De la Catatónica Catatonia y la Portentosa Progresía Separata que nos exigen Vivir en Catalán. Por Félix Fernández de Castro

Estamos a un paso de una guerra civil entre catalanes a causa de la la catatónica catalonia.
Estamos a un paso de una guerra civil entre catalanes a causa de la la catatónica catalonia.

“Pena que toda esta Portentosa Progresía Separata sea demasiado gregaria, incluso borreguil, y que por eso mismo no pueda vivir en catalán sola”

El presidente de la Obra Cultural(?) Balear dice que quiere “vivir en catátan”. Para ello impide el uso del mallorquín, menorquín, e ibicenco (que hablaban, quienes querían hablarlo, en las islas) junto con el castellano o español, lengua oficial de España y muchos países americanos. 

Por si no hubiera dado bastante por saco, convirtiendo el lenguaje catátan en vehicular para funcionarios y estudiantes de todos los grados, con la inestimable complicidad de la Universidad Balear del Crecepelo Que lo Cura Todo, y de la Portentosa Zurdería Local, que sólo responde ante Barcelona y ante el Abate de Monserrat, que es lo más cercano a Dios que hay en la Autonotaifa Catátana Catatónica y esta otra (de momento) de Baleares, a la que los catatónicos han lanzado, por ahora con éxito, una especie de OPA hostil. 

Pena que toda esta Portentosa Progresía Separata sea demasiado gregaria, incluso borreguil, y que por eso mismo no pueda “vivir en catátan” sola; como toda gente gregaria, o más bien ovino lanar, precisa de nuestra obligada compañía. No pueden vivir en catatán sin nosotros, españoles no anormales, aunque para ello (o sobre todo por ello) sepan que nos están imponiendo su no deseable (ni deseada) compañía, para la gilipollez esa de “vivir en catátan catatónico”, cosa que sospechamos que ni ellos mismos saben lo que es,  ni si es o existe tal cosa. 

Ahora que venga un juez alemán y diga que los independentistas no usan la violencia para tratar de lograr sus fines
Ahora que venga un juez alemán y diga que los independentistas no usan la violencia para tratar de lograr sus fines

“Tampoco se conoce el aspecto o forma que debe tener un estado independiente  en forma de república”

Tampoco se conoce el aspecto o forma que debe tener “un estado independiente  en forma de república”, porque, ¿qué forma tienen las repúblicas independientes?; esto viene a cuento de la pregunta que el Honorable Puigdemont, alias el del flequillo, que es más resultón que las flequis de don Antonio (Burgos), hizo al personal en el referéndum de ahora hará un año: “¿Quiere que Catatonia sea un estado independiente con forma de república?” ; luego se nos mosquean cuando preguntamos qué forma tiene una república independiente, que a lo mejor es la misma que la de una monarquía, pero sin corona y con barretina; en ese sentido, la proyectada república catatónica siempre es una mejora comparada con la monarquía española, que ni tiene corona ni barretina, y últimamente tampoco peineta para la reina, la misma reina a la que el Boris Izaguirre felicitó por ser la “primera Reina que por fin sabe hablar español”. Al Boris, que sí tiene corona, seguro se le cae si oye a una reina hablar…en catátan. 

Al contrario que el Honorable (¿lendakari?) Puigdemont, que se conforma con llevar flequillos para contentar a las Flequis de don Antonio (Burgos); quizá los “estados independientes en forma de república” tengan esa pinta, forma de flequillo, lo que pese al potencial peligro de la caspa, tiene una ventaja sobre el clásico triángulo, ya que los pelos pasan del Teorema de Pitágoras; de acuerdo con los informes PISA, lo más probable es que ni sepan quien era el tal Pitágoras…y crean que sea otro tío, como el Jedi, que les manda “Madrid” para expoliarles y/o someterles al Imperio Galáctico, que encima es del Real Madrid, el equipo que dicen le quitó Alfredo Di Stéfano al Barça, por culpa de Franco; figúrense, encima de no regalarles las Baleares, les mandan al Pitágoras o al Jedi ese de la Guerra de las Galaxias de los c***nes, el que faltaba. 

Más dicen ser, más compañía quieren, aunque sea cargándose el porvenir de nuestros hijos… descendencia como les llaman ellos, los Portentosos Separatas.

Y el que para terminar de cagarla ataca de nuevo, es el Títere Podemita con el anticonstitucional invento de la nación de naciones;  y viene con los moros y todo, a saber. 

                                                                   

 

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Felix Fernandez de Castro

Felix Fernandez de Castro

Nacido en Manila el año de las dos primeras Bombas Atómicas, hijo de padres españoles, en 1963 bachillerato con dos reválidas en colegio de jesuítas, y de joven, durante breve tiempo piloto de Franco en la 15 Promoción de Complemento, llamada "El Parvulario" por los guasones de 21 años, la mayoría de edad en aquellos tiempos de Orden; (ex)empleado de banca, ya felizmente jubilado, actualmente blogger por libre y ahora mismo colaborador en la Paseata. Y hola, por cierto.

Deja un comentario