El impuesto de sucesiones, un abuso canalla del poder. Por Juan Carlos Valverde Pérez

Manifestación ante el Parlamento de Andalucía en Sevilla contra el impuesto de sucesiones
Manifestación ante el Parlamento de Andalucía en Sevilla contra el impuesto de sucesiones

“Por mucho que Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, Susana Díaz y la voraz María Jesús Montero se empeñen en imponer a los españoles el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, les va a resultar imposible mantenerlo”

Por mucho que Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, Susana Díaz y la voraz María Jesús Montero se empeñen en imponer a los españoles el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, les va a resultar imposible mantenerlo, una vez que ese tributo, como reconoce la propia Susana Díaz, ha quedado deslegitimado por la protesta popular masiva y la opinión pública mayoríaria de los españoles. Mantenerlo en esas condiciones es pura tiranía indecente y corrupta, según establecen las reglas de la democracia, un sistema donde la soberanía popular y la voluntad del pueblo deben tener un peso determinante en las decisiones.

La Federación Nacional Contra el Impuesto de Sucesiones  FENCIS  están ganando claramente la batalla a un gobierno que se siente rechazado y acosado por una opinión pública que apoya la supresión de ese impuesto brutal y acusa a los políticos que lo cobran de burlarse de los muertos y de ser “ladrones de herencias”.

La presentación por STOPIMPUESTODESUCESIONES, integrada en la anterior federación, de una denuncia contundente y formal ante la Comisión Europea, contra el gobierno de España, va a inclinar definitivamente la balanza de la lucha contra el impuesto de Sucesiones hacia la supresión de ese brutal, injusto y anticonstitucional tributo, abriendo una vía de esperanza para los miles de afectados. El gobierno y los partidos que quieren imponerlo en cualquiera de sus formas, contra la voluntad popular, a pesar de que el impuesto es perverso, deberían sentir vergüenza de que unos simples ciudadanos españoles, cansados de esgrimir sus razonables y bien fundados argumentos ante las autoridades, hayan tenido que denunciar a su propio país ante las autoridades europeas para lograr que dejen de cobrar un impuesto brutal, injusto, anticonstitucional y de una crueldad desmesurada.

La injusticia y crueldad del sistema fiscal español ha quedado claramente expuesta ante la Comisión Europea y los ojos del mundo, colocando al gobierno español, empeñado en intensificar el cobro de ese tributo, contra las cuerdas y con la opinión pública abrumadoramente en contra.

También están quedando claras ante Europa otras verdades, como que el gobierno de España desprecia la democracia porque legisla y gobierna en contra de la voluntad popular y que la lucha ciudadana contra el impuesto de Sucesiones es uno de los episodios más positivos y brillantes de la lucha de los españoles por la democracia y por liberarse del abuso de poder y de las injusticias que emanan de una clase política española escasa de dignidad, decencia y democracia.

Si quieres perder tu herencia vota PSOE
Si quieres perder tu herencia vota PSOE

“Es la primera vez en la Historia moderna de España en que el pueblo se rebela contra un impuesto injusto y consigue poner a la opinión pública de su lado, situando a los políticos en el bando opresor y miserable”

Es la primera vez en la Historia moderna de España en que el pueblo se rebela contra un impuesto injusto y consigue poner a la opinión pública de su lado, situando a los políticos en el bando opresor y miserable. Para ellos, la defensa de ese impuesto, el más impopular y denostado de todos los vigentes en España, es cada día más insostenible y sólo lo mantienen por arrogancia, porque quieren evitar por todos los medios que el pueblo descubra que a ellos, los que mandan, se les puede doblegar.

Lo único inteligente que les queda por hacer es atender la demanda del pueblo y suprimir ese impuesto, renunciando a su viscosa e indecente tozudez antidemocrática. La realidad actual es contundente: pese a  las rebajas y deducciones al impuesto (entiéndase menos robo), todas ellas bien publicitadas por los políticos para intentar frenar la protesta popular, que sin duda les pasará factura en las urnas, el impuesto de Sucesiones y Donaciones continua destrozando la vida de miles de familias, operando como un injusto tributo que ya en la mayoría de los países  retrocede o esta por completo eliminado.

Las falsas reformas y modificaciones introducidas en las diversas autonomías son a todas luces insuficientes y diseñadas para tener más efecto mediático que eficacia real. En Andalucía, por ejemplo, se ha liberado de pago el primer millón heredado, pero esta medida, adoptada como parche temporal presupuestario, solo tiene inicialmente la  vigencia de un año, el mismo que el dicho presupuesto. 

El mismo órgano legal  consultivo de la Junta, poco después cesado por Susana Díaz en un alarde de desmesurada prepotencia, advirtió de su temporalidad, al no estar reflejado como una modificación de la ley de financiación autonómica. La falsa reforma no abarca, al igual que en otras regiones, de forma efectiva, a las donaciones ni a los herederos que no sean hijos y nietos. En otras autonomías como Aragón o Asturias las deducciones son igualmente testimoniales, aplicándose únicamente a los herederos por línea directa dejando por tanto también  excluidos a  sobrinos y hermanos.

La eurodiputada de UPyD Maite Pagazaurtundúa apoya a la asociación andaluza para acabar con este tributo
La eurodiputada de UPyD Maite Pagazaurtundúa apoya a la asociación andaluza para acabar con este tributo

“Heredar en Madrid, Extremadura, Murcia, Baleares o territorios forales cuesta cien veces menos que hacerlo en otras comunidades”

Heredar en Madrid, Extremadura, Murcia, Baleares o territorios forales cuesta cien veces menos que hacerlo en otras comunidades. Morir en las islas Canarias puede significar pagar incluso mil veces menos por la herencia que fallecer en Oviedo o Zaragoza. Es una diferencia que dinamita el concepto de igualdad entre los españoles, garantizado por la Constitución.

Pero el drama mayor quizás no sea esa diferencia, sino la diabólica maraña que conlleva la demagógica aplicación canalla del impuesto. Se valoran los bienes al alza, en muchos casos de manera escandalosa, multiplicando varias veces su valor real con el único fin de asegurar la mordida. Con igual objetivo se penalizan las donaciones. Si no puedes pagar lo exigido, con suerte podrás renunciar a la herencia con todo lo que ello implica.

La falta de liquidez y la imposibilidad de acceso al crédito ha provocado desde el comienzo de la crisis que las renuncias se incrementaran un 420%. Si la herencia fue aceptada, no hay marcha atrás posible, no puedes vender una parte para liquidar el impuesto pues los bienes quedan señalados, no se admite la dacción en pago y si logras aplazarlo te aplicaran intereses desproporcionados, que si no puedes pagar se tornaran en multas y recargos engrosando aun más la deuda. Finalmente, en un alarde de crueldad y avaricia, los políticos embargaran los bienes, subastándonos por una ínfima parte de su valor, privándote además del derecho de tanteo y retracto. Es un puro bandolerismo institucional que roba al pobre para entregárselo al rico, que se apropia de ellos a precio de saldo. Si como es habitual con la subasta no se cubre la cantidad demandada, continuaras endeudado, embargándose, llegado el caso, los bienes restantes de tu propiedad, sean hereditarios o privativos. Aun así, en el caso de no cubrirse la deuda, seguirás debiendo lo restante, mas sus usureros intereses acumulativos, comenzando un nuevo ciclo de rapiña. Todo un calvario de locura, injusticia, indefensión y crueldad que humilla, destroza e hipoteca de por vida a miles de honestas familias.

Toda esa ruina moral y económica, provocada por un impuesto canallesco, impopular, injusto y denostado por la población, cuya recaudación apenas representa el 0,2% del P.I.B., es, pese a ello, mantenida cruel y demagógicamente por una clase política que exhibe una arrogancia y dejadez insoportables en democracia. 

La lucha contra el Impuesto de Sucesiones es actualmente una batalla crucial en política  porque este impuesto, injusto, cruel y anticonstitucional, que atenta contra las propias normas de la Unión Europea, se ha convertido en un símbolo de la opresión y del abuso de poder en España, lucha suscrita y apoyada  por los principales sectores sociales y productivos de nuestra nación. 

La misma clase política reconoce abiertamente que el tributo ha quedado deslegitimado y la sociedad española se está movilizando, cada día con más fuerza, al conocer los continuos casos de sufrimiento ruina e injusticia que padecen los afectados, una sociedad angustiada y harta ante la indiferencia y perversión de los partidos políticos que mantienen el impuesto, cuyos ciudadanos no están dispuestos a dar más su voto a los Ladrones de Herencias.

Share on Facebook527Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Juan Carlos Valverde Perez

Juan Carlos Valverde Perez

Hijo de profesora de Historia y Oficial de la marina mercante inicié mi trabajo profesional en el mundo de la radio en 1988, desarrollando el despliegue de cobertura de radio 92 y radio Amanecer. En 1990 dejé la radio y me integré en el desarrollo de Expo 92 trabajando para empresas como SONY o BOSE, donde fui responsable del diseño electroacústico, del Pabellón Real, la Sala 5 del pabellón de España, o el Pabellón de Andalucía entre otros. Tras un tiempo nuevamente en la radio, obtuve la acreditación de instructor en seguridad privada, ejerciendo labores docentes. Finalmente regresé al mundo técnico trabajando en la actualidad para OCASO como Inspector Regional de Siniestros. Fuertemente comprometido con el activismo social, participo en diversas plataformas, creando igualmente la que fue la primera Cruz Roja del mar de aguas interiores en la localidad de Gelves, Sevilla, de la que fui presidente local. En la actualidad soy presidente de la asociación nacional STOP IMPUESTO SUCESIONES y Copresidente de la Fedaración Nacional Contra el Impuesto de Sucesiones FENCIS.

4 comentarios sobre “El impuesto de sucesiones, un abuso canalla del poder. Por Juan Carlos Valverde Pérez

  • el 21 noviembre 2018 a las 9:26
    Permalink

    Estamos sufriendo en casa el enorme dolor y angustia de ver que todo lo que un familiar ahorró durante con su vida frugal, para poder socorrer a sus sobrinos, es un efuerzo inúil, porque la Junta de andalucía es con la complicidad estatal ladrona esquilamadpora de todos los esfuerzos y ahorros de una vida ejemplar dedicada sólo al trabajo- Además no puedes disponer de esos bienes si primero no pagas, por millones, y no puedes pagar porque no te permiten ni puedes vender para hacerlo. Rajoy debió suprimir ese impuesto requisatorio cuando podía hacerlo y no lo hizo. Estoy de acuerdo con todo lo que dice el Sr. Valverde Pérez.

    Respuesta
  • el 21 noviembre 2018 a las 19:28
    Permalink

    20 años cuidando a mi Madre las 24 horas del dia hasta que murio en 2015. No tengo padres. Ni hijos. Ni pareja. Solo un Hermano y un sobrino que viven fuera de la comunidad Europea. Ahora tengo que vender la casa familiar que me lego mi Madre para que mi Hermano o Sobrino no tengan que preocuparse de endeudarse un 40 y tantos % para heredar. Los solteros sin ascendencia ni descendencia. Ni pareja deberian poder donar o legar su patrimonio al siguente familiar como Hermanos. Sobrinos. Primos. Tios. Sin tener ellos que pagar nada ni endeudarse. Esto es una estafa. Habra que irse a vivir a otro pais que sea democratico y justo. Y me pregunto yo. Para que trabajar mas. El negocio que tenia pensado abrir ya no sera posible. Pues menos puestos de trabajo. Y yo al paro. Como los politicos. A chupar del bote.

    Respuesta
    • el 21 noviembre 2018 a las 22:05
      Permalink

      Qué razon tienes Luia Gª Bueno, no sabes cómo te comprendo en estos momentos, que estoy pasando por una situación parecida, pero mucho más agrandada. que la tuya…..

      Respuesta
    • el 21 noviembre 2018 a las 22:07
      Permalink

      Me refería a Manuel Artero en mi comentario anterior, Saludos.

      Respuesta

Deja un comentario