El aparato socialista de la Junta de Andalucía ha quedado visto para sentencia por robar el dinero de los parados. Por Juan Manuel García Montero

Visto para sentencia el juicio de los ERE
Visto para sentencia el juicio de los ERE

“El aparato socialista de la Junta de Andalucía ha quedado visto para sentencia por robar el dinero de los parados”

Nadie podía pensar que se podría mejorar la historia de Robin Hood arquetípico y forajido del folclore inglés medieval. Pero la versión andaluza de Robin de Locksley, ha llegado hasta nuestro peculiar Bosque de Sherwood, lejos de la ciudad de Nottingham. Una banda en otro bosque del sur de España, presuntamente, ha esfumado 850 millones de euros que debían haberse destinado a paliar los estragos de la crisis en el débil tejido industrial y en el de sus trabajadores. El mejor arquero defensor de los pobres, robaba para repartir entre los indefensos. El aparato socialista de la Junta de Andalucía ha quedado visto para sentencia por robar el dinero de los parados.

A punto de la conformación de un nuevo gobierno de regeneración en Andalucía, nos encontramos en el final de un juicio que se va a llevar por delante, no solo a dos expresidentes de la Junta, sino también muy probablemente, a una etapa oscura, en la que la corrupción política anidó descaradamente en la institución autonómica. El socialismo andaluz se estudiará en los manuales de ciencia política como una maquina de auto extorsión capaz de engañarse a si mismo para establecer el silencio cómplice generalizado. Nunca un fraude a la democracia pudo ser tan desconsiderado con la honestidad.

Nada estaba dejado al azar, todo lo contrario, el sistema necesitaba de la conspiración general y se abrazó a los hombros de Cháves y de Griñán como a estandartes en la cruzada por defender el territorio. Más de veinte altos cargos entre Presidentes de la Junta de Andalucía, Ministros, Ministras, Consejeros y Consejeras, además del ínclito Francisco Javier Guerrero para manejar a su antojo un fondo de reptiles. Dinero fácil que saltó la muralla de la intervención general, para aterrizar en el bolsillo de los cuatro amigos que sustentaron un régimen de polvos blancos y casas de citas.

El exdirector general de Trabajo Francisco Javier Guerrero
El exdirector general de Trabajo Francisco Javier Guerrero

“Todo este tiempo de alegatos y declaraciones no ha servido para que la Fiscalía cambie ni una letra de sus consideraciones iniciales”

Todo este tiempo de alegatos y declaraciones no ha servido para que la Fiscalía cambie ni una letra de sus consideraciones iniciales, sino para reforzar la creencia de implicación de esta veintena de ex altos cargos en una jugada colectiva contra el código Penal. La Fiscalía anticorrupción ha ratificado su solicitud de condenas contra los principales responsables. En sintonía, el gran jurado popular de las urnas ya dictaminó sentencia condenatoria en un domingo reciente para el recuerdo.

Los peritos y los auditores han tenido el tiempo y los medios necesarios para dejar meridianamente claro que las transferencias de financiación para pagar los ERES fraudulentos se utilizaron de forma indebida e ilegal. Se ha podido demostrar a través de testigos cualificados, que los procedimientos establecidos eran un caos de tramitación en el pozo sin fondo de las injerencias de intereses personales, para hacer llegar parte del pastel a todas las direcciones de amigos y familiares del club del capullo de la rosa roja.

El magistrado Juan Antonio Calle ha tenido un año entero de profunda dirección de un juicio que seguramente ha sido el más relevante que se ha llevado a cabo en todos los años de nuestra autonomía. No se le pueden poner pegas en sus formas ni en la digna ética que ha transcendido a través de su actuación. Discretamente, pero con una profesionalidad destacable su labor ha quedado escondida tras su buena actuación. Lo mismo que los buenos árbitros pero con una diferencia, el poder judicial ha dado muestras de independencia y altura al marcar la raya entre un poder y otro y al mismo nivel, como mínimo.

Chaves y Griñan en una de las sesiones del juicio
Chaves y Griñan en una de las sesiones del juicio

“Las cifras de este escándalo no dejan de sorprender. Dos Presidentes implicados reflejan la necesaria estructuración de un sistema oficializado”

Las cifras de este escándalo no dejan de sorprender. Dos Presidentes implicados reflejan la necesaria estructuración de un sistema oficializado. La partida económica que financió esta escandalosa corrupción estuvo operativa toda una década. Años de falta de infraestructuras y de carencia de motores de empleo. Años de mayorías absolutas que parecían carentes de justificación lógica. Pero la tenían en pesetas y euros constantes. Un grifo abierto en el que todo el mundo de su órbita metía el cazo. Ni la fuerza de la gravedad de los acontecimientos podía impedir ver como Andalucía se dirigía a un agujero negro, lleno de materia oscura.

Para ser exactos un total de 854.838.243 euros de despilfarro, llenaron este fondo de serpientes para convertir al gobierno andaluz en el presunto responsable del mayor escándalo de corrupción de toda la historia de España. Yo se que a los amigos de la sexta estas cosas les deben importar menos que los botes de cremas de Cristina Cifuentes, pero por intentar hacerles las cosas más fáciles, con este dinero andaluz se podían haber comprado mas de veinte millones de botes de crema. Algunos nacen con estrella y otros nacen con canales de televisión y rotativas a su servicio.

Con menos relevancia pública pero igualmente implicados en la esfera socialista, cerca de 300 personas van a responder acusadas por distintos delitos. Otro récord dudoso de esta Andalucía imparable que destapó el trabajo inicial de la jueza Mercedes Alaya. Algún día conoceremos las presiones y las injustas acusaciones recibidas por esta jueza ejemplar y valiente. La propia Alaya recalcó en una conferencia hace unos meses que “Hay una justicia para poderosos y otra para los que no lo son”. Gracias a Dios, el poder parece escaparse para algunos.

La jueza Mercedes Alaya llega a los juzgados de Sevilla
La jueza Mercedes Alaya llega a los juzgados de Sevilla

“Más de un millón de folios y cerca de nueve mil archivos informáticos para desmantelar un estado de corrupción que se impulsaba desde las alcantarillas de la política”

Más de un millón de folios y cerca de nueve mil archivos informáticos para desmantelar un estado de corrupción que se impulsaba desde las alcantarillas de la política. Cuesta creer que todo esto estaba pasando mientras nos llenaban los informativos con imágenes de Rita Barberá o de Pepe Torres en Granada. No vimos a la UDEF asaltando el Palacio de San Telmo, ni a las televisiones de cabecera en la puerta de la Consejería de Empleo. Si el dinero de los fondos reservados se gastaba en pagar a un loco para asaltar la casa de Luis Barcenas, da miedo pensar en manos de quien está nuestra seguridad y la calidad de la información que respiramos.

En plena destrucción de la integridad nacional desde Cataluña, tenemos un inquilino en la Moncloa que ha superado la tibia capacidad de reaccionar con un modelo de atontamiento propio de personas que han llegado al máximo exponente de su incapacidad. Unos desatinos tras otros, se ven tapados por la patética huida hacia el Valle de los caídos o al miedo a una “ultra derecha” que sale de misa cada domingo para toparse en la puerta de la iglesia y malintencionadamente a las antifascistas brigadas amarillas de Torra. Las películas del oeste tenían menos presupuesto y eran más creíbles. ¿Quiénes son realmente los radicales?

Las cortinas de humo no tienen otra misión que ocultar la verdad de la política. Otra cosa no, pero debemos reconocer a los socialistas el mérito dudoso de ser unos trapecistas de la mentira, capaces de hacernos pensar que los ERES falsos de Andalucía no son nada comparados con las tropelías de los idiotas de mi partido, que nos engañaron para robar a los españoles y a los militantes decentes, el orgullo de militar en unas siglas escrupulosamente limpias. No me gustan las corrupciones en ninguna parte y nunca defenderé a un “compañero” que se haya aprovechado de su responsabilidad pública, pero si es bueno situar la importancia de una corrupción, para dar a cada uno un sopapo proporcional. Por eso creo que posiblemente el PP haya sido desalojado provisionalmente de la Moncloa, pero a los socialistas andaluces, puede que los vayan a deportar por un largo tiempo a Siberia, provincia de Alcalá Meco.

Julio Anguita: “Votad al honrado, al ladrón lo votéis aunque tenga la hoz y el martillo”

Recientemente me llegó al móvil un vídeo del mítico dirigente y fundador de Izquierda Unida, Julio Anguita. En este vídeo, lleno de inteligencia y honestidad, el viejo político pedía poner la confianza en manos de personas decentes, independientemente del signo político que defendieran. Cada vez estoy mas seguro de estas palabras. Conozco a socialistas decentes en su labor y a algunos que no han conocido el límite de la desfachatez. He compartido responsabilidades con militantes del PP que son un claro ejemplo y otros sin embargo, no hubieran hecho mal papel en el caso de los ERES contratando a todas las novias o al conjunto de cuñados y cuñadas de la familia.

Al menos estos episodios tristes de la corrupción española, van a servirnos para no sentirnos infalibles y ajustar la mirilla en los auténticos enemigos de la democracia. Estos enemigos, están tanto fuera como dentro de las estructuras cerradas a la regeneración. Al menos nos queda la luz encendida de las sentencias y de la Justicia, solo hace falta que alguien quiera sostener la antorcha sin miedo a quemarse para iluminar el futuro.

El juicio de la pieza principal del caso de los Falsos ERE finaliza así, tras un año de trabajo jurídico y más de 150 sesiones en las que se han repasado unas actuaciones sospechosas en un reparto, más sospechoso aún, de dinero público. Toda una experiencia vital para los acusados y un desastre real para Andalucía, que se ha visto lastrada por un mal gobierno en el momento que necesitaba el mayor impulso político. Hay cosas que lamentablemente no tienen remedio y éste fraude es un ejemplo de lo peor de ellas. Supuestamente se robó un dinero que además no se pudo emplear correctamente en su destino, para generar beneficios y puestos de trabajo entre andaluces que no estaban pasándolo bien.

“Ahora la Sentencia tardará otro medio año y el recurso al Tribunal Supremo dejará a este asunto más cerca de la historia que del presente”

Lo malo de la justicia es su lentitud y que a veces llega tarde para dejar a los infractores fuera del tablero con la contundencia y la inmediatez que se merecen. Ahora la Sentencia tardará otro medio año y el recurso al Tribunal Supremo dejará a este asunto más cerca de la historia que del presente. Los corruptos saben alargar los plazos para que no les salpique la porquería en la cara. Solo la decencia no se ríe de la Justicia, los tramposos salen a jugar con las cartas marcadas y se ofenden como chulos de cantina cuando se les acusa de hacer trampas. La mesa sale disparada por los aires y el revolver de los matones escolta al pistolero de turno que agotará los argumentos interesados para continuar jugando día tras día.

Un juego de ladrones con balas y flechas que a pesar de todo ha quedado visto para sentencia atravesando la vieja Inglaterra para llegar hasta los poblados de Tabernas. Da lo mismo montar a caballo o volar en Fly Emirates, da lo mismo hacer justicia o luchar contra la injusticia, da los mismo sumar derrotas que inventar victorias, solo un bobo se esconde en las apariencias. Lo verdaderamente importante es hacer lo correcto y confiar en que al final, el tiempo pone a cada uno en el sitio que se merece.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Email this to someone
Juan Manuel Garcia Montero

Juan Manuel Garcia Montero

Afiliado del Partido Popular dese 1.990 soy en la actualidad concejal en el ayuntamiento de Granada. He sido Concejal de Cultura durante 13 años consecutivos y ejercido la responsabilidad de ser portavoz del grupo municipal del PP y del gobierno de la ciudad durante cinco años. En 2016 presenté mi candidatura a la Presidencia del PP de Granada y una Sentencia judicial acaba de darme razón al declarar la nulidad del proceso congresual en el que han quedado demostradas las irregularidades internas que me impidieron acceder a la presidencia.

Deja un comentario