Viva España, Viva el Rey y Viva la Constitución. Por Eugenio Narbaiza

Viva España, viva el Rey y viva la constitución. Ilustración de Rodolfo Arévalo
Viva España, viva el Rey y viva la constitución. Ilustración de Rodolfo Arévalo

“Partiendo del amor a una nación llamada España, nos abríamos un camino hacia el futuro de una Nación que había sufrido un gran tropiezo con una confrontación entre hermanos”

Hoy 6 de diciembre, celebramos el cuadragésimo aniversario de la puesta en marcha de la Constitución Española, gracias a que los españoles, mediante votación democrática, decidieron darse un documento en el que se plasmaba una ley de leyes, para la conformación de una nueva España en libertad, democrática, en la que con la participación de todos y cada uno de sus ciudadanos, nos imponíamos unas leyes y normas de convivencia, mediante las cuales y partiendo del amor a una nación llamada España, nos abríamos un camino hacia el futuro de una Nación que había sufrido un gran tropiezo con una confrontación entre hermanos, dolorosa, triste y que después de restañar las heridas sufridas durante un régimen autoritario, se abría un camino de esperanza hacia la libertad, la prosperidad, la igualdad de oportunidades, el reconocimiento de los hechos diferenciales de nuestra España y sobre todo a tener en el mundo, el lugar que realmente merecía.

Si analizamos el preámbulo de este documento consensuado y votado por la mayoría de los españoles, nos encontramos que dicha Carta Magna, nos dice que:

“La Nación Española deseando establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien de cuantos la integran, en uso de su soberanía, proclama su voluntad de:

Garantizar la convivencia democrática dentro de la Constitución y de las leyes, conforme a un orden económico y social justo.

Consolidar un estado de derecho, que asegure el imperio de la ley, como expresión de la voluntad popular

Proteger a todos los españoles y pueblos de España en el ejercicio de los derechos humanos, sus culturas y tradiciones, lenguas e instituciones

Promover el progreso de la cultura y de la economía, para asegurar a todos una digna calidad de vida

Establecer un fortalecimiento de una sociedad democrática avanzada y colaborar en el fortalecimiento de unas relaciones pacíficas y de eficaz cooperación entre todos los pueblos de la tierra.

En consecuencia, sus Cortes Generales aprueban y el pueblo español, ratifica la siguiente CONSTITUCION “

Su Majestad el Rey Don Felipe VI con uniforme de gran etiqueta de Capitán General del Ejército de Tierra
Su Majestad el Rey Don Felipe VI con uniforme de gran etiqueta de Capitán General del Ejército de Tierra

“La elaboración de esta Carta Magna que tuvo como protagonistas a las fuerzas políticas elegidas democráticamente por todos los españoles, sin discriminación alguna, gracias a la previa aplicación de la ley de partidos políticos”

La elaboración de esta Carta Magna que tuvo como protagonistas a las fuerzas políticas elegidas democráticamente por todos los españoles, sin discriminación alguna, gracias a la previa aplicación de la ley de asociaciones políticas y posterior de partidos políticos, promulgada por S.M. el REY Juan Carlos de Borbón y Borbón, junto con la colaboración ejecutiva del entonces presidente del gobierno Adolfo Suarez González, garantizaron la pluralidad y elementos democráticos de la misma, tanto en su elaboración, discusión, elección y apoyo, tuvo su origen en la clara voluntad de S. M. el Rey Juan Carlos I, desde su designación como Príncipe de España y posteriormente como Rey de todos los españoles, de traer la normalidad a una Nación que había sufrido el doloroso hecho de una guerra entre hermanos, con el diálogo entre las distintas fuerzas políticas y sus representantes tanto fuera como dentro de España, ejerciendo de timón necesario para el éxito de su consecución y consolidación.

En toda esta etapa de consolidación democrática, después de 40 años de vigencia, hay que señalar que nuestra Constitución y su desarrollo, no ha estado exenta de dificultades como cuando el Rey de España acudió a la Casa de Juntas de Guernica, en donde increpado por miembros del nacionalismo radical, o como cuando el 23 de febrero de 1981, un Tte Coronel de la Guardia Civil, pretendió dar un golpe de estado en la sesión de investidura del que luego sería presidente del gobierno Leopoldo Calvo Sotelo, o cuando la banda terrorista Eta, asesinó a políticos vascos elegidos democráticamente como Enrique Casas, Gregorio Ordoñez o mediante el cruel asesinato del concejal de Ermua Miguel Ángel Blanco. También otro tipo de terrorismo, como fue el yihadista, intentó subvertir el orden establecido, con el atentado que se produjo el 11 de marzo, causando importante número de víctimas mortales, en vísperas de unas elecciones generales.

Tampoco podemos olvidar que poco después de que se produjera la proclamación de un nuevo Rey en la persona de Felipe VI, los dirigentes de una comunidad autónoma, han subvertido la ley de leyes, intentando romper la unidad de España, mediante un acto de desobediencia y rebelión a las normas establecidas, que afortunadamente, con el acuerdo de las formaciones políticas mayoritarias y el apoyo de la sociedad española, decidida a mantener la unidad en el destino de su futuro, abortaron este acto de agresión a la convivencia, la libertad y la unidad de todos los españoles.

España y los españoles han demostrado a lo largo de estos cuarenta años, ser una nación y una sociedad muy cabal en sus pasos hacia el futuro, demostrando ser una sociedad avanzada en ideas, en libertades y en ambiciones, pero como cualquier elemento grupal, no está exenta de peligros como los que venimos sufriendo hoy en día desde factores que encubiertos en planteamientos democráticos, pretenden subvertir lo establecido, bien desde el nacionalismo sectarista o bien desde un populismo encubierto, que pretende romper el deseo de paz y libertad de los españoles, para imponer sus ideas e intereses.

Los españoles debemos mantenernos en guardia ante este tipo de acontecimientos para la salvaguarda de nuestra convivencia, el cuidado de nuestra libertad y, sobre todo, por el respeto hacia nosotros mismos, que tenemos como objetivo avanzar en la prosperidad, en la igualdad de oportunidades y en la posibilidad de mejorar nuestras condiciones de vida, sin dejarnos manipular por elementos mediáticos o políticos, que por sus propios intereses, pretenden manipular nuestros sanos objetivos como personas, colectivo y nación.

Por todo ello, hoy desde LA PASEATA, nos felicitamos por todo lo que nos ha dado esta ley de leyes que nos dimos los españoles hace 40 años, llenos de ilusión por el futuro y en busca de una convivencia en paz y libertad, razón por la que condenamos a aquellos sectores que, por su sectarismo, pretenden romper esta España nuestra, mediante la imposición del sectarismo y supremacismo, irracionales para la paz, la igualdad de los semejantes y, sobre todo, destructivo para ese proyecto común llamado España.

No podemos dejar de reconocer que, en todo este proyecto de cuarenta años, la Monarquía, ha jugado un papel decisivo de impulso, conciliación, moderación y de arbitraje del devenir de los acontecimientos que hemos vivido, razón por la que no podemos dejar de admirar el papel desempeñado por S.M el rey Juan Carlos I, ni el de su sucesor en el trono Felipe VI, quienes han dado muestras sobradas de ser elementos necesarios en el camino del pasado, presente y futuro de la nación española.

Gracias España por este ejemplo de libertad, tolerancia y democracia que nos hemos dado a lo largo de estos cuarenta años de Constitución y deseemos que esta, nuestra Carta Magna, sirva de elemento de fuerza, desarrollo y futuro para todos, no sin adaptarla a los tiempos que vivimos, pero en la medida que sea preciso y no cambiándola por cambiar. La Constitución no es la Biblia, pero deben ser los Santos Evangelios de un pueblo y una sociedad que quiere paz, prosperidad, trabajo y libertad.

 

“Viva el Rey, Viva España y Viva la Constitución”

 

Share on Facebook1.7kTweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Eugenio Narbaiza

Eugenio Narbaiza

Soy Azcoitiano de nacimiento pero laredano, pejinuco y retrechero de corazón. Llevo en el alma ese espíritu marinero de quienes liberaron a Sevilla de sus cadenas, recibieron al Emperador Carlos V en su camino a Yuste y de quienes hicieron de Laredo, la Niza española. Amo la Libertad, al individuo y la verdad porque nos hace libres y mis armas son la pluma, la palabra y mis principios para defender a mi amada España.

Un comentario sobre “Viva España, Viva el Rey y Viva la Constitución. Por Eugenio Narbaiza

  • el 6 diciembre 2018 a las 14:37
    Permalink

    Si Viva España y todos los Españoles y que sigamos por el buen camino.

    Respuesta

Deja un comentario