Sí, hemos aprendido mucho en esta hecatombe. Por Silvia Gutiérrez Oria

Sí, hemos aprendido mucho en esta hecatombe. Ilustración de Tano
Sí, hemos aprendido mucho en esta hecatombe. Ilustración de Tano

«Cada día sabemos más y entendemos menos» Albert Einstein

Ese mantra que hemos repetido tanto confinados de «saldremos más fuertes», no sé si se ha cumplido.., ni si somos más sabios.., pero aprender lo hemos hecho a pasos agigantados.
Hemos aprendido qué es un SAR, un Covid, un pangolín.. Hemos aprendido a diferenciar entre una epidemia y una pandemia,, para qué sirve la OMS, cómo es un confinamiento y una cuarentena y qué o quien es un rastreador..
Hemos aprendido a valorar, sopesar y elegir… A conocer síntomas de un nuevo virus con nombre propio y de dudosa procedencia, a priorizar tareas, a economizar abrazos, a evitar contacto físico…
Hemos aprendido que en nuestro país hay excelentes profesionales sanitarios, y buenos policías y un gran ejército preparado para contingencias. Que los civiles no nos quedamos atrás y somos capaces y solidarios.. Que mientras tanto el Poder gubernamental ha demostrado su valía: es lento, mediocre e ineficaz en tomar medidas…

«Aprendimos que es más importante. desenterrar cadáveres que velar por la seguridad de los vivos… Que nuestros máximos dirigentes no saben protegernos»

Aprendimos que es más importante. desenterrar cadáveres que velar por la seguridad de los vivos… Que nuestros máximos dirigentes no saben protegernos.., que mienten o no saben contar.., pero se permiten vivir como «nuevos ricos» en casas de lujo, practicando surf y viajando en avión oficial… Que a algunos además no les sirve su inmerecido sueldo para adquirir buen gusto, educación, vergüenza ni mucho menos ética.
Que en otros países de la Unión Europea se han bajado el sueldo, practican la austeridad y se mueven en bicicleta… Hemos aprendido que somos una nación pobre en talento y economía que aparenta lo que no es, y que tiene que mendigar ayuda a quienes saben de qué pie «cojeamos».
Aprendimos que algunos canales de televisión y la prensa informativa nos «distraen» en medio de la desgracia colectiva, mientras se cometen flagrantes delitos, como poco inmorales, que se disfrazan de legalidad..
Sí, hemos aprendido.., mucho en esta hecatombe. A ser más humildes algunos y otros más dependientes.., a ser más solidarios unos y otros más egoístas..,pero todos todos más sabios…
Y sobre todo hemos desarrollado una inmensa capacidad de «tragar».., con lo que nos echen, que es directamente proporcional a nuestro peligroso y cómplice silencio. Somos más sabios, sí.., pero también más cobardes o..¿quizás más cínicos?
Silvia Gutiérrez Oria

Silvia Gutiérrez Oria

Profesionalmente.., arquitecto de interiores, de pasión creativa , licenciada en sentimientos y emociones. Observadora compulsiva del ser humano, sarcástica de vez en cuando, tímida pero resuelta, y muy intensa. Disidente de la igualdad, ni con el hombre ni con nadie, somos únicos e irrepetibles. Reivindico mi lado más femenino, el más sensual y creo en el derecho a ser frágil, pasional y romántica con la osadía de un gladiador Mi vocación principal es ser mujer, una mujer en búsqueda activa de sí misma y de los valores que de verdad importan. "Soy la mujer que piensa..Algún día mis ojos encenderán luciérnagas" (Gioconda Belli)

Deja un comentario