Mi novela de felicidad para todos los currantes que, cada día, madrugan para trabajar. Por Rodolfo Arévalo

El matrimonio Ceaucescu desea un Feliz Día a todos los currantes, currantas, contribuyentes y contribuyentas. Por Linda Galmor
El matrimonio Ceaucescu desea un Feliz Día a todos los currantes, currantas, contribuyentes y contribuyentas. Por Linda Galmor

«La mayor parte de las veces uno se despierta por la mañana y ya no se ve como uno más de los currantes que tiene que ir a trabajar, por lo menos a un sitio concreto y por obligación»

Mi novela de felicidad comienza al amanecer de cada día. La mayor parte de las veces uno se despierta por la mañana y ya no se ve como uno más de los currantes que tiene que ir a trabajar, por lo menos a un sitio concreto y por obligación. Es un lujo vivir en un país en el que te prejubilan con cincuenta y cuatro años, o te amenazan, si no te vas con dejarte aburrido en el pasillo sin hacer nada. Ante la alternativa firmas hasta sin mirar lo que firmas.

Muchos de esos jubilados prematuros, un veinticinco por ciento acaban quitándose la vida por aburrimiento y porque se sienten inútiles, qué desperdicio de gente. Con lo bien que está un país en el que los jóvenes cincuentenarios pueden estar en el parque dando de comer a las palomas, mientras a su alrededor los menores no acompañados extranjeros violan a cualquier joven o añada mujer que no les importa la cosecha, sin que los diarios digan nada.

«Vienen de los países de una cultura diferente, y dice la ministra que hay que disculpar por ende, para cubrir el trabajo que no queremos hacer los currantes Españoles»

Sí, esas personas que vienen de los países de una cultura diferente, que dice la ministra que hay que disculpar por ende, para cubrir el trabajo que no queremos hacer los currantes Españoles. No sé, alguno habrá trabajando pero la mayor parte los veo en la plaza de mi pueblo vegetando al sol. También los veo en el super metiendo lo que eligen ellos mismos para comer en el carro de la compra que empuja su mujer o ¿esclava debiera decir? También por las calles veo a muchas mujeres caminando respetuosamente un metro por detrás de sus maridos para mayor gloria de la religión que hace a la mujer inferior.

Pero para ser justos también es verdad que algunos, muy pocos trabajan sobre todo en labores de jardinería. En ese momento te das cuenta de la gran carga que has quitado de encima al mundo: tu eras la rémora que no permitía avanzar y ganar más dinero a tu empresa aunque te descornaras trabajando y tu producción fuera de cinco a uno. Y ustedes se preguntarán por qué. La respuesta es tan simple como obvia.

«Ahora están o aburridos en los pasillos de empresas no rentables o contigo en el parque bebiendo y discutiendo a veces en batallas campales»

Has dado paso al trabajo a jóvenes, que no son extranjeros, si no inexistente, porque no los necesitan las empresas y ahora están o aburridos en los pasillos de empresas no rentables o contigo en el parque bebiendo y discutiendo a veces en batallas campales con otros generalmente de fuera o delincuentes o en sus casas aburridos como monas. Has dejado de contaminar el aire en buena medida, salvo por los gases que sigues expulsando, ochenta litros anuales que contaminan lo suyo. Multiplíquese por los millones de habitantes del planeta, más animales salvajes, más ganado vacuno, cabras, ovejas, cerdos, etc…

Pero es un consuelo, tu arma letal no es tu trasero si no el tubo de escape de tu automóvil que ha dejado de contaminar. Ten en cuenta que tu vehículo era una herramienta contaminante del demonio. Menos mal que las reducidas mentes de los populistas anti capitalistas lo han previsto, ¡valganos Dios!, qué sería de nosotros sin seres tan jodidamente inteligentes e intelectuales. ¿No sería mejor implantar el sistema de teletrabajo para evitar la contaminación? “No, eso no es socialista eso es fascista se le da mucha libertad a la gente, aquí todo el mundo a la empresa pública a toque de silbato”. Desde luego, ¡eso debe de ser capitalismo salvaje, explotar a la gente directamente en sus casas! ¡Jodó!. No teletrabajen, no engorden las bolsas de los ricos de maletín y puro, ahorrándoles incluso las oficinas.

La niña del exorcista desea un Feliz Día a todos los currantes que sobrepoblan Este Mundo Contaminado. Por Linda Galmor
La niña del exorcista desea un Feliz Día a todos los currantes que sobrepoblan Este Mundo Contaminado. Por Linda Galmor

«Ricos de maletín y puro quedan solo unos poquísimos entre ellos los cargos políticos, que aunque no lleven maletín, ni fumen puros y sean poco currantes, se lo llevan crudo»

Sin pensar en que ricos de maletín y puro quedan solo unos poquísimos entre ellos los cargos políticos, que aunque no lleven maletín, ni fumen puros se lo llevan crudo. Tengo yo un chascarrillo que me inventé y que pronuncio haciéndome el chino: “Cuando al chino vayas a cenal, si no tienes pala pagal, o te malchas por la jeta o pagas con la taljeta”.

¡Que se jodan los capitalistas! Siempre tendrá uno una tarjeta, que en realidad no es más que dinero de corporaciones millonarias en manos de múltiples capitalistas y de las que puedes ser accionista hasta tu mismo, ¡qué lujo, te prestas dinero a ti mismo!, porque ricos individuales hay ya muy pocos, pero si corporaciones. Con tu tarjeta portarás el dinero de los ricos del planeta, porque el tuyo es solo una ilusión. Te das cuenta, cuando recibes el extracto de la Visa que dice que le debes una “pasta gansa”, por eso, por listo. ¡Explotador del dinero ajeno!

El problema es que en España el dinero siempre es ajeno porque propio, lo que se dice propio solo es la mísera nómina, que a la semana de recibir se te ha volatilizado en hipoteca, luz, agua, teléfono, gas, comunidad, gasolina, reparación de cualquier cosa que se haya roto, la universidad de tus hijos, etc, lo que queda…, para comida si te llega, y eso sin contar que hay que quitar los impuestos que son una pasada.

«En España y no sé porqué nadie paga un sueldo a sus currantes a la altura del coste de la vida»

En España y no sé porqué nadie paga un sueldo a sus currantes a la altura del coste de la vida. Desde hace más de veinte o veinticinco años yo y muchos como yo llevamos cobrando una media de un cinco o seis por ciento menos en nuestras nóminas cada año. Esto viene ya de lejos, estos pequeños recortes se produjeron en un momento determinado por una crisis, pero tras ella nunca han vuelto a adquirir el nivel que tenían. Cualquier pretexto es bueno para engordar la bolsa a costa de los demás.

Cuando oigo hablar de que en Irlanda un enfermero o médico Español, que en España vienen a ganar un sueldo de entre mil seiscientos y dos mil y pico euros, cobra cuatro veces más, se me abren las carnes. Y ni te cuento en EEUU en donde un profesional mediano de cualquier actividad supera los doscientos mil dólares anuales de sueldo, no siendo la vida mucho más cara. Se puede argumentar que allí tienen que ahorrar para la jubilación y para pagarse los médicos, los periodos en paro entre trabajo y trabajo y demás, pero teniendo en cuenta que los impuestos son muchísimo más bajos, a uno se le pone una cara de mosqueo, que no te enseño.

Desde luego aquí ahorrar es una misión imposible, que si deseas aceptar será a tu costa y siempre después de que se haya destruido toda tu esperanza. O sea señores vivimos en el mundo de la imaginación, imaginamos que tenemos dinero, imaginamos que algún día ahorraremos, cuando nos paguen un poco más para que nos queden cinco euros al final de mes, imaginamos lo felices que seremos cuando nuestros hijos, con flamantes carreras puedan independizarse lejos de España, porque aquí va a ser imposible, como no sea de camareros y también imaginamos como lo vamos a pasar de bien jubilados con una pensión máxima de dos mil euros o mínima de ni se sabe, frente a los alemanes que vienen a nuestras costas con sus potentes economías. Sí, toda una novela de imaginación y felicidad. Mi novela de felicidad.

Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario