El falso y monótono concepto de la izquierda sobre la educación y la realidad de la genética. Por Rodolfo Arévalo

Los atletas olimpicos tienen mejores genes
¿Los atletas olimpicos tienen mejores genes? Lo mismo que hay élites deportivas también las hay intelectuales

“Para una gran mayoría, el esfuerzo, la competitividad y el empuje emocional que debe tener un ser humano, depende de las facilidades sociales que se les den”

Yo no sé quién se ha encargado de educar a las nuevas generaciones digamos los que tienen de cuarenta y cinco o cincuenta años para abajo. Para ellos o al menos a una gran mayoría, el esfuerzo, la competitividad y el empuje emocional que debe tener un ser humano, depende de las facilidades sociales que se les den. No, no es verdad. Solo dependerá de sus capacidades intelectuales o físicas o el conjunto de ellas.

Lo mismo que hay élites deportivas también las hay intelectuales. Dicen que la educación proviene de casa o se mama en ella, no estoy del todo de acuerdo, no tiene porque provenir de allí puesto que hay muchos hogares en que los padres o no han tenido educación o no han querido tenerla, han preferido trabajar desde pronto para tener independencia y familia.

Esto que se ve como inclinación social, tampoco puede verse así, porque tiene más de instinto o sea de genético que de decisión intelectual, lógica y razonada. Esta opción tan respetable como otras, tiene un inconveniente. No hace que los hijos de dichas personas salvo raras excepciones tengan motivaciones culturales hacia temas de desarrollo intelectual. Vamos motivación. Puesto que sus padres en principio no las tienen. Si no viven en un mundo en el que el esfuerzo intelectual forme parte de su vida solo tendrán ese empuje los vástagos excepción que salgan del camino que podrían marcarles los genes heredados de esos padres que no se interesan por lo intelectual.

Gregor Mendel, el padre de la genética
Gregor Mendel, el padre de la genética

“Muchos de estos individuos, nunca llegarán a entender que nadie les va a regalar nada, ni siquiera los partidos de izquierda, porque en ellos también se seleccionan ciertos individuos”

Esto tiene solución, porque no depende de lo social, depende solo de las capacidades que les otorguen los genes heredados. Muchos de estos individuos, nunca llegarán a entender que nadie les va a regalar nada, ni siquiera los partidos de izquierda, porque en ellos también se seleccionan ciertos individuos con capacidades digamos diferentes a las de los demás y por esto están en las cúpulas de dichos partidos. Ya no son personas iguales desde la propia base. Por eso muchas veces hay que decir y hacer ver que la igualdad no existe e incluso no debería ser deseable porque rompe con la lógica.

Se puede hacer un esfuerzo intelectual y retorcer la verdad de esto que expongo, pero realmente no sirve de nada, porque ir contra la esencia y realidad natural no conduce a ninguna parte. Estos individuos que ocupan las cúpulas lo que harán es utilizar al resto de sus compañeros para alcanzar el poder, tras lo cual olvidarán a sus votantes. Pero no descubrimos nada nuevo, los mejores genes se volverán a seleccionar en partidos de derechas de izquierdas o mediopensionistas. No los mejores en cuanto a cualidades digamos sociales, si no en cuanto a cualidades genéticas para la política.

Crick y Watson en el laboratorio
James Watson y Francis Crick en el laboratorio en 1953 cuando publicaron en ‘Nature’ un artículo de solo 120 líneas que revolucionó la biología: habían descubierto la estructura del ADN

“Sucumben ante la realidad de la selección de los más aptos por la genética. Que en el caso humano dicta la inteligencia y no la fuerza bruta”

Esa carencia de motivación cultural no tiene demasiada importancia. Para los individuos a los que los temas intelectuales les pasan de refilón, porque no los entienden o porque no los necesitan. Pero si tiene importancia en los hijos de las clases medias, que provienen de una familia acomodada y son conscientes no de su nivel de vida, sino de su nivel de aspiraciones. Realmente no es aún el suyo, es el de sus padres y es posible que sin esfuerzo ellos no consigan ese estatus familiar. Es de ahí de donde sale la fuerza de los partidos de ultra izquierda. De gente que tiene las suficientes capacidades como para poner en tela de juicio la sociedad en que viven, creyendo que ellos tienen las soluciones que durante miles de años millones de personas ya han probado. Y que lógicamente sucumben ante la realidad de la selección de los más aptos. Que en el caso humano dicta la inteligencia y no la fuerza bruta.

Esa falta de perspectiva la da creerse en posesión de la verdad social, esa verdad que piensan debe dar a todos por igual. Gran falsedad, la sociedad no da ni puede dar a todos por igual, la sociedad democrática lo que da es un punto de partida igualitario, pero el punto de destino depende de muchas más cosas que la simple organización social. Gran parte de las cualidades de las personas no provienen ni de la sociedad, ni de la cultura. Provienen por el contrario de la genética. Los denostados Sociobiólogos, acusados de fascismo, no dicen más que lo evidente, la verdad, que la realidad pueda resultar fascista no es culpa de nadie. Puede molestar, pero es la realidad, evitar que sea así es responsabilidad de quién expone el tema. Simplemente es así.

Richard Dawkins, el sexo, la muerte y el sentido de la vida
Richard Dawkins, el sexo, la muerte y el sentido de la vida

“Las cualidades y habilidades de los humanos son en parte aprendidas pero que la mayor parte de todas las habilidades o rémoras que puedan tener dependen directamente de su genética”

T. Edgar O. Wilson y otros de entre los que cabe destacar Richard Dawking, afirman, y creo tienen razón, que las cualidades y habilidades de los humanos son en parte aprendidas pero que la mayor parte de todas las habilidades o rémoras que puedan tener dependen directamente de su genética. Además esa capacidad de aprender también es una selección genética. La herencia genética mucho más que el ambiente afecta a lo que será un ser humano determinado, más tonto o más listo, más débil o más fuerte, más o menos triunfador, más o menos deportista, etc…

Así queda desmentido el ritornelo de los enseñantes de que todo el mundo vale para estudiar todo. No es verdad hay capacidades que son genéticas como la capacidad para razonar y el razonamiento matemático o de cualquier otro tipo. Esto es así, no es ni bueno, ni malo, simplemente es. La genética y la evolución no preguntan acerca de las cualidades de un individuo, simplemente las seleccionan sí son aptas para la supervivencia o las quitan de en medio si son perjudiciales o dan igual, ocurre de un modo natural, nadie interviene salvo el azar. Los individuos en las sociedades humanas dado que se han seleccionado para poder sobrevivir en grupo un sentimiento de cuidado hacia los demás, máxime si son débiles, lo pagan caro dicho de manera literal y brutal, porque el propio grupo social selecciona y salva a muchos individuos que la naturaleza descartaría. Desde un punto de vista humano, ético o religioso esto está bien. Desde un punto de vista evolutivo, porque la evolución humana no se ha detenido como apuntan algunos, si no que sigue actuando de manera lenta e implacable, no.

Véanse las bifurcaciones humanas en distintas razas cuya diversidad genética es imperceptible pero está latente. Pero está claro que cuanto más próximo sea el individuo afectado a unos genes determinados, más defendidos serán por ellos. El ejemplo que utiliza Dawking en su libro “El gen egoísta” es ¿A quien salvará primero un padre al que se le ahogan dos niños? Esta claro, en primer lugar a su hijo, porque comparte con él la mitad de su dotación genética y luego al otro con el que solo le unen remotamente los genes humanos que portan los dos. Si también estuviera implicado un perrito, sería el tercero de la lista por razón de que es un mamífero, también portador de genes cercanos, pero un sapo o un insecto serían puestos en último lugar de preferencias porque sus genes están muy distantes de los propios.

En 1953, James Watson y Francis Crick, propusieron asignar una estructura de doble hélice a la molécula de ADN
En 1953, James Watson y Francis Crick, propusieron asignar una estructura de doble hélice a la molécula de ADN

“Cuando la gente habla de nepotismo o enchufes o cosas por el estilo, realmente están hablando de genética”

Cuando la gente habla de nepotismo o enchufes o cosas por el estilo, realmente están hablando de genética porque lógicamente los poderosos a cualquier nivel social siempre apostarán, inconscientemente, primero por los cercanos que llevan sus genes y luego ya por los más parecidos genéticamente a él. ¿Es eso malo o bueno?, nadie lo sabe, simplemente es.

Hay una cosa que los seres humanos no estamos capacitados para valorar, puesto que también nuestra capacidad de valorar depende de nuestra configuración genética, es a quién seleccionamos con mejores condiciones de supervivencia, no podemos puesto que nosotros formamos parte de ello, estamos inmersos en los mecanismos que regulan nuestra selección o eliminación. Lamentablemente la naturaleza carece de corazón, no puede tenerlo, pero afortunadamente nosotros lo tenemos como una característica genética seleccionada, vaya la mayoría de los seres humanos.

De hecho las teorías eugenésicas que estuvieron muy de moda por los años treinta son hoy consideradas una autentica salvajada y aberración. Lo único que podemos hacer en el nivel actual de la ciencia y de la técnica es fomentar el desarrollo del estudio de la genética y que dentro de unos años se puedan solucionar la mayor parte de las taras que se heredan vía genes. Esta es una de las actuales metas de la humanidad con el estudio del genoma y sería, de conseguirse, una especie de cornucopia de bendiciones. No sé si he explicado bien el tema pero al menos lo he expuesto y es un tema que a muchos no gusta nada porque se descuadra del pensamiento monótono e igualitario de izquierda de que lo que condiciona a los individuos es la educación y las posibilidades que posea y no sus capacidades innatas. Error grave que las sociedades que sucumben a él acaban pagando.

***

Portada de El Bosque de Euxido de Rodolfo Arévalo
Portada de El Bosque de Euxido de Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Artículos recomendados

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: