Las competencias, la falta de, la incompetencia y la irresponsabilidad social. Por José Crespo

La competencia, la falta de, la incompetencia y la irresponsabilidad social
Las competencias, la falta de, la incompetencia y la irresponsabilidad social

«Todos se echan las culpas unos a otros para ocultar sus vergüenzas pero aumentando sin pudor el gasto público en ministerios, de departamentos y asesores que realmente se caracterizan por la incompetencia»

Seguimos viviendo en un ‘totum revolutum’ cuyo protagonista es la incompetencia y la actuación irresponsable donde todos se echan las culpas unos a otros para ocultar sus vergüenzas pero aumentando sin pudor el gasto público en ministerios, de departamentos y asesores que realmente se caracterizan por la incompetencia y la actuación arbitraria actuando contra la empresa, los autónomos y nuestra principal fuente de ingresos como es el turismo.
Hemos sufrido un estado de alarma donde en vez de confinar los brotes de infección se confinó a toda la población, lo cual no ha servido de nada. El estado de alarma terminó y con él el proceso de desescalada pero ¿la pandemia ha finalizado o no?
No es que haya una mala gestión es que no ha habido gestión en relación con el control de la pandemia. Y me pregunto si ha terminado o no la pandemia pues la respuesta afecta directamente a quién debe de asumir y mantener las competencias siendo de su única y absoluta responsabilidad las medidas y actuaciones frente al coronavirus.
Según la Ley General de Sanidad Pública la responsabilidad de gestión es de forma exclusiva e insustituible del gobierno del estado que asume la totalidad de las competencias sanitarias desde el momento de la declaración de pandemia.
Desde el 30 de enero de 2020 el Ministerio de Sanidad asumió la competencia de “vigilancia de la salud pública” como consecuencia de la alerta sanitaria de la OMS dado que el artículo 14 de la Ley General de Sanidad Pública (Ley 33/2011, de 4 de octubre, con sus últimas modificaciones de 28 de marzo de 2014), apartados a y b, recuerdan que corresponde al Ministerio de Sanidad la asunción de funciones en materia de vigilancia en salud pública relativas a «la gestión de alertas de carácter supra autonómico o que puedan trascender del territorio de una comunidad autónoma y la gestión de alertas que procedan de la Unión Europea, la Organización Mundial de la Salud y demás organismos internacionales y, especialmente, de aquellas alertas contempladas en el Reglamento Sanitario Internacional».
Además de: «La coordinación y evaluación de la Red de Vigilancia en salud pública. Velar para que los criterios utilizados en la vigilancia sean homogéneos, estén homologados y por la oportunidad, pertinencia y calidad de la información. La coordinación y gestión de los intercambios de la información correspondiente a la vigilancia tanto en el ámbito nacional como en el ámbito de la Unión Europea, de la Organización Mundial de la Salud y demás organismos internacionales relacionados con la salud pública. La coordinación de los mensajes dirigidos a la población en el caso de que las Autoridades sanitarias emitieran comunicados o recomendaciones en contextos de alerta o crisis sanitarias o que afecten a riesgos inciertos que pudiesen afectar a más de una comunidad autónoma. A estos efectos las Autoridades sanitarias informarán al Ministerio».
Además la Ley 33/2011, de 4 de octubre, General de Salud Pública en su artículo 33 relativo a la actuación sanitaria en el ámbito de la salud laboral responsabiliza al gobierno en su apartado h en el sentido de «Establecer mecanismos de coordinación en caso de pandemias u otras crisis sanitarias, en especial para el desarrollo de acciones preventivas y de vacunación».
Seguimos viviendo en un 'totum revolutum' cuyo protagonista es la incompetencia y la actuación irresponsable donde todos se echan las culpas unos a otros
Seguimos viviendo en un ‘totum revolutum’ cuyo protagonista es la incompetencia y la actuación irresponsable donde todos se echan las culpas unos a otros

«Cada palo debe sujetar su vela y asumir su responsabilidad en función de las competencias legales que recaen sobre los hombros de cada uno»

No caben medias tintas ni responsabilizar ahora a las CCAA o hacer llamadas a la responsabilidad individual. Cada palo debe sujetar su vela y asumir su responsabilidad en función de las competencias legales que recaen sobre los hombros de cada uno.
Es evidente que a pesar de tener una buena Sanidad, el hecho de tenerla repartidas en 17 trozos y en el caso de Cataluña con su propio control estadístico al margen del INE es un auténtico desastre y pone en evidencia el peor sistema de gestión competencial español que es el de las autonomías, organismos dedicados exclusivamente al pesebrismo regional.
Imprevisión, irresponsabilidad, derroche, corrupción, pero sobretodo ausencia de canales logísticos, nacionales e internacionales, para acumulación y distribución de recursos es lo que ha venido caracterizando la gestión de esta crisis sanitaria sin precedentes en la que los especialistas en logística de guerra deberían haber jugado el papel que por su formación les corresponde en vez de ser juzgados como superfluos por un irresponsable y fraudulento doctor en economía que ha llegado a ser presidente de un gobierno de la mano de los que no tienen otro objetivo que acabar con España.
José Crespo

José Crespo

José Antonio Crespo-Francés. Soldado de Infantería Española, Doctor en Historia. Enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por". Si Vis Pacem Para Bellum

Deja un comentario