Tiempo de vergüenza. (Entierros y despropósitos). Por Vicky Baustista Vidal

Profanan la tumba de Franco en el Valle de los Caídos
Tiempo de vergüenza. (Entierros y despropósitos): Profanan la tumba de Franco en el Valle de los Caídos

“Los salvó también de Hitler, le pique a quien le pique, y llevó a España a un momento de crecimiento y expansión. Es mi vida y son mis recuerdos”

Yo nací al final de la posguerra. Nunca, hasta el momento, he puesto los ojos ni en la Política ni en los políticos. Pero, recuerdo con claridad como en mi infancia, las multitudes aclamaban al Caudillo en todas partes. Entonces, no había ni propaganda, ni autobuses a disposición de los afines ni tampoco bocadillos. Nadie obligaba a acudir a las plazas a vitorear a Franco. Eran millones de personas agradecidas a quien salvó de ser asesinados por las bestias que mataban indiscriminadamente por los más bajos motivos. Los salvó también de Hitler, le pique a quien le pique, y llevó a España a un momento de crecimiento y expansión. Es mi vida y son mis recuerdos. Los más imparciales, pues no he tenido ideología política nunca ni afiliación a nada y hablo solamente como testigo de un tiempo histórico.

La Historia, buena o mala no se debe tocar. En el mundo, nadie ha cambiado de sitio los restos de personajes que tuvieron en la Historia intervenciones más o menos afortunadas. Todos están ya muertos.

En España, el rencor y el odio porque se juzgara a un puñado de asesinos después de la guerra y recibieran justicia a sus crímenes no tiene justificación, pues es de imaginar lo que ellos hubieran hecho de ganar la miserable guerra que forzaron con sus tropelías, ignorancia, golpes y asesinatos: Si, dejar vacía media España y muerta de hambre la otra media.

El país no ha perdido solamente justicia política. Ha perdido principios, valores, metas, orgullo de Nación, amor a la patria, y todas aquellas virtudes que hicieron recios a los españoles de antes, capaces de luchar por sus principios y soportar las crudas batallas de la Reconquista en toda la Nación. Franco, como muchos en la época, fue republicano. Fueron tiempos aquellos llenos de diferencias sociales, de pobreza y de sufrimiento, es verdad, los que llevaron a la gente a rebelarse. Pero siempre es el cómo no el por qué el que define a los hombres. Fue la pesadilla sangrienta que la ignorancia despertó. Ni sus mandatarios pudieron hacerse con ellos, con los que crearon cientos de checas en toda España para torturar y masacrar a gente inocente tan solo por odio o envidia.

“Las guerras están llenas de muertos, pero, si además, se involucran la avaricia, el robo, el odio, la ignorancia… Entonces, se ha abierto el infierno”

Las guerras están llenas de muertos, pero, si además, se involucran la avaricia, el robo, el odio, la ignorancia… Entonces, se ha abierto el infierno, como sucedió, dando lugar a la rebelión que causó la Guerra Civil española, la vergüenza que todos se esforzaron por olvidar pero que el diablo resucitado no quiere que se olvide porque aún necesita más víctimas para que paguen su precio de sangre.

Y tanto se esforzaron por olvidar que sus hijos y sus nietos, no tienen recuerdos ni soflamas ni herencias de sangre, salvo cuatro ambiciosos, muchos de ellos hijos o nietos de gente de derechas. Y me refiero a derechas, aunque no me guste para nada la denominación izquierda o derecha, por que se llama así, de derechas, a los que sobrevivieron y agradecieron.

Todo el mundo tiene en su historia de la guerra una muerte, varias, una injusticia o más. Pero también, en el presente, una falta tremenda de valores, equilibrio, ética, nobleza, principios… La razón es que nadie se los ha dado ni casi nadie ha tenido deseo de indagar en su propio pasado.

Hay un vacío grande en la sociedad y todo lo que esté vacío tiende a llenarse. Y si no se llena con lo necesario, se colma de polvo, suciedad y restos. No basta con tener, hay que mantener; y esa, ha sido la debilidad de los españoles.
Ahora la casa esta tan sucia que no hay forma de limpiarla y los Pelayos, Cides Campeadores, grandes héroes, andan por ahí sin saber de que va la vida dándole al porro, intentando que los pelos les queden bien tiesos, el móvil este cargado y luchando por llevarse al catre a la de turno, sin más presente y más destino.

 “Resulta muy triste sospechar que esta España, de vergüenza y despropósitos, retroceda y acabe de nuevo en la miseria como ya estuvo”

Resulta muy triste sospechar que esta España, de vergüenza y despropósitos, retroceda y acabe de nuevo en la miseria, como ya estuvo, gracias a su propia estultez y falta de respeto a si misma y a lo suyo. El futuro es cada vez más negro, los traidores medran, los enemigos reinan, y la traición florece. Se ve en todos los niveles de la sociedad; y apena, y si no tienes el día bueno, aterroriza el futuro de esta panda de idiotas que se ha dejado llevar por la corriente, y conoces, que ese río de idiotas, también te arrastra a ti.

Share on Facebook43Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Vicky Bautista Vidal

Vicky Bautista Vidal

Nací en Madrid. Y como a casi todos los madrileños, todo el mundo me parece cercano y de casa: es el carácter de la ciudad. Esto me ha ayudado después para congeniar con toda clase de personas en los diferentes sitios donde viví. Soy curiosa, inquieta, autodidacta y un pelín dispersa, precisamente por que me siento atraída por muchísimas cosas, escribir es una de ellas. Lo hago al golpe de víscera, según el momento y me faltan algunas vidas para alcanzar a Cervantes o alguno de los inmortales. Soy la primera sorprendida por que observo como últimamente me meto en berenjenales de opinión acerca de asuntos políticos, cuando en realidad, la Política, me importó un bledo toda la vida. Puede ser sentido común herido o un amor recién descubierto por España y su unidad. No milite, milito o militare en nada. Pero estoy de parte de la razón y el sentido común. Defenderé a cualquier gobierno que me facilite la vida y reprochare sin pausa a quienes me la incomoden. La Libertad es para mi la única joya a lucir, la lógica una herramienta y creo que sin pasión por algo, poco se puede conseguir.

Deja un comentario