El peligro es infectarnos con ideas gilipollas, regalo envenenado de la nueva anormalidad. Por Rodolfo Arévalo

El peligro es infectarnos con las ideas gilipollas, regalo envenenado de la nueva anormalidad impuesta por el gobierno. Ilustración de Linda Galmor
El peligro es infectarnos con las ideas gilipollas, regalo envenenado de la nueva anormalidad impuesta por el gobierno. Ilustración de Linda Galmor

«En esta situación, menos se contagiarán de ideas gilipollas, regalo de esta nueva normalidad España 2020, entusiasta de la nueva realidad social comunista»

Al parecer, no hay nada previsto para la vuelta al colegio de los niños y adolescentes en septiembre. En principio nos hicieron creer que los más jóvenes no se infectan o así al menos lo creyeron ellos y, por eso al menos, cuanto más tiempo pasen, en esta situación, menos se contagiarán de ideas gilipollas, regalo de esta nueva normalidad España 2020, entusiasta de la nueva realidad social comunista. De la nueva economía, de la nueva globalidad y de las memeces pertinentes que nos venden desde las alturas, no sociales, si no rabiosamente capitalistas, para tener revuelto convenientemente el patio. Y los demás, de vacaciones sin mascarilla, ¿”pa qué”, “pa qué” “pa qué”? Y tu me lo preguntas, el para qué es ¿para qué estas tú ¡votante!? Como dice Reverte: el voto no sirve de nada cuando lo mete en la urna un analfabeto.

Creo que este año ante la vuelta al colegio, una buena solución puede ser que decida usted ponerle a sus hijos un profesor en línea, contratado por varias familias. Por lo menos así dan trabajo a parte de los parados para que eduquen a sus hijos. Que usted quiere un profe de física, pues cuatro, cinco, seis, cien o mil padres, contratan uno y a vivir felices, luego, puede haber uno de historia, otro de matemáticas, otro de biología e historia natural, (perdón conocimiento del medio), que resulta más cursi.

Total, da igual, porque el futuro que se avecina es tan negro, permítaseme la licencia que no es racista, sino que se refiere al color, al color negro, desprovisto de intención de ningún tipo, si no negro, de horrible, de impensable, que lo mismo es mejor que mande usted a su hijo con un hatillo a Europa, lo mismo que los Marroquíes mandan a sus menores (menas) a España con el deseo, desacertado, y el propósito de que trabajen aquí. Han visto en la tele lo bien que se vive en Europa… O Habría que decir lo bien que viven al norte de los Pirineos algunos Europeos, no todos claro.

«Pero suponer que esto es así aquí, donde dentro de un mes el paro rondará el veinte por ciento y la economía caerá sin ver fondo, es patético»

Pero suponer que esto es así aquí, donde dentro de un mes el paro rondará el veinte por ciento y la economía caerá sin ver fondo, es patético. Los robos y atracos, las ocupaciones y reyertas por un quítame allá esas pajas. Las peleas en las colas de reparto de comida estarán a la orden del día. Claro que el gobierno lo achacará al Covid-19 para echar balones fuera, ya lo está haciendo en parte para ver si puede caer otro confinamiento en septiembre que nos mantenga en casa para evitar el estruendo callejero, pero no es verdad, no es tan importante el rebrote y si se tiene precaución, se llevan las mascarillas e incluso un gel para desinfectarse de cuando en cuando, no tendremos problemas. Salvo lo que he contado.

La culpa la tendrán esa mitad de votantes a los que siempre pillan con el bolo colgando para votar a la izquierda, esta vez con el agravante de que han apoyado también y sin saberlo a la ultra izquierda comunista. Esa que un ansioso Pedro Sánchez se quiso merendar para no perder el mando, que por mera casualidad le tocó. Qué bonito es el comunismo, ¿no es verdad?, ciento treinta millones de muertos en su historia, aunque propiamente habría que decir asesinados, bobitos de baba, y ¿el socialismo?… Sí, tres gobiernos de ideología socialista y tres ruinas, la última por venir.

«La gente no parece recordar la ruina Zapatero del 2011, cuando Rajoy tras ganar las elecciones puso en marcha un plan de apretarse el cinturón de tomo y lomo para, con muchos sacrificios, sacar a España de la ruina»

La gente no parece recordar la ruina Zapatero del 2011, cuando Rajoy tras ganar las elecciones puso en marcha un plan de apretarse el cinturón de tomo y lomo para, con muchos sacrificios, sacar a España de la ruina y queda la tercera, la que está por venir. ¡Es eso gobernar un país, saber gobernar o hacer el bobo y el ridículo vez tras vez. No nada, que el personal no se acuerda, sobre todo porque al alcanzar la edad de dieciocho años los votantes no tienen referencia de la desgracia que hayan cometido económicamente los partidos, cuando eso ocurrió tan solo eran infantes de dieciséis años recién salidos de la ESO y ahora a los dieciocho años, están más por ver con quién pillan cacho en algún botellón, lugar ideal para estar con esto de Covid-19, o que van a estudiar, según aprueben selectividad o no. Eso sin contar con los cientos de miles de adultos que dejaron de estudiar a los dieciséis, a esa tierna edad y a los que es fácil vender la burra de que, si no gana la izquierda no cobraran como un jefe, aunque no saben que si gana tampoco cobraran como el jefe.

Pero los comunistas, tan buenos ellos, que no han asesinado a nadie y tampoco han hundido muchos países en una miseria irrecuperable, pueden hacer que las cosas sean diferentes, que todo el mundo gane millones, eso sí a fuerza de hacer pobre a todo el país y a la mayoría de sus habitantes. Que no se lo lleven los bancos tú. Pero da igual, quién se lo lleve, el banco o el Estado, si lo tiene un banco, te puede servir de ayuda si quieres montar un negocio, si lo tiene el Estado lo gastará en gastos autonómicos y parrandas similares o incluso en bobadas, olvídate.

Total que lo que quería decir es que, se sea consciente o no, la que se nos viene encima en septiembre y octubre va a ser de antología y sobre todo ello flota el que al parecer, no hay nada previsto para la vuelta al colegio de los niños y adolescentes en el nuevo curso escolar. Bueno, en principio los jóvenes creyeron que no se infectan y, cuanto más tiempo pase, menos se contagiarán de ideas gilipollas, regalo de esta nueva realidad global de España 2020, entusiasta de la nueva realidad buenista.

Rodolfo Arévalo

Rodolfo Arévalo

Nací en Marsella ( Francia ) en 1954. Viví en diversos países debido a los destinos que tuvo mi padre ( diplomático ). Estudié en colegios franceses hasta la edad de 12 años. Estudié bachillerato y COU en el colegio Nuestra Señora del Pilar de Madrid. Estudié música en el Real conservatorio de música de Madrid, formé parte y pertenecí a varios grupos musicales entre ellos “ Los Lobos “. Creé varios grupos musicales de Pop Rock. Toco el bajo y compongo canciones, música y letra. Estudié Fotografía general y publicitaria, diplomatura (dos años) de cinematografía e Imagen y sonido equivalente a Técnico Superior de Imagen y Sonido. Soy socio Numerario de la SGAE desde el 1978. Pertenezco a la Academia de Televisión. Soy un gran lector de libros de ensayo, divulgación y de vez en cuando novela. En el año 1985 Ingresé por concurso oposición a TVE. Fui ayudante de realización y realizador. En el año 2009 me pre jubilaron muy a mi pesar. En la actualidad estudio programas de tratamiento de imagen. He escrito varios guiones de cortometraje y realizado el que se llamó “ Incomunicado “, tengo otros en proyecto. Soy muy crítico conmigo mismo y con lo que me rodea. Soy autor de las novelas “El Bosque de Euxido” y "Esclavo Siglo XXI publicadas en Ediciones Atlantis. También me gusta escribir prosa poética. Me he propuesto seguir escribiendo novela.

Deja un comentario