La inteligencia, o cociente intelectual, debiera ser más considerado señora ministra. Por Rodolfo Arévalo

No os metáis con ella, que se cabrea su churri el vice. POr Linda Galmor
No os metáis con ella, que se cabrea su churri el vice. Por Linda Galmor

«El tema de la inteligencia, o cociente intelectual, debiera ser más considerado entre nosotros los humanos»

El tema de la inteligencia, o cociente intelectual, debiera ser más considerado entre nosotros los humanos. Hace poco, Irene Montero, dijo algo acerca de Álvarez de Toledo referido a su clase social y a la suya propia, pero no me extraña dado su cociente intelectual. Creo que Miguel Hernández estuvo de cabrero y que su padre era tratante de ganado, desde luego no era de una clase social rimbombante, y fue un gran e inteligente poeta. ¿Por qué? Pues porqué nada tiene que ver el culo con las témporas.

Hay grandes genios nacidos en las familias más humildes, e incluso incultas del mundo, que han destacado en todo tipo de artes, humanidades y ciencias. El triunfar o no en la vida, no depende tanto del círculo en el se que nazca, como del cociente intelectual, ambición, motivación y empuje vital del que se disponga. No basta el origen para definir una trayectoria profesional. Irene Montero argumenta que ella no tuvo la suerte de nacer en una familia tan adinerada como la de Cayetana, pero esto no tiene nada que ver, no podemos extrañarnos, dado que por las cosas que dice e intenta legislar parece estar todavía en el cuarto de la ESO.

«Sin duda es una ventaja nacer en una familia con cultura y educación, no tanto con medios materiales, porque en la actualidad estudiar es un derecho universal y obligatorio hasta los dieciséis años»

Sin duda es una ventaja nacer en una familia con cultura y educación, no tanto con medios materiales, porque en la actualidad estudiar es un derecho universal y obligatorio hasta los dieciséis años. Luego el alumno puede optar por estudiar formación profesional de primer y segundo grado o pasar al bachillerato pagando exclusivamente las tasas académicas que no son tan onerosas. No obstante lo verdaderamente importante en la educación, no son los conocimientos adquiridos, lo realmente importante es saber dónde buscar la información que uno necesita y que hoy día está al alcance de cualquiera con un teléfono móvil.

En casa, sí se aprende por otra parte la manera de estar y comportarse, de respetar a los demás, de agradecer lo que hay que agradecer, y otras habilidades que evidentemente otorgan una forma de actuar más estilosa que otras. Pero vuelvo al tema. Yo desconozco la situación social de la familia Álvarez de Toledo y también desconozco la de los Montero, pero me da absolutamente igual. El pretexto de no saber, cuando se ostenta un cargo tan alto como un Ministerio no es de recibo, porque para ello en el lugar hay funcionarios de nivel técnico en la materia de que se trate, a los que con el debido respeto se puede consultar antes de redactar absolutamente cualquier cosa. Pero claro si te rodeas de funcionarios o funcionarias más expertos en organizar fiestas de cumpleaños adolescentes que de los temas del ministerio pues pasa lo que pasa.

«Y no es porque Cayetana sea más señorita o no que la ministra, pero por supuesto demuestra mucho más conocimiento de los temas que maneja»

Y no es porque Cayetana sea más señorita o no que la ministra, pero por supuesto demuestra mucho más conocimiento de los temas que maneja. No sabemos si por haberlos estudiado o por su cociente intelectual que es alto. Al parecer Álvarez de Toledo dijo algo así como que el macho alfa de Irene salió inmediatamente al quite de su mujer al empezar las críticas a la redacción de la ley de igualdad y pusieron a su pareja en un compromiso. La verdad es que su marido reaccionó como lo hubiera hecho cualquier otro hombre, porque tradicionalmente, genéticamente el macho está programado para defender a su familia y esto, por supuesto, no debe de ser tomado como demérito de lo que a la pareja se refiere.

Pero claro cuando la ley de igualdad argumenta no se que discriminaciones, siempre exageradas, porque en la actualidad prácticamente ya no existen, resulta patético que un macho salga a ayudar a su hembra, cuando en la ley se trata de hacer una discriminación selectiva a favor de uno de los sexos.

«La inteligencia, o cociente intelectual, debiera ser más considerado entre nosotros los humanos, para evitar que haya individuos que aunque preparados no sepan gestionar su labor»

La verdad es que entiendo poco toda esta fiesta montada alrededor de la nueva redacción de esta ley absurda donde las haya a estas alturas, cuando los jueces dicen que tienen todas las herramientas posibles para penar y controlar las salidas de tono de cualquier macho transgresor. Y esta es una más de las razones por las que la inteligencia, o cociente intelectual, debiera ser más considerado entre nosotros los humanos, para evitar que haya individuos que aunque preparados no sepan gestionar su labor de manera correcta. Se puede estar muy informado acerca de un asunto o tema y no saber gestionarlo, ocurre todos los días en todos los trabajos. Ocurre porque muchas veces no se trata de técnica, si no de intelecto. Cayetana gestiona este tema de intromisión de un macho en su trabajo con un arma infalible, mandarlo a dormir al sofá. Puro pragmatismo. Olé.

Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario