¿Se puede disolver una Comunidad Autónoma? Por A. Manuel Barragán-Lancharro

Según la Constittución ¿Se puede disolver una Comunidad Autónoma?
Según la Constittución ¿Se puede disolver una Comunidad Autónoma?

“En mi opinión hay mecanismos legales para disolver una Comunidad Autónoma, si así lo asume el pueblo español democráticamente”

Sobre el debate abierto sobre si puede disolverse una Comunidad Autónoma, en mi opinión hay mecanismos legales para hacerlo, si así lo asume el pueblo español democráticamente.

Si se lee atentamente la Constitución, en ningún sitio se habla de ninguna Comunidad Autónoma en concreto, ni la de Andalucía, ni la de Cataluña ni la de Madrid, ni la de Extremadura. El Título octavo sólo recoge el mecanismo para crearlas, y su norma o Estatuto de Autonomía se aprueba mediante Ley Orgánica (Art. 81 de la Constitución).

La Constitución recoge lo que en Derecho Constitucional se conoce como el “principio dispositivo” que habilita la creación de las Comunidades Autónomas.

Es curioso que la única Comunidad Autónoma que no se constituyó utilizando el “principio dispositivo” fue la de Madrid, cuya provincia no fue admitida en la de Castilla-La Mancha. Fue constituida por las Cortes Generales utilizando el Art. 144 de la Constitución (el principio de interés nacional) mediante la Ley Orgánica 6/1982.

En resumen, el Título Octavo de la Constitución no crea ninguna Comunidad Autónoma, sino que regula únicamente el procedimiento para su creación. Se podían haber creado o no, y su constitución se hace mediante Ley Orgánica (artículo 81.1 de la Constitución), que es la norma habilitante para establecer el Estatuto de Autonomía.

Las Leyes Orgánicas sólo tiene el blindaje de ser adoptadas por una mayoría cualificada (mayoría absoluta, no mayoría simple, es decir, mínimo de 176 votos en el Congreso), pero queda claro en el artículo 81.2 que no son inmutables ni mucho menos eternas: “La aprobación, modificación o derogación de las leyes orgánicas exigirá mayoría absoluta del Congreso, en una votación final sobre el conjunto del proyecto”.

¿Se puede disolver una Comunidad Autónoma? En mi opinión sí. Si una Asamblea Autonómica decide derogar su Estatuto de Autonomía, puede hacerlo mediante la iniciativa legislativa. Ésta, emanada de la Asamblea Autonómica se debatiría en el Congreso de los Diputados porque lo permite el artículo 87.2 de la Constitución (“Las Asambleas de las Comunidades Autónomas podrán solicitar del Gobierno la adopción de un proyecto de ley o remitir a la Mesa del Congreso una proposición de ley, delegando ante dicha Cámara un máximo de tres miembros de la Asamblea encargados de su defensa”). Sería una especie de harakiri.

La otra forma para disolver las Comunidades Autónomas es mediante una reforma constitucional.

En ambos casos, al desaparecer una Comunidad Autónoma el Estado asume todas las competencias de forma subsidiaria, porque todas pertenecen al Estado.

El problema de las Comunidades Autónomas es que al ser un Poder Legislativo se ha creado un fenómeno singular y absurdo de un maremágnum legal que genera desigualdad entre los españoles según donde vivan. Igualmente, ha instaurado una Administración mastodóntica en competencia con otras (Estado, Diputaciones, Mancomunidades, Ayuntamientos) muy costosas.

Queda dicho.

Share on Facebook79Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Manuel Barragan-Lancharro

Manuel Barragan-Lancharro

Nací en 1981 en Monesterio, provincia de Badajoz. Estudié, por separado, en la Universidad de Extremadura las Licenciaturas en Historia y en Derecho. Actualmente me dedico profesionalmente como Abogado ejerciente en la ciudad de Badajoz. Soy autor de más de cincuenta artículos de investigación histórica sobre Extremadura, y tengo publicados dos libros, del que quiero destacar el titulado República y Guerra Civil en Monesterio (Sociedad Extremeña de Historia, 2010), cuyo origen es un trabajo de grado defendido en la Universidad de Extremadura, y que tuvo la protesta del catedrático-presidente del tribunal evaluador porque el enfoque historiográfico no era de su gusto (no se ajustaba, para entendernos, a los axiomas de la Memoria Histórica).

Deja un comentario