Revisen sus postulados y escalas de valores, no vaya a ser que les explote el pueblo en la cara. Por Rodolfo Arévalo

Nación pa qué. Por Linda Galmor
Nación pa qué. Por Linda Galmor

“¿Por qué están los ciudadanos tan enfadados en general con los partidos políticos que la abstención es de más del cuarenta por ciento?”

¿Por qué están los ciudadanos tan enfadados en general con los partidos políticos que la abstención es de más del cuarenta por ciento? Como decía aquella famosa Elena Francis; querida amiga…

Respuesta: Los ciudadanos, corrientes y molientes que a lo más que aspiran, y sin desearlo, es a ser presidente de su comunidad o como mucho presidente de su empresa, no están por la labor de que les sigan tomando el pelo todos los partidos políticos; ni aún cuando, teniendo mayorías absolutas, no han modificado la ley electoral y otras que deberían haberse modificado hace ya tiempo.

Es infumable que los partidos territoriales de Comunidades Autónomas puedan tener voz y voto en el Parlamento nacional. ¿Para qué están los partidos nacionales? Muy distinto es que puedan tener voz en el Senado, como cámara Comunitaria. Esto no lo tragan muchos votantes porque, con un número de votos irrisorios, estos diputados pueden modificar y manipular las leyes nacionales, que no deberían tocar.

Las leyes Nacionales y las directrices en competencias que afectan a la población en sus necesidades básicas de educación, sanidad, seguridad y justicia deben estar bajo control del Estado Central, aunque se puedan transferir las relaciones de interactuación con sus localidades, o sea todo lo que afecta a la administración, digamos papeleos. Pero nada con respecto a la ley y su regulación.

Por otra parte otro asunto que no gusta nada a la gente en general, es que después de pasarse la vida ahorrando, habiendo previamente pagado todo tipo de impuestos tenga que volver a tributar por ese dinero o bienes de los cuales ya el Estado cobró. Es la cara dura del impuestos tanto de donaciones como de sucesiones. Estallan con razón y dicen:” si eso lo he ahorrado yo quitándome de tomar copas los sábados o de otra manera, que no interesa a nadie, ¿por qué he de pagar de nuevo? Tienen razón de hecho es un impuesto abusivo, parece que pagas por morirte. Y no tener donde caerte muerto. Esto lo digo en plan de broma, por no llorar, porque a veces es real como en Andalucía.

“Tampoco le gusta a la gente que aleccionen a sus hijos con la educación, y quieren elegir el tipo que deben seguir sus vástagos”

Tampoco le gusta a la gente que aleccionen a sus hijos con la educación, y quieren elegir el tipo que deben seguir sus vástagos, pues ellos son los que tienen ese deber y ese derecho. Educar a sus hijos en su manera de pensar, e incluso de creencias religiosas si las tuvieran, es justo y es respetar la libertad de los individuos y sus ideas, siempre que estas ideas no fueran en contra del orden Constitucional. Tampoco gusta a la gente que el estado engorde a base de impuestos en las energías imprescindibles en la actualidad, como son la electricidad, el gas y los combustibles de automoción. Asimismo la excesiva libertad de las empresas de comunicaciones a las que no se ponen controles como se debiera, hacen uso mafioso de su poder del que no pueden prescindir los ciudadanos. Debieran estar reguladas por unas normas mínimas de control.

Mucho menos transige el personal, y eso pasará factura tarde o temprano, con la relajación de costumbres en el asunto de la inmigración sin control y sine díe que acabará sumiendo a Europa en otra edad media de invasión, esta pacífica, pero invasión musulmana al fin y al cabo, que acabará con las democracias occidentales. De ahí el profundo lavado de cerebro que se genera desde los medios de comunicación de masas y la ocultación de los muchos y graves delitos cometidos por inmigrantes, sobre todo de esa cultura extraña a la occidental.

Otro asunto que ya se debería haber cogido por los cuernos desde hace tiempo es el del paro. Creer que las generaciones futuras puedan competir, por mucha formación que tengan, en un mundo robotizado que aparta del trabajo a millones de humanos y no haber creado las infraestructuras necesarias para que puedan vivir y tengan derecho a ello, con algún tipo de impuesto importante a la robotización u otra manera, es un despropósito que también pasará factura esta de sangre. El estado de Derecho y de libre mercado es el mejor, porque deja realizarse al individuo tanto intelectualmente como vitalmente, pero no se puede dejar que éste lo aplaste, porque hay personas que, o no tienen o, no pueden tener las capacidades necesarias para moverse de manera competente en él. Por eso una cierta regulación del mercado es necesaria, para protección de estos individuos y lo será mucho más según las profesiones se vayan complicando hacia un mundo postindustrial y totalmente informatizado. Si no se toman medidas volveremos a la ley de la selva. Y les recuerdo que en la selva casi siempre gana la fuerza bruta.

“En Andalucía ha habido un avance de advertencias en este sentido. Revisen sus postulados y escalas de valores, no vaya a ser que les explote el pueblo en la cara”

En definitiva no se pueden mantener estados elefantiásicos, como lo es el actual Español, con la esclavitud de la gente que lo conforma, porque no sé si los políticos se han enterado, pero la sociedad existe porque está formada por individuos y estos son por consiguiente los acreedores a todo derecho, porque son la base de la sociedad. Sin individuos no hay sociedad y sin sociedad no hay político que valga. Tampoco gusta a la gente el ordeno y mando que tanto gusta a la ultra izquierda así como tampoco ese trágala con que imponen sus normas. Ojo ya han tenido en Andalucía un avance de advertencias en este sentido, más a hacia la izquierda, que hacia el centro y la derecha. Revisen sus postulados y escalas de valores, no vaya a ser que les explote el pueblo en la cara. Para ello dejen de apretar clavijas que solo favorecen a intereses espurios y dinerarios y no a intereses de los individuos, como seres humanos, si no a la política y los políticos, sí ustedes y hagan realmente lo que tienen que hacer, parar al que abusa de su poder y trabajar por su gente.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario