Y sigue siendo el Pueblo quien defiende España. Homenaje a Alicia Chico y la trashumancia de bravo. Por Inés Del Boca

Alicia Chico y la trashumancia de bravo
Alicia Chico y la trashumancia de bravo

«Hoy mencionaré a la única trashumancia que continúa realizándose de reses bravas y de lidia para la tauromaquia en nuestra Nación»

Y sigue siendo el Pueblo quien defiende España. Porque el Patrimonio Inmaterial Cultural de España también es parte de su Soberanía. Tal es la Tauromaquia, y debiéramos comprender y entonces apreciar el valor y enorme esfuerzo que esto conlleva a muchos que guardan contra viento y marea, asuntos, que la originan y componen, y que, en general son desconocidos para la mayoría. 

Hoy mencionaré a la única trashumancia que continúa realizándose de reses bravas en nuestra Nación. La Señora Alicia Chico, ganadera, divisa azul y roja, es artífice de esta labor.
No logro palabra. En algo que conozco, el campo. Solo puedo loarla. (Tengo un dato sin confirmar, otro ganadero, Don Antonio Fernández, podría el también seguir con la movilización de Bravo).
Trashumancia de bravo
Trashumancia de bravo

«Esto hasta nuestros días blinda en derecho una serie de veredas por las que, el ganadero pueda ejercer su tránsito de reses»

Don Alfonso X el Sabio, instituye en el año del Señor de 1273 el «Honrado Consejo de la Mesta «. Esto hasta nuestros días blinda en derecho una serie de veredas por las que, el ganadero pueda ejercer su tránsito de reses. Veredas que conocemos con el nombre de «vías pecuarias».
Valga la redundancia (por el monarca Sabio): ¡Sabía medida! Ya que por entonces, y hoy sucedería también, existía conflicto entre agricultores y ganaderos a raíz de la práctica de la trashumancia.
Nunca lloverá a gusto de todos,…. Y es más que lógico. ¡Y cuánto bien aquello de Alfonso X! Parafraseando  al poeta, entiendo que dijo:
«Hay camino,
no lo hagas al andar estropeándole el sustento a otro«
Trashumancia de la Ganadería de Lidia Antonio Fernández
Trashumancia de la Ganadería de Lidia Antonio Fernández

«Y trabajemos. No es fácil, pero se debe. ¡Además los caminos están iluminados! Con antorchas, que la gente del campo tiene vivas con sus combustibles: Sensatez, y obedientes ilusión y sacrificio»

Hasta aquí todo fenomenal. Ahora, la realidad económica no siempre está en justa medida con la profesionalidad y el esfuerzo que conlleva. Así se entenderá que estás prácticas son de gentes de gran valor y valentía. Cualidades que ante mi solo se explican con la decencia de las esencias de la «verdad»: Amor a la tierra y sus seres, y un tinte vago (y no tanto) de romanticismo.
Y sigo convocando a meterse cada uno lo mejor que pueda en contexto. Son varios siglos. Habrá que estar en las circunstancias de cada momento. Y en las actuales apoyar en todo sentido a los valientes y como tales muy serios. Especialmente no ser destructivos con ellos, porque, por lo menos aparentemente, el sector de nuestra sociedad que está atacando a la naturaleza, diciendo que la defiende, es probable que sea porque el mayor contacto y conocimiento que tenga de la misma fuere el yogur descremado.
¡Caminemos! Hay caminos. Usemoslos. Y trabajemos. No es fácil, pero se debe. ¡Además están iluminados! Con antorchas, que la gente del campo tiene vivas con sus combustibles: Sensatez, y obedientes ilusión y sacrificio.
Ines Del Boca

Ines Del Boca

Añoro esos campos de la otra orilla del Atlántico que la gente no sabe que tiene desde el Barrio de las Letras de Madrid, donde, esta humilde y antigua hembra humana recomienda, conciencia plena y análisis permanente para que no nos pase lo de aquel, que un día se desnucó por siempre querer mirarse el propio culo

Deja un comentario