoctrinamiento familiar y haber conocido los dramas familiares muy avanzada mi madurez. Aprendí que el rencor solo hace daño al que lo tiene.
Ante la declaración torticera que pone al mismo nivel a Franco que a Hitler o Lenin, y que cae por su propio peso, poco puedo añadir pues Franco dio paso a la democracia cosa que no hicieron ni Stalin, ni Lenin auténticos genocidas.
Franco venció al comunismo soviético al que conducían a España personajes como Largo Caballero, y no son palabras mías sino del republicano Sánchez-Albornoz.

Es cuestión de datos históricos que nada tienen que ver con cuestiones políticas empeñadas en fomentar el odio entre españoles y en abrir heridas de la guerra civil.

En cuanto compararlo con Hitler me parece sencillamente ridículo por el apoyo y ayuda, reconocida por Israel, a miles de judíos que salvaron sus vidas a través de España. Franco libró a España de entrar en una guerra cuyo resultado habría sido funesto. Guerra que desembocó en la Guerra Fría a causa de la traición estalinista.

 

Claudio Sánchez Albornoz
Claudio Sánchez Albornoz y la peste comunista

“Tuve dos abuelos, uno brutalmente asesinado, que nos dejó como único legado una carta de amor a su esposa e hijos y de perdón a sus carniceros verdugos”

Yo tuve dos abuelos, uno brutalmente asesinado, que nos dejó como único legado una carta de amor a su esposa e hijos y de perdón a sus carniceros verdugos que hizo llegar a mi abuela con su anillo de alianza.

En cuanto al otro resultó que padeció cárcel tras la guerra civil y salió finalmente libre por no tener las manos manchadas de sangre. Se sintió comunista toda su vida y aunque se levantaba y se iba cada vez que salía Franco en la tele (cosa que no entendía) jamás me malmetió contra nada ni nadie. Ese abuelo me enseñó a leer en libros de Historia y muchos años después de su muerte supe que estuvo emperrado en plena contienda por mandar a sus tres hijas a Rusia convencido de que allí encontrarían el paraíso social en el que creía a pies juntillas, como sus hermanas. Gracias a Dios mi abuela, pequeñita ella pero con carácter no lo consintió.

Doy gracias por haber crecido ajeno a odios y rencores que mis cuatro abuelos dejaron atrás mucho antes del matrimonio de sus hijos, mis padres. Ahora me sonrío incrédulo cuando miro mi misal de la Primera Comunión firmado por este abuelo que quiso regalármelo cuando mis padres me llevaron a catequesis.

Mi abuelo al que no conocí está en una fosa común y sé dónde está. Para los señores Maillo, Sánchez o Iglesias ¿soy un facha?

¿Cómo debo catalogarme? ¿Soy por ello menos o nada demócrata porque uno de mis abuelos fuera víctima de las organizadas “evacuaciones” llevadas a cabo por los comunistas en toda España?

En fin, resulta repugnante cómo desde el revanchismo de cierta izquierda, que nada tiene que ver con personas de la categoría intelectual de Joaquín Leguina y otros, hacen del guerracivilimo y la profanación de tumbas toda su actividad política a golpe de real-decreto olvidándose de los problemas reales y poniendo a España en venta, al servicio de aspirantes a dictadores separatistas y comunistas.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
José Crespo

José Crespo

José Crespo. Si Vis Pacem Para Bellum, enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, Soldado en la reserva, colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por".

2 comentarios sobre “La Peste de fomentar el odio entre españoles y en abrir heridas de la guerra civil. Por José Crespo

  • el 22 septiembre 2018 a las 13:56
    Permalink

    Ese es el pecado de los politicastros del PP (que se creen la “derecha” de España: la cobardía, el miedo a “irritar a las izquierdas” (Como dijo Gil Robles para rechazar el puesto de Jefe de Gobierno tras ganar las elecciones de 1933). En cuanto a Martinez Martillo (no sé quién le llamará Maillóteles, deben ser sus amiguetes, confundiendo a Aristóteles (filósofo) con Sócrates (orador)) solamente se puede decir de él que su ignorancia va pareja con su demagogia. Casado ha cometido el gran error de mantenerle en sus filas.

    Respuesta
    • Jose Antonio Crespo
      el 22 septiembre 2018 a las 23:04
      Permalink

      Gracias por su comentario. Lo de Maillóteles es sarcasmo precisamente por sus dotes filosóficas y oratorias.

      Respuesta

Deja un comentario