Cuando no hay consecuencias es lo que hay: El caso Genovese, los terroristas y los golpistas. Por José Crespo

El caso Genovese y los independentistas
El caso Genovese y los independentistas

«El caso Genovese  que dejó en evidencia la confianza en la solidaridad es de aplicación tanto en Vascongadas como en Cataluña»

Hace un año leía un esclarecedor artículo de Javier Barraycoa sobre la aplicación de la psicología criminal al terrorismo y separatismo… y me explico. El caso es de aplicación tanto en Vascongadas como en Cataluña. Es el conocido como caso Genovese referido a unos hechos sucedidos en 1964 y que dejó en evidencia la confianza en la solidaridad entre los miembros de una comunidad de vecinos.
Todo ocurrió la noche de un 13 de marzo cuando la joven de 29 años, Kitty Genovesse, vecina en un apartamento de Queens en Nueva York fue atacada brutalmente por un delincuente cuando se encontraba a unos 30 metros de su domicilio.
El delincuente en cuestión apuñaló a la joven tres veces y ella mientras se defendía como podía intentando huir, gritaba en su desesperación pidiendo auxilio. Algunos vecinos curiosos asomaron en silencio tímidamente las cabezas por sus ventanas. De todos esos vecinos sólo uno increpó al criminal para que la dejara.
Ese grito fue suficiente para que el delincuente se diera a la fuga a la carrera dejando malherida a la chica. Pero el drama subsiguiente fue lo peor pues ¡NADIE! salió a auxiliar a la chica ni hubo llamadas a la policía pues seguramente cada uno de los mudos testigos pensó que otro lo haría.
¿Qué pasó con el asaltante?, pues que al ver que nadie le perseguía ni se oían las sirenas de la policía, se dio la vuelta, regresó a la escena del crimen y terminó la faena pues continuó apuñalándola además de violar a la joven que ya se encontraba agonizante y además tomándose su tiempo para robarle el poco dinero que llevaba en el bolso. ¡Nadie se atrevió a salvarla!

«Efecto espectador o Síndrome (Kitty) Genovese. Quien lo cuenta es ni más ni menos que Jesús Hermida, maestro de la palabra»

Hablemos ahora del conocido caso Ugarte como el de tantos terroristas tratados como héroes… En el caso de Javier Ugarte, la localidad de Oñate homenajeó de forma desafiante a este etarra mientras de forma arrogante y crecidos ante la impunidad amenazaban a los periodistas, situación que se repite con impunidad con todos los delincuentes terroristas una vez son graciosamente excarcelados.
Este terrorista etarra, tras abandonar la prisión de Topas en Salamanca, una vez cumplidos 22 años de prisión, se dirigió a la herriko taberna de Oñate atravesando un pasillo formado en la calle por cientos de personas que portaban ikurriñas y banderas en favor de los presos terroristas… y ¿por qué lo hacen?… pues porque no hay consecuencias ni se aplica la ley en lo que se refiere a la exaltación y apología del terrorismo, o se permite bajo un halo de libertad de expresión.
Está muy claro que esto no es ni tiene nada que ver en absoluto con la idea de libertad de expresión. Recordemos también los hechos ocurridos en Tarrasa donde una niña fue golpeada, sin consecuencias, por una profesora por pintar una bandera española y donde Torra, la Colau y sus secuaces van ostentando los lazos amarillos y hablando de ‘presos políticos’ sin consecuencias y amenazando con que volverán a hacer lo mismo constituyéndose en adalides de la democracia frente a un estado opresor, más bien estado esclerótico y prácticamente tetrapléjico.
Desafortunadamente todavía son mayoría los que esperan que el Estado resuelva el asunto del independentismo catalán, vasco…., viven en la ingenuidad de los que esperan que llegue la policía y el Estado siente su autoridad de una puñetera vez de la misma manera que aquellos que esperaban tranquilamente y sin inmutarse tras los visillos a que aparecieran los agentes para salvar a Kitty Genovesse.
Lo realmente dramático es que esos políticos y jueces que lo permiten, y los separatistas con cargo oficial siguen cobrando un sueldo a costa del estado español opresor, es decir que encima les mantenemos. ¿Cómo es posible que incluso Puigdemont y su mujer sigan teniendo un sueldo?
Esto no es una llamada a la rebelión, es simplemente una pregunta ante una dolorosa evidencia, y si no actuamos nosotros mismos, lo cierto es que nadie lo hará por nosotros.
Lamentablemente, en muchos casos, en las altas esferas las togas se esconden bajo la excusa de una falsa Libertad de expresión cuando no se embarran protegiendo a delincuentes y terroristas.
El sistema legal debe cambiar para proteger al único dueño de la Soberanía Nacional que no es otro que el sufrido Pueblo Español.
José Crespo

José Crespo

José Antonio Crespo-Francés. Soldado de Infantería Española, Doctor en Historia. Enamorado de Aranjuez la ciudad donde vivo, colaborador en radio y publicaciones electrónicas, autor de trabajos históricos dedicados al Servicio Militar y Valores, y a personajes en concreto como Juan de Oñate, Blas de Lezo o Pedro Menéndez de Avilés y en general a Españoles Olvidados en Norteamérica. Rechazo la denominación de experto, prefiero las de "enamorado de" o "apasionado por". Si Vis Pacem Para Bellum

Deja un comentario